Mi abuela es fan de Benzema

Mi abuela ni se inmutó cuando supo que mi hermano y yo habíamos perdido el camión que iba de regreso a la ciudad. A ella solo la sorprenden cosas importantes. Para ella el tiempo es muy relativo, un día más, un día menos – acá en este pueblo se vive menos de prisa, nos dijo desde la cocina en la que ella se siente fuerte todavía.

Ese día, el día que no debimos haber estado en el pueblo, descubrimos que la abuela guardaba figuritas de porcelana en el mueble de la sala y que además, una de esas figuritas era una de Maradona con una pelota grsbsda con el logo de México 86. Al abuelo nunca le gustó el fútbol, así que lo que encontramos mi hermano y yo era algo inaudito.

Fuimos a recoger unas tortillas para el almuerzo con una de las tantas mujeres que llevan el mismo apellido que la abuela, la señora nos dió unas pocas de más, en el pueblo estiman mucho a la abuela.

Volvimos a la casa y después del almuerzo el abuelo nos empezó a mostrar unas fotos en un álbum hasta ahora desconocido. El abuelo llamaba a ese álbum “Álbum de 10, solo para iniciados”. Me hermano se dió cuenta de que el álbum era de gente de la familia que alguna vez había hecho alguna hazaña, como la tía Sonia, que cuando se hartó de que a los niños no los dejaran jugar a la pelota en el barrio, convenció al padre para que hicieran una canchita a lado de la iglesia,  y así muchos niños, incluído uno de apellido Blanco, pudieron seguir jugando y dando pasitos hasta llegar a primera, o el tío Héctor, que sembró el primer árbol frutal de la casa de los abuelos, árbol que además ahora sirve como poste del arco en el que jugamos. Había también dos fotos de la abuela misma, (como si ser nuestra abuela no fuera hazaña suficiente) la pusieron dos veces por haberle dado de comer a todo el pueblo cuando hace 2 años vino la sequía y por haberle dado de comer durante años, a 8 hijos, un marido y quién sabe cuánta gente más.

La abuela era casi inexpresiva con las cosas, pero ese día, el día que no debimos haber estado ahí, vimos desde la tele vieja del living cómo Benzema metía uno, dos, y tres goles en el arco de Mendy en Stamford Bridge, miré de reojo a mi abuela y tenía los ojos bien abiertos, miraba una y otra vez la repetición. Entonces fue cuando le dijo a mi hermano, David, mete una foto del francés ese en el álbum de tu abuelo. No puedo creer lo que juega ese muchacho.

Visto 227 veces
Más en esta categoría: « RUMBO A QATAR