LAS ÁGUILAS DE SOLARI

Tras la partida de Miguel Herrera, un equipo acostumbrado a ganar como el América, debía ser muy cuidadoso en la elección de su próximo entrenador y para mí, más allá de los resultados, acertaron trayendo a Santiago Solari al banquillo azulcrema, un tipo profesional, comprometido con su labor y que en su actuar dentro y fuera de las canchas, intenta dignificar su profesión. Prueba de ello es que después de 9 meses como entrenador de uno de los equipos más grandes del fútbol mexicano, Santiago ha logrado dejar huella en la afición azulcrema y en varios de los medios de comunicación que rodean al Ave declarando siempre con astucia y serenidad.

¿Cómo juega el América de Solari?

A mi entender, lo primero que habría que describir es su sistema, es decir, el mapa que dibuja en la cancha antes de cada juego a partir del cual sucederá la búsqueda de su equipo hacia el gol. Los dos sistemas preferidos del técnico argentino son el 4-3-3 y el 4-2-3-1. Ambos sistemas, por cierto, también utilizados en su paso por el Real Madrid. Veamos un ejemplo del sistema utilizado ante el Pachuca y de su más recurrente oncena cuando dirigía la casa blanca.

Esto no quiere decir que su Real Madrid y su América jueguen igual, ya que lo más importante de una partitura, es quiénes la interpretan y cómo la interpretan. No es lo mismo la versión de Ojalá que llueva café de Café Tacvba que la de Juan Luis Guerra, por ejemplo. La siguiente pregunta que habría que responder es, cómo interactúan sus futbolistas en la cancha, o dicho de otro modo

¿Qué hizo el América en cada fase del juego?

En fase defensiva cuando el Pachuca salía desde el fondo, Henry Martin presionaba a uno de sus defensas centrales y el que saltaba a la presión del otro central era o Fidalgo o Madrigal, en el mapa jugando como volantes interiores, pero en fase defensiva teniendo esa función. Lo hacían además para que Layún y Córdova taparan la salida por las bandas.

En fase ofensiva, pocas veces propuso una salida combinativa, (aunque las veces que lo hizo fue desde el pie de Aquino; no les interesa tanto elaborar el juego en ese sector, sino llegar lo antes posible a campo rival) en varias ocasiones sus centrales optaron por buscar de una en largo tanto a Layún como a Córdova, apostando más bien a recuperar enseguida la pelota con mucha gente y cerca del área rival (Esta estrategia es también utilizada por equipos como el Liverpool de Klopp o el River de Gallardo). Una vez que Miguel o Sebastián le daban amplitud al equipo en ataque, los 2 laterales, Sáncez o Reyes, atacaban el carril central, lo cual le permitía al equipo llegar con sorpresa y velocidad al área, como en el gol. Para que pueda suceder lo anterior, Fidalgo casi siempre es el que equilibra cubriendo ese espacio dejado por alguno de sus dos compañeros que van bien por la banda. Ahora bien, cuando los extremos no son los que dan amplitud, los laterales pasan a ser los que ensanchan la cancha, y entonces los que atacan carriles centrales son Córdova y Layún.

Considero un acierto la contratación de Santiago no solo porque crea que es un gran estratega, ni tampoco porque me atraiga demasiado su modelo de juego, es decir, la forma en la que hace jugar a sus equipos, sino porque creo que entiende perfecto lo que es estar en un club grande y ha logrado potenciar a jugadores como Reyes, Naveda (ahora lesionado) y Sánchez, como en su momento lo hizo en el Madrid con Reguilón, Valverde y Marcos Llorente. Me parece que el América tiene a un entrenador en toda la extensión de la palabra y sin dudas, es lo que la afición azulcrema merece. Por desgracia, en el fútbol actual no se valoran los méritos ni los rendimientos tanto como los resultados, es por eso que resulta fundamental la final de Concachampions que está a menos de un mes de ser disputada y que logre capitalizar su actual liderato en la actual Liga MX con un título. Esperemos, por el bien de los procesos, que al final del año el saldo resulte positivo para el equipo de Coapa.

Visto 169 veces