SIEMPRE GALLOS

Estimado lector, déjeme que le cuente de esta gran historia de amor, ese amor de a de veras, de los que poco se ven, de los que son para siempre, de los aguantadores.

El fútbol es el gran canalizador de emociones que sin importar edad o condición social o económica, religiosa o civil, incide en un importante número de personas en todo el planeta.

Acá en Querétaro algunos miles andamos en las mismas, algunos más jóvenes, otros, como un servidor, en los comienzos del cuarto piso, y los menos, más adentrados en anécdotas.

En otras palabras, ese amor al fútbol que le menciono se traduce aquí en la ciudad del Acueducto en ser siempre Gallos. No importa la época ni el estadio, somos siempre Gallos; desde Silvano hasta Sanvezzo; desde la Morriña hasta Marco Jiménez; desde Austreberto hasta Rico, pasando por Zárate, el “Cacho” Alvarado, Palomares, Valtencir, Margarito, Nurse y en la banca “Chencho”, don Felipe “La Marrana” Castañeda, Trejo, Chava Reyes Jr., Jara Saguier, Cardozo, Ambriz y el flamante Víctor Manuel Vucetich.

Siempre Gallos desde don “Pachín” Niembro, la UAQ, la Promotora de Queretanos, Autofín, el Patronato, Axel Bulle, Oceanografía y Grupo Imagen.

Siempre Gallos lo mismo en el viejo Estadio Municipal con su Porra de Sol, su techo de madera, sus tortas de mano en mano y sus palcos en el Hotel Mirabel, que en el moderno Corregidora, cuna de la Resistencia Albiazul, sede de dos Copas del Mundo y emblema de la ciudad.

Siempre Gallos con nuestros ángeles desde el cielo: Luis Alvarado, Gerardo Orona, Agustín Jiménez, René Montalvo, Salvador Ochoa, “Borolitas”, Miguel Marín, Guillermo Sámano y otros tantos y tantas.

Siempre Gallos aún en las horas bajas, en los descensos, los ascensos, las desapariciones, las trampas en contra, las marrullerías arbitrales, los Paul Delgadillos y los Chiquimarcos; las goleadas, los triunfos, los cambios de dueños y las poquísimas épocas de bonanza, como la actual.

Siempre Gallos para creer, ganar, crecer, campeonar, vibrar, sonreír y dar ese salto de calidad que quienes amamos estos colores estamos esperando.

Siempre Gallos.

Visto 2080 veces