Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

Cada 2 de abril, se conmemora el Día Mundial Concienciación sobre el Autismo con el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de vida de la población que tiene esta condición, y promover su inclusión como ciudadanos de pleno derecho en todos los ámbitos de la sociedad. Para este año el lema es “De la supervivencia a la prosperidad: personas autistas intercambian ideas sobre su región”.

Esta condición que afecta a 6 mil 200 niños al año en México, según la Organización Mundial de la Salud.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informa que el autismo no es una enfermedad sino una condición de vida, la cual se divide en tres mediciones: leve, moderado y severo. Se puede detectar entre los dos años hasta los 50 años de edad, para esto se requiere un exámen de diagnóstico con un profesional. Se caracteriza por peculiaridades en la esfera de la interacción social y dificultades en situaciones comunicativas comunes, modos de aprendizaje atípicos, especial interés por ciertos temas, predisposición a actividades rutinarias y particularidades en el procesamiento de la información sensorial.

Una persona con trastorno del espectro autista puede tener problemas con la interacción social y las habilidades de comunicación, incluso presentar cualquiera de los siguientes signos:

  • No responde a su nombre o, en ocasiones, parece no  e s c u c h a r.
  • Se resiste a los abrazos y las caricias; además, parece que prefiere jugar solo y se abstrae en su propio mundo.
  • No suele hacer contacto visual y carece de expresión facial.
  • No habla o tiene un desarrollo tardío del habla, o bien pierde la capacidad que tenía para decir palabras u oraciones.
  • No puede mantener ni iniciar una conversación o, tal vez, inicia una solamente para pedir algo o nombrar elementos.
  • Habla con tono o ritmo anormal y es posible que utilice una voz cantarina o que hable como un robot.
  • Repite palabras o frases textuales, pero no comprende cómo usarlas.
  • No parece entender preguntas o indicaciones simples.
  • No expresa emociones ni sentimientos y parece no ser consciente de los sentimientos de los demás.
  • No señala ni trae objetos para compartir sus intereses.
  • Aborda interacciones sociales de forma inadecuada comportándose de manera pasiva, agresiva o perturbadora.
  • Tiene dificultad para reconocer señales no verbales, como la interpretación de las expresiones faciales de otras personas, las posturas corporales o el tono de voz.

El acceso oportuno a intervenciones psicosociales tempranas basadas en las evidencias puede mejorar la capacidad de los y las niñas con autismo para comunicarse de forma eficaz e interactuar socialmente. 

Visto 24 veces