Imprimir esta página
NUESTRO SEMESTRE

Amables lectores, esta columna, como tantas otras, va dirigida a los aficionados al fútbol, muy en particular a los que fuimos, somos y seremos Siempre Gallos.

Se viene un nuevo semestre futbolístico, una nueva oportunidad para ilusionarnos, regresar al estadio, traer en la mente el calendario, comprar la vigésimo novena camiseta y, en especial, para conectarnos de nuevo con la parte más sensible de nuestros sentimientos.

Cada pretemporada es lo mismo, la sensación de que este puede ser el bueno, el del campeonato, el de celebrar en el próximo diciembre una Navidad con el trofeo en la mesa.

Hay motivos importantes para conseguirlo: continuidad en la Dirección Técnica, continuidad en el plantel, pocas y buenas contrataciones, renovado cuerpo técnico, nuevo horario de juegos, nueva televisora, nuestros dos campeones de goleo históricos juntos en la cancha, un torneo de Copa reducido, competencia interna, ganas de revancha, estadio lleno cada quince días y lo más importante de todo: los deseos de revancha, de competir arriba, de salir a ganar en casa y afuera.

Es el momento de dar el salto de calidad, sin distracciones de ninguna índole, con fortaleza en la cancha, en el vestidor, en las oficinas y, por supuesto, en la tribuna. Se respira ansiedad por comenzar, por modificar los esquemas familiares y sociales los sábados para estar en nuestro estadio Mientras, otros se distraen con situaciones de refuerzos, de contratos, de transmisiones, de hacer enojar al rival; aquí Gallos tiene casi un mes trabajando en su pretemporada, con las incorporaciones al cien y con una lucha sana por hacerse de un lugar en el once inicial.

No exagero ni me deja llevar el sentimiento, este semestre la expectativa es alta por todo lo anteriormente descrito, no hay pretexto de ningún tipo, ni económico, ni de tiempo, ni de acoplamiento. Nuestros Gallos están para dar pelea, para luchar por todo y contra quien sea.

El próximo 16 de julio la pelota rodará en casa recibiendo al Veracruz, ahí comienza esta historia, este nuevo semestre que se irá como agua entre las manos.

 

Hoy mi pronóstico es de liguilla y, de la última instancia, en la Copa. Estoy listo y le pido me acompañe en el estadio, en su casa, en el taxi, fuera de Querétaro por Internet, en el negocio, en el restaurante, en cada juego de local a través de la frecuencia de Grupo Imagen, la casa de los Gallos.

Visto 665 veces