FINAL DEL FUTBOL MEXICANO

El 3 de mayo de 2022, el Deportivo Toluca emitía el siguiente comunicado oficial:

“En el Deportivo Toluca F.C., estamos profundamente avergonzados por el desempeño de nuestro equipo. Hemos tocado fondo y por eso rectificaremos para volver a competir donde esta institución lo merece.

Tenemos un compromiso ineludible con toda nuestra afición que siempre nos apoya dentro y fuera de casa, así como con todos los medios de comunicación que nos cubren con regularidad…”

Analicemos, sin dejar de aplaudir, las posibles razones por las cuales, casi 6 meses después, el equipo se instaló en una final dejando fuera al líder y siempre difícil conjunto americanista.

Me parece que la directiva apostó por un proyecto a corto plazo, lo cual hace sentido  por el formato de competencia del fútbol mexicano, en el que no necesariamente gana el más regular pero si el que mejor se desempeña en la liguilla.

La directiva del diablo reforzó línea por línea y le armó un equipo a Ambriz de tal forma que Nacho tuviera a los músicos que requería para hacer sonar a su orquesta. Tiago Volpi, Sebastián Saucedoo, Jean Meneses, Andrés Mosquera, Fernando Navarro, Marcel Ruiz, Brayan Angulo y Carlos González llegaron a la institución escarlata y, aunque unos contaron con mayor protagonismo que otros, al final todos fueron fundamentales para conseguir ese pase a la gran final, porque todo entrenador sabe que la gente que llega a fortalecer el grupo también es importante.

El conjunto del Estado de México tiene un estilo de juego bastante identificable, en fase ofensiva, eligen un ataque posicional que podemos apreciar perfectamente en estos dos minutos ante el Santos: https://twitter.com/monopandillero/status/1552095926940041216?t=l6ILuezRfesUT4VYR7nGNg&s=19 Como bien lo describe Eduardo Zavala, “Son 2 minutos de posesión, ningún pase forzado, muchísima paciencia, constantes líneas de pase para poseedor, intercambios constantes de zonas, jugadores fijando arriba, calidad técnica... esta jugada representa muy bien la idea de Ambríz”  En defensa, eligen resguardarse con la pelota, basta recordar los últimos minutos del partido de vuelta ante América para notar cómo el equipo juntaba pases en mitad de cancha con un Leo Fernández inteligentísimo que sabía cuándo cambiar de ritmo y qué espacios atacar para llevar la pelota lo más lejos de su arco y para generar una ocasión de gol. En defensa fueron también vulnerables sobre todo en pelotas quietas y cubriendo los intervalos entre sus centrales y sus laterales.

En la vereda de enfrente estaba el Pachuca, quien llegó a su segunda final consecutiva con una impecable dirección técnica de parte de Guillermo Almada y como ya se sabe, una admirable dirección deportiva e institucional de parte de Jesús Ramírez y su equipo, lo cual, además, le hace muy bien al fútbol mexicano. Pachuca es el equipo que aportó más jugadores a la lista de 31 preseleccionados de Martino, siendo Luis Chávez, Erick Sánchez y Kevin Álvarez 3 de los más jóvenes y Chucky, Héctor Herrera y Erick Gutiérrez, tres de los  jugadores más regulares que tenemos actualmente jugando fuera del país.  Como Ramírez cree en eso, la mejor cantera de México sigue dando frutos, esta vez, logrando llegar a otra final. El equipo de Almada solo había perdido 3 partidos en la fase regular, contra América, contra Necaxa y contra Juárez, partidos además en los que el Tuzo tuvo más la pelota, además, ante Necaxa y Juárez pateó más veces al arco y solo ante América fue superado en ese rubro (El América pateó 5 veces y el Pachuca 4). Hay que andar muy fino para ganarle al equipo hidalguense.

El Tuzo jugó todo el torneo (incluída la final) en un 4-2-3-1 y,  como lo demostró a lo largo del torneo y en los primeros 53' de la final de ida, te hace goles de todos colores. Desde fuera del área con sus 2 muy buenos volantes, desequilibrando por banda con Romario Ibarra, Aviles Hurtado, Hinestroza, de la Fuente o inclusive con el jóven Israel Luna para después asistir a su killer en el área, Nico Ibáñez. Con sus laterales altos y profundos o atacando por dentro.

Esa es una breve semblanza de los dos buenos equipos que llegaron a la final y, más allá del resultado, la fortaleza y la continuidad del proyecto deportivo de Pachuca, parecieran ser más contundentes que el ambicioso pero corto proceso del Tolu de Ambriz, y esa, sea tal vez una muestra de qué camino hay que seguir si se pretende llegar lejos.

Visto 415 veces