LOS TOROS DE LA DESPEDIDA DE ZOTOLUCO

La corrida de despedida de Eulalio López El Zotoluco el sábado 4 de febrero en la Plaza México será la que corresponde a un maestro del toreo en nuestra tierra y en el resto del mundo taurino. Se lidiarán toros de José Julián Llaguno, una ganadería con toda la barba y la tradición, que tiene la considerada mejor sangre ganadera de México: "San Mateo".

Don Pepe habría tenido la ilusión de estar presente en el palco de ganaderos, donde vivió muchas tardes triunfales en esta gran plaza, pero ahora estará su hijo, José Miguel, quien está a la cabeza de la ganadería. Esto será un homenaje silencioso para la fiesta, pues siente por el campo y el toro bravo una gran afición a toda prueba.

La divisa de José Julián Llaguno ondeará los morrillos de toros criados en Sain Alto, Zacatecas, después de 20 años de incomprensible ausencia impuesta por un veto. Un hierro tan significativo como este debe ser motivo de alegría para el aficionado y en sí para toda la fiesta.

Una tarde de noviembre de 1992 don Pepe echó toros cinqueños en la corrida que Diódoro Canorea había reseñado como de "La Maestranza de Sevilla". Hay imborrables recuerdos del mano a mano entre José María Manzanares y Mariano Ramos; esa tarde estuvo enorme en todo lo alto, sobre todo con el sexto de la tarde, de nombre "Campero" al cual le tumbó las dos orejas. Y el torero charro de La Viga evocó lauros pasados con toros de esta asolerada casa zacatecana, ya que el recuerdo de "Abarrotero" sigue vivo gracias a una obra maestra de Mariano, al que la bravura siempre le sentaba bien.

El 21 de febrero de 1996 se lidiaron por última vez los toros de José Julián Llaguno, estoqueados por Rafael Ortega, Humberto Flores y un jovencísimo José Tomas, quien esa tarde cortó oreja al toro "Confederado", la primera que cortó en la México tras haber tomado la alternativa 2 meses antes.

A diferencia de los toros lidiados en esas corridas, ahora el aficionado tendrá oportunidad de ver el cruce que la familia Llaguno hiló al importar, hace 2 décadas, el ganado de encaste Domecq "Vía Jandilla", con el que decidió refrescar su hato.

Los nuevos toros de José Julián Llaguno conservan la línea pura de San Mateo, así como la línea pura española, heredada con la "J" de Jandilla, y tienen también sangre mestiza, la que ha sabido mezclar José Miguel Llaguno Gurza, continuador de este magnífico legado genético del que hoy es responsable.

Por primera vez se lidiará el hierro de José Julián Llaguno en la México bajo la férula de otro hombre sobre el cual recae la carga histórica de una familia ganadera, asumida con dedicación y entrega para seguir engrandeciendo una zaga ganadera de la que debemos sentirnos orgullosos.

Visto 1039 veces