La Máquina de Anselmi

Después de haber ganado la Copa Sudamericana, la Copa y Supercopa de Ecuador, y una Recopa Sudamericana en menos de un año, el técnico de Independiente del Valle se jugaba a finales del año pasado -en una una noche decembrina en Sangolquí, Ecuador- la posibilidad de volver a salir campeón del Campeonato ecuatoriano. La perdió, porque en el futbol se pierde más de lo que se gana, y esa es una gran verdad que muy pocos aceptan y entienden. Al terminar el partido, anunció que era el fin del camino; quince horas después, Martín Anselmi aterrizó en la Ciudad de México para comenzar la aventura de dirigir a su nuevo equipo: el Cruz Azul.

Anselmi no solo tiene títulos, también cuenta con una valiosísima experiencia en el futbol sudamericano habiendo sido auxiliar técnico de Milito en Independiente, auxiliar de Miguel Ángel Ramírez en la B Nacional con Atlanta y auxiliar en el Inter de Porto Alegre. Como primer entrenador, dirigió  a Unión la Calera en la llanura de Chile y a la Universidad Católica de Ecuador.  Pero ni siquiera esos títulos y esas experiencias fueron suficientes para cambiar la visión de los escépticos que abundan en los medios de comunicación, ni mucho menos de algunos técnicos que declaran abiertamente “no debería de haber tanto extranjero dirigiendo en nuestra liga”, siendo que tenemos un déficit en la formación, no solo académica sino práctica, sobre lo que debe vivenciar un entrenador para poder ejercer bien la profesión, prueba de ello es que el único entrenador que tenemos en una liga de élite es Javier Aguirre. 

Lo cierto es que Anselmi no solo es un hábil y sensato declarante ante la prensa, ni tampoco es solo un hincha más gritando los goles de su equipo desde la banca, el técnico argentino es el entrenador del equipo que mejor juega en México, hoy por hoy.

La ‘Máquina’ logró conformar un plantel orquestado desde la dirección deportiva por Iván Alonso que, desde la portería hasta la delantera, tiene calidad de sobra; además, los jugadores están convencidos de la idea que propone el técnico. 

Mier, el colombiano y espigado portero, no solo es bueno bajo los tres palos, sino que entiende muy bien su rol cuando el equipo tiene la pelota en zona baja y, de ser necesario, lateraliza su posición para funcionar como un central más en posesión. Piovi y su zurda en salida son un espectáculo, es fácilmente el central con mejor técnica de toda la liga, mostrando un repertorio de pases largos, cortos con pierna inhábil y rasantes para superar líneas. Erik Lira se posiciona en medio de los dos centrales actuando más bien como líbero, con Piovi a su izquierda y a su derecha el colombiano ex Newell’s, Walter Ditta, para tener una opción de pase seguro y poder orquestar desde en medio; cuando Erik no es opción de pase, suele arrastrar a un marcador para generar espacios por dentro y dejar que sea Piovi el que conduzca o pase, que, sin dudas, es el lado fuerte por donde la máquina inicia sus ataques. Ante la pérdida, Lira compensa dando ese respaldo de un jugador que puede ganar duelos en velocidad con su buen posicionamiento y técnica de quite de balón. En el tercer escalón de la cancha están Charly Rodríguez, fungiendo como el volante central y Faravelli, quien se ubica un escalón más arriba. Ante la desafortunada lesión de Gabriel ‘Toro’ Fernández, la presencia de Alexis Gutiérrez por dentro comenzó a cobrar mayor trascendencia en el juego, ya que se ubica flotando como una especie de ‘raumdeuter’ (así apodó Pep a Thomas Müller en su paso por el Bayern) o buscador de espacios, y esa búsqueda, le permite a la ‘Máquina’ seguir progresando en la cancha y al propio jugador, encontrar oportunidades para finalizar, como le pasó en el partido ante León el pasado miércoles.

Los que le dan amplitud al juego azul, no solo para desbordar sino también para fijar y agrandar los espacios de las defensas rivales, son Rotondi y Huescas, aunque por derecha suele también aparecer Uriel Antuna, quien ante su natural condición de extremo, a veces se pega a la banda y sale de ese espacio intermedio en donde amenaza el espacio entre central y lateral. Adelante juega ‘Sepu’, un viejo conocido de la afición de Gallos Blancos que, sin tantos reflectores, se terminó convirtiendo en el 9 titular de la ‘Máquina’, agregándole a su repertorio de ‘skills’ el ser bueno en el juego asociativo, sumado a su gran capacidad como definidor.

Colectivamente, el equipo de la capital tiene una de las mejores presiones del campeonato, obligando a los rivales muchas veces a reventar la pelota, tal y como sucedió contra Tigres, que en el minuto 80 de partido obligaron a lanzar lejos al equipo felino, la pelota llegó a Mier, quien pasó a Piovi y este mandó un balón largo para Nacho Rivero, que se había desmarcado entre los centrales de forma perfecta, y así, la ‘Máquina’ encontró el gol del triunfo.

Algunos periodistas preguntan cómo jugarán los equipos con nuevos técnicos como Chivas y Cruz Azul cuando les toque enfrentar a rivales más poderosos y, ante estas preguntas, pienso que la respuesta es que Cruz Azul y Chivas son equipos grandes, y los equipos grandes suelen proponer, suelen querer tener más tiempo la pelota para atacar, y por mucho poderío individual que haya enfrente, si el cuerpo técnico rival no piensa en un plan para contrarrestar ese juego, será muy complicado ver caer por virtudes de un rival a un equipo que está jugando tan bien como el de Anselmi.

Contaba Bielsa en una charla que dio en Brasil que cuando el rival al que te enfrentas es parecido en calidad de jugadores, lo normal es plantear un sistema espejo, pero cuando tienes a un equipo superior enfrente, lo normal es intentar bloquear su juego.

El mejor ejemplo que encuentro para ejemplificar lo anterior es el partido entre Arsenal y Porto que ganaron los lusos en casa, un duelo que, a priori, era muy desequilibrado por la calidad de los jugadores de los ingleses, sin embargo, el Porto cerró todo el juego interior del Arsenal con esfuerzos ejemplares de sus extremos e interiores en ese 4-1-4-1 que plantó Sergio Conceicao, y pudo marcar en minutos de compensación el de la ventaja para ir a Londres con esperanzas. 

¿Quién tendrá la creatividad y la convicción para hacerle frente y vencer a esta nueva máquina, o al menos, ponerla en serios aprietos?

Visto 103 veces