EL MACHÍN DE TLALNE

“Hay veces que vienen a entrenar y lo dan todo y no ven resultados, lo sé porque me pasaba. Yo soy de Tlalnepantla y tenía que hacer un viaje de 2 horas todos los días en metro para llegar acá, pero nunca me rendí, nunca bajé la cabeza”. Con esas palabras se despedía Edson Álvarez en Coapa de los jóvenes americanistas de las fuerzas básicas antes de cruzar el Atlántico para vestir la camiseta del histórico Ajax de Amsterdam.

A sus 24 años, el volante mexicano nacido en el Estado de México cuenta ya con un admirable recorrido por cientos de las mejores canchas del mundo. Su debut en primera estuvo a cargo de Ricardo Lavolpe, quien le dio la confianza para jugar en la zaga azulcrema en un partido ante el Santos en el año 2016 que terminaría ganando el Ave por 3-1. El bigotón entonces declaró que Edson le recordaba a Franz Beckenbauer, ya que además de poder cumplir con las funciones de defensa central, era un jugador ideal para posicionarse delante de los zagueros y detrás de los volantes para, desde ahí, dibujar un eje entre la defensa y el medio campo y equilibrar al equipo. Entienda usted, amable lectora, que Ricardo no quiso decir con eso que Edson sea Beckenbauer, simplemente  es una forma, creo yo, que tenemos los entrenadores de explicar las cosas remitiendonos a desempeños en la cancha de jugadores más conocidos, para vincularla con el de nuestros jugadores. Es simplemente utilizar las cualidades más explícitas de esos grandes jugadores como espejo para nuestro propio pupilo, de tal suerte que él entienda más fácil lo que tiene que hacer dentro de la cancha, y como definición para los espectadores, ya que, por ejemplo, es más práctico decir que Raúl Jiménez hace desmarques muy similares a los de Harry Kane, que explicar los principios técnicos y tácticos que Raúl pone en práctica con y sin pelota en el Wolverhampton.

Tras consolidarse en el América, Juan Carlos Osorio, en ese entonces técnico de la selección mexicana, decidió hacer jugar a Edson de lateral derecho en el mundial de Rusia 2018, ya que el técnico colombiano consideraba que una de las características que debía preponderar en sus laterales era que fueran altos, lo cual, aunque tenga una lógica más que evidente, no necesariamente los hacía buenos en el juego aéreo defensivo, así lo demostró Jesús Dueñas en el pasado mundial de clubes con Tigres defendiendo las pelotas aéreas y cruzadas con su 1.73 y una ubicación y una técnica ejemplares. Los titulares para Osorio eran entonces Gallardo por el lado izquierdo y Edson por el derecho. Aunque Álvarez cumplía con las características físicas que pedía Juan Carlos para el puesto, en Rusia no pudimos ver su mejor versión, sin embargo, jugó 4 partidos y nunca bajó la cabeza. Al término de ese año, se coronó campeón con el Ave anotando 2 goles, preámbulo inmejorable para dar el salto a Europa.

Desde que Edson aterrizó en los Países Bajos, no ha dejado de aprender cosas. Él mismo admite que la experiencia que tuvo de pequeño jugando en Pachuca y viviendo lejos de su familia no tenía nada que ver con esta nueva de vivir en otro país, en donde hablan otro idioma y en donde el clima es muy distinto al que estamos habituados en México. La adaptación del futbolista a estos nuevos entornos es fundamental, ya que antes de ser jugador, es una persona como todos nosotros, y las personas somos víctimas del contexto en el que nos desenvolvemos. Seguramente el mexicano ya se habituó a los waffles, a las casas con sótanos, a las bicicletas, a los canales, a los trenes, a los días nublados y lluviosos, y a los paseos en lancha.  En lo que refiere a lo futbolístico,  Eric Ten Haag y su cuerpo técnico se han encargado de pulir a Edson hasta el más mínimo detalle, de tal suerte que hoy es una pieza clave en el equipo jugando como medio defensivo y con la 4, igual que Rafa Márquez en el Mónaco cuando llegó a Europa. Lo más interesante de jugar en el Ajax es tal vez que, hoy en día, en un fútbol con miles de scouters y analistas de video en los equipos con la labor de lograr descifrar el modelo de juego del rival, y con entrenadores intentando generar automatismos que responden ya sea a comportamientos del rival o a fases del juego (“Hasta el jugador que está solo busca a un compañero libre, cuando el que está libre es él. Ese es el problema de enseñar a jugar al fútbol de memoria” reza Valdano desde su casa en España) los de Amsterdam responden a esas tácticas y estrategias tan elaboradas enseñándoles a sus jugadores distintos roles y tareas, de tal suerte que cada jugador tenga más y mejores herramientas para poder interpretar el juego y tomar la mejor decisión en función de lo que demande el mismo. Así la forma de jugar del Ajax se vuelve casi impredecible. Dicho lo anterior, son las ideas y las decisiones de Edson Álvarez las que lo tienen jugando como titular.

Tras su renovación con el equipo hasta 2025, le deseamos toda la suerte al, hoy por hoy, desde mi punto de vista, mejor jugador que tenemos en Europa para que siga sirviendo como ejemplo a los jóvenes mexicanos que sueñan con llegar a primera.

Visto 112 veces