Santiagol Giménez

Tras la lesión de Raúl Jiménez en ese catastrófico partido entre el Wolves y Arsenal durante la pandemia, no nos quedó otra que esperar pacientemente por la recuperación del nueve en lo que fue una constante incertidumbre por saber, primero, si podría volver a jugar, segundo, si tendría que jugar con el famoso casco como el que llegó a usar Peter Cech en sus años en el Chelsea, después, si una vez dentro de la cancha volvería a hacer goles. Afortunadamente, Raúl está bien de salud, pero su estado de forma dentro de la cancha nunca volvió. Hace ya varios partidos que el delantero ex Benfica no es citado ni a la banca por su técnico Julen Lopetegui, y entonces nombres como el del Chicharo, Funes Mori o el del mismo Henry Martin suenan cada vez más fuerte en el vestuario de la selección mexicana para ocupar el puesto titular. Entonces, cuando en definitiva se pensaba que ya no iba a escampar, Santiago, el chavo que se fue de su querido club, empezó a hacer goles con el Feyenoord. Su técnico, Arne Slot y también uno de sus ayudantes, el gran Robin Van Persie, han sabido darle la confianza y el conocimiento necesarios para que el jugador pueda aportar de la mejor forma a su equipo, es decir con goles. Santi admite que al inicio no fue sencillo, que la adaptación le costó, que físicamente no estaba como para competir en esa liga, pero una vez ajustados todos los tornillos, se volvió un titular indiscutible.

Desde hace 16 años, la Eredivisie galardona al mejor jugador menor de 21 años de la temporada con el premio “Johan Cruyff, el talento del año”. Jugadores como Memphis Depay, Kasper Dolberg, Vincent Janssen y Frankie de Jong, figuran en la lista de los últimos elegidos. Este año, el galardonado fue un paisano. Tal vez ese día, el día en el que Santiago recibió el premio Johan Cruyff al talento del año, haya pasado por su cabeza que fue una buena decisión irse de Cruz Azul y optar por un nuevo reto, en una liga emergente y en un club que lo sedujo por su propuesta y que ahora está a nada de ser campeón. Santiago Giménez, además, se convirtió en el primer jugador del Feyenoord en marcar más de diez goles en la Eredivisie en una temporada antes de cumplir 22 años desde John Guidetti en la campaña 2011/12 (20 goles).

Con esos números y con esa calidad, la prensa ya empezaba a filtrar los rumores sobre los nuevos clubes a los que podría migrar el bebote este verano. Sonó el Benfica, el Atlético de Madrid y varios de la Premier como el Leicester City, Aston Villa, Brentford, Brighton y Crystal Palace. Personalmente pienso que una temporada más en el Feyenoord no estaría nada mal, ya que además de que el próximo año seguramente juegue Champions y puedan reforzarse para competir en el máximo torneo de clubes a nivel mundial, la adaptación a un nuevo lugar no es nada sencilla, diría inclusive que un año es muy poco tiempo para lograr generar una sincera empatía con la gente que en este caso es la afición y para poder habitar los lugares de las nuevas ciudades en las que uno comienza a vivir. No nos olvidemos, los jugadores son jugadores solo por el tiempo que dure la práctica o el partido, el resto del día, son un humano más.En cuanto al tema selección nacional, es una incógnita saber cómo utilizará Cocca al goleador, si lo utilizaría en un sistema de 2 delanteros como en su Atlas para que cumpla con la función de Furch, un pivote y finalizador nato, o bien, en un sistema con extremos en el que descienda a darle más juego a los volantes.

Visto 165 veces