¿CÓMO EVITAR INUNDACIONES?

Propone diputado aprovechar el agua que inunda a Querétaro

Durante años la zona metropolitana de Querétaro ha sufrido fuertes inundaciones a causa de las lluvias; pese a la inversión en mejoramiento de drenes, estos cuerpos ya no dan abasto a la cantidad de escurrimientos de agua que descargan hacia las zonas más bajas.

El diagnóstico que expone cuáles son los orígenes de las inundaciones ya ha sido presentado a las autoridades por expertos, ingenieros y organizaciones como ONU Hábitat quien ha hecho la observación a Querétaro de preservar zonas de amortiguamiento equivalentes a 15 metros cuadrados por habitante, sin embargo, la capital tiene delegaciones donde el promedio es de apenas un metro cuadrado por habitante.

Además, de acuerdo con Omar Chávez Alegría, catedrático de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), las autoridades continúan incrementando la mancha urbana con autorizaciones en cambios de uso de suelo en zonas naturales de escurrimientos.

“Sigue incrementándose la mancha urbana, siguen aprobándose cambios de uso de suelo, particularmente en zonas altas donde habíamos advertido que era necesario construir zonas de filtraciones, de recarga de acuífero, para evitar que esas zonas generaran un movimiento de cauces mayores, como El Refugio y Punto Olivo. Del 2003 al 2006 se desarrolló un proyecto de drenes que funcionaron en un primer momento, pero estos drenes tienen cada vez más carga de agua debido a mayores escurrimientos” explicó el experto sobre la situación de los drenes de la zona metropolitana.

El primer plan pluvial integral que realizó la Facultad de Ingeniería se entregó a las autoridades estatales en el 2010, con un alcance de planificación hasta el 2020. En el 2016 se actualizó como un Plan Maestro Pluvial con alcance hasta 2030, en este último plan las cifras que se presentaron para infraestructura y obras fue muy cuantiosa; por esto mismo, el Dr. Chávez Alegría reconoció que no se asignó presupuesto para atender las recomendaciones del plan maestro pluvial.

“No nos deben de sorprender (las inundaciones) cuando no tenemos áreas idóneas para contener los escurrimientos. En este contexto, no tenemos obras para incrementar estas áreas de captación. Hace algunos años hicimos propuestas de crear infraestructura inundable, como canchas deportivas que en época de lluvias pudieran inundarse y en época de secas aprovecharlas como áreas verdes” propuso el investigador.

El Atlas de Riesgos es una herramienta que debe actualizarse año con año, expresó Chávez Alegría quien expuso que en su momento tuvo confrontación con el coordinador de la Unidad Estatal de Protección Civil.

“Nosotros hicimos una propuesta con el anterior coordinador, Gabriel Bastarrachea, pero tuvimos algunas confrontaciones en algunas zonas habitacionales que estaban dentro de zonas potencialmente peligrosas por inundaciones, principalmente debidas a fallas geológicas y a condiciones de infraestructura. Aún así, nosotros tratamos de entregar la información para que les sirva a las autoridades” declaró Chávez Alegría.

¿Qué hacer si ya se autorizaron cambios de uso de suelo y construcciones en zonas de amortiguamiento? Para el investigador, es necesario actualizar el plan maestro pluvial del 2016 con una planificación de construcción y para que funcione, se requiere que las autoridades municipales respeten las observaciones de los expertos y no se toquen las áreas de captación.

“obviamente la parte política tiene otros enfoques, pero si no atendemos seguiremos con los riesgos que ya tuvimos en la reciente semana. La proyección que nosotros hicimos fue hasta el 2030, ya consideramos en el plan maestro las autorizaciones de cambios de uso de suelo que se estaban dando, sabíamos que iban a construir pavimentos y se propusieron obras para mitigar esos impactos, incluía magnas obras, obras pequeñas y otras acciones, pero no se hicieron como lo planificamos” denunció el catedrático quien se quejó de que las autoridades no han respetado las indicaciones hechas en el plan maestro pluvial.

Para prevenir inundaciones en lo inmediato, el investigador enlistó las acciones urgentes que la autoridad debe ejecutar:

-Respetar la observación de ONU Hábitat de preservar 15 metros cuadrados por habitante en zonas de captación

-Actualizar el Atlas de Riesgo, revisarlo de forma anual

-Atender el Plan Maestro Pluvial, en su caso actualizarlo al crecimiento de la mancha urbana de la zona metropolitana donde estén involucrados todos los órdenes de gobierno

-Respetar el plan de crecimiento planificado de los municipios.

Por último, Omar Chávez reconoció que todas sus investigaciones son realizadas con cálculos sobre la cantidad de agua, sin considerar la basura, por eso consideró que la infraestructura debe estar libre de taponamientos para funcionar eficientemente. Solicitó a la población ser responsable y no contaminar con basura los drenes, coladeras y calles de la ciudad, pues el efecto que la basura genera es muy grave.

Banco del Agua: infraestructura contra inundaciones y la disponibilidad de agua

El Primer Banco del Agua que estamos proponiendo en la historia de Querétaro, integrará recursos financieros de infraestructura hidráulica para tener agua disponible y evitar que las lluvias sigan provocando inundaciones en nuestras colonias y comunidades privilegiando la conservación de zonas de recarga, arroyos, bordos, presas y la retención de las aguas superficiales” propuso el diputado local del Partido Verde Ecologista Ricardo Astudillo Suárez, para aprovechar la cantidad de agua que llueve en la entidad.

Añadió el también dirigente del partido verde ecologista que para disminuir el riesgo de daños, se deben enfrentar las causas de las inundaciones, por ello coincidió con el catedrático de la UAQ, Omar Chávez en considerar primordial la conservación de las partes altas de las cuencas que contribuyan a la retención y regulación del escurrimiento, a la disminución del riesgo de deslizamientos de tierra, la protección de suelos, flora, fauna y sobre todo, la infiltración de agua y la regulación estricta de los cambios de uso de suelo.

El primer Banco del Agua en Querétaro, se ha planteado como una estrategia que minimice los riesgos de las inundaciones en las zonas urbanas y conurbadas, además de asegurar el suministro de agua en los próximos años, etiquetando en la ley de ingresos un peso por cada metro cúbico de consumo y que el estado aporte la misma cantidad, buscando además que la federación también participe de forma tripartita.

Precisó que el Banco del Agua se apuesta por reutilizar el agua y tener mayor disponibilidad mediante su tratamiento, rehabilitando y construyendo plantas tratadoras. Resaltó que desde este Banco se dotarán del servicio a las colonias y comunidades de nuestra entidad.

Por otra parte, expuso que de manera paralela se legislará para que, como parte del procedimiento de evaluación de impacto ambiental, los estudios hidrológicos que se presentan a la Comisión Estatal de Infraestructura y a la Secretaría de Desarrollo Sustentable previo al inicio de una obra de competencia estatal sea pública o privada, se elaboren para periodos de retorno mínimos de 50 años y no de 20.

“Esto con el propósito de disminuir el riesgo de inundaciones al proyectar obras de infraestructura hidráulica basadas en la ocurrencia de las lluvias máximas esperadas en 50 años y no en 20, es decir, adaptarnos al cambio climático al planear con una visión de futuro mediante la adopción de una política preventiva más que reactiva. Tener agua disponible y evitar que sigan ocurriendo inundaciones en nuestras colonias y comunidades es posible a partir de invertir en ello recursos que provengan del Banco del Agua, así como mejorando el marco legal ambiental vigente, tarea principal de nosotros los legisladores” declaró.

Visto 196 veces