Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido

Cada año, el último miércoles de abril se conmemora el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, motivo por el cual se une con el propósito de alertar y crear conciencia en la población sobre los riesgos que tiene para el trastorno auditivo y el impacto a la salud.

El ruido es un sonido inarticulado, sin armonía ni ritmo que tiende a ser desagradable y molesto al oído. Es, en pocas palabras, un sonido no deseado, el cual más allá de la molestia que nos pueda causar, es un problema que afecta nuestra salud y al medio ambiente.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la exposición a más de 70 decibelios durante un periodo de tiempo prolongado puede producir daños graves en el oído, con consecuencias irreversibles. Asimismo informa que más del cinco por ciento de la población mundial, o 430 millones de personas, requieren rehabilitación para tratar su pérdida auditiva. Se estima que para 2050 más de 700 millones de personas, o una de cada 10 personas, tendrá una pérdida auditiva discapacitante.

Se dice que una persona que no puede oír tan bien como alguien con audición normal (umbrales de audición de 20 dB o más en ambos oídos) tiene pérdida auditiva. Está puede ser leve, moderada, grave o profunda; afectar a un oído o ambos oídos y conduce a dificultad para escuchar el habla conversacional o sonidos fuertes.

La hipoacusia se refiere a las personas con pérdida auditiva que varía de leve a grave. Las personas con problemas de audición de forma general se comunican a través del lenguaje hablado y también pueden beneficiarse de los audífonos, los implantes cocleares y otros dispositivos de asistencia como subtítulos. Las personas sordas en su mayoría tienen una pérdida auditiva profunda, lo que implica muy poca o ninguna audición. A menudo utilizan el lenguaje de señas para comunicarse.

El tráfico de vehículos motorizados y del sonido de aviones y trenes, perjudica de forma considerable la audición, generando trastornos del sueño, enfermedades cardiovasculares y problemas cognitivos.

La Secretaría de Salud emite las siguientes recomendaciones:

  • Utilizar protección auditiva en el trabajo si el nivel de sonido es mayor a 85 dB.
  • Mantener el volumen bajo en dispositivos de audio personales.
  • Procurar no poner el volumen de la música y la televisión demasiado alto. Además no es recomendable tener funcionando varios aparatos sonoros al mismo tiempo.
  • Si no es posible reducir el ruido, debe protegerse o alejarse de él.
  • Acudir al Centro de Salud ante cualquier tipo de molestia en los oídos y no automedicarse.
Visto 144 veces