El embarazo en adolescentes puede dar origen a múltiples complicaciones como la muerte materna y perinatal

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se realizan diversas estrategias de prevención, acompañamiento y atención, a fin de evitar el embarazo no planificado en adolescentes, ya que de acuerdo a la OMS una joven de 10 a 14 años que cursa un embarazo el riesgo de muerte materna y perinatal llega a multiplicarse hasta cuatro veces, en tanto que en mujeres de 15 a 19 años esta posibilidad se duplica.

El riesgo se debe a la presencia de complicaciones tales como preeclampsia, eclampsia y problemas hemorrágicos a menor edad, señaló la doctora Eugenia Victoria Ley Alfonso, coordinadora de Programas Médicos del Área de Planificación Familiar.

Señaló que entre los principales factores de riesgo que se asocia al embarazo y a las enfermedades de transmisión sexual en personas en edad joven está el nivel educativo, pues a menor grado de estudios se reduce la probabilidad de recibir información científica y confiable respecto a los riesgos de las actividades o práctica sexual.

El IMSS cuenta con 247 consultorios de Planificación Familiar, y 256 Módulos de Apoyo a la Prestación de Servicios (MAPS) en Unidades de Medicina Familiar (UMF) y hospitales de Segundo Nivel, en los que se otorgan servicios de planificación familiar para prevenir el embarazo no planeado y las ITS, a través de uso dual de métodos anticonceptivos dirigidos a población en general, sean o no derechohabientes.

La doctora Ley Alfonso detalló que en estos servicios se les otorga alguno de los 17 métodos anticonceptivos que ofrece el Instituto, de acuerdo a las necesidades de cada joven, “siempre bajo su consentimiento, de manera voluntaria e informada”. 

Dijo que en el momento en que un adolescente acude a solicitar los servicios de planificación familiar a las unidades médicas, es orientado por las asistentes médicas, y el personal Enfermería y Trabajo Social le otorgan la consejería mediante sesiones educativas, en un ambiente cordial, seguro y de total respeto a sus derechos sexuales y reproductivos; posteriormente el personal médico le otorga información más específica del método a elegir de acuerdo a las expectativas del adolescente.

Visto 280 veces