¡Paremos ya!

Reportaje Especial

El guardameta visitante se dispone para sacar de meta, la afición levanta los brazos moviendo los dedos, el portero coloca el balón en el borde del área chica, los hinchas llenan de aire sus pulmones, el arquero retrocede cinco pasos para tomar impulso, los seguidores locales unen voces al sonido de la segunda vocal. El guardameta mira fijamente el esférico, la afición incrementa el rugido, el portero arranca la carrera y golpea con fuerza el balón, los hinchas gritan estridentemente la palabra ¡Puto! y ahogan el canto; el partido continúa…

Aunque no se sabe quién inventó el grito de “puto”, su origen se remonta a un supuesto acto de traición ocurrido hace más de dos décadas, en el cuál el arquero mexicano Oswaldo Sánchez cambió su debutante color rojinegro del Atlas por el rojiblanco de Chivas tras jugar de azulcrema con el América. Cuando el arquero regresó al Estadio Jalisco para enfrentar a los Zorros, el público enfurecido emitió el cántico cada vez que Oswaldo sacó de meta; ahí ocurrió por primera vez, en Guadalajara, aproximadamente en el año 2000.

La expresión se popularizó poco a poco en el país, nunca fue un problema en los estadios del fútbol mexicano,  incluso se diversificó la gente comenzó a gritarlo cuando la voz del estadio anunciaba el 11 inicial del equipo visitante; después del nombre de cada jugador los asistentes de casa entonaban la palabra supuestamente homofóbica. Lo escribo así porque la palabra puto tiene muchos significados, tanto en el diccionario como en la calle, cada quién la utiliza como le da la _______ gana, en este caso específico es usado como calificativo denigrante.

Fue en el Preolímpico de Guadalajara, para los juegos de Atenas 2004, donde se coreó el grito por primera vez en televisión y medios internacionales durante un partido de fútbol entre Selecciones; ese escaparate permitió que el grito se hiciera masivo. La primera Copa Mundial de Fútbol donde se escuchó fue en Alemania 2006 y se repitió en Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018. La Selección Mexicana disputó 16 partidos mundialistas acompañado fielmente por el grito.

En el año 2014 fue cuando la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) comenzó a actuar en contra de los cánticos ofensivos dentro de los estadios debido a que en varios países europeos hubo una ola de insultos racistas hacia los jugadores de procedencia africana y latina. En consecuencia, el máximo órgano rector del balompié mundial, creó una regla que condena cualquier tipo de expresión discriminatoria que obviamente incluye imitar el sonido de un mono y gritar puto.

Con la implementación de la regla en los partidos de la liga mexicana y en los de la  Selección comenzaron las sanciones económicas, el costo de la penalización monetaria es mínima comparada con las ganancias que deja un encuentro de fútbol con aficionados en las gradas. Sin embargo, debido a la supervisión y presión de la FIFA, los dirigentes de la Federación Mexicana de Fútbol, de la Liga MX y hasta de la CONCACAF se vieron obligados a crear campañas mediáticas como “Abrazados por el Fútbol” y “Lo que está mal, está mal” con la intención de erradicar la expresión que algunos categorizaban como folclore.

Los intentos por eliminarlo fueron inútiles y los dirigentes involucrados se vieron forzados a implementar un protocolo de acción para el momento en el que se produjera el  grito en el estadio; avisos en pantallas y en el sonido local, pausar el partido, parar el partido sin jugadores en el campo y suspensión absoluta con sanciones que pueden incluir veto de estadio. La ausencia de aficionados en los partidos de fútbol, provocada por la pandemia, ayudó a olvidar y sepultar momentáneamente esta costumbre; lamentablemente en su regreso a las gradas los aficionados mexicanos no solo gritaron también se golpearon entre ellos.

Para mala fortuna de todos los interesados, la FIFA decidió elevar el castigo tras los gritos emitidos en el Preolímpico para Tokio 2020 y en la Final Four de la Nations League de la CONCACAF. Esta semana el Presidente de la FEMEXFUT, Yon de Luisa, comunicó en conferencia de prensa que la FIFA sancionó a la Selección Mexicana con dos partidos de veto como local para las eliminatorias del Mundial de Qatar 2022 y además una multa económica superior a 300 mil pesos. El dirigente advirtió que de continuar la conducta podría ponerse en riesgo ser sede de la Copa Mundial de 2026 que compartiremos con Canadá y Estados Unidos, todo depende de nuestro comportamiento.   

¡Paremos, paremos ya por favor!

Visto 436 veces