JUAN 23

Juan tiene 23 años, es un hombre que trabaja durante el día y estudia los fines de semana la carrera de Contador Público. Es el hermano mayor de una familia compuesta por sus padres y 5 hermanos. Su trabajo en una comercializadora le permite apoyar en casa y disfrutar de su gran pasión: el futbol.

Fiel seguidor del equipo de casa, cada 15 días está en el estadio y cuando hay tiempo y recursos no duda en viajar para alentar en otras ciudades. Juan es integrante de la Barra, lo cual le ha permitido conocer a mucha gente que disfruta de la misma pasión.

En una complicada visita, el año pasado tuvo un accidente en un estadio ajeno; una bronca entre las aficiones lo sorprendió saliendo del baño. Juan no tuvo tiempo de correr o alejarse de cinco tipos que solo por verlo con la camiseta del equipo visitante le cayeron a golpes durante 3 o 4 minutos, que se convirtieron en una eternidad.

Inconsciente, fue llevado al hospital con heridas y contusiones en todo el cuerpo y una lesión muy severa en el oído izquierdo, que le dejará problemas de audición de por vida, además de costillas rotas y una fractura en el brazo.

Los días siguientes a ese momento fueron muy complejos, por los tiempos de recuperación perdió su trabajo y gran parte de los ahorros de la familia para pagar la atención médica. Con el paso del tiempo las heridas sanaron con excepción de la de la sordera permanente.

Lo anterior no mermó el ánimo de Juan por regresar al estadio a pesar de los argumentos en contra de algunos familiares y de su novia. La afición por el futbol trasciende muchas cosas; a las adversidades e incluso a la salud.

Entenderlo es complejo, es amor puro sin pedir nada. El futbol es el refugio de miles, ahí somos nosotros en la honestidad de nuestro ser.

Juan usa el 23 en su camiseta, como recuerdo de lo que le sucedió a esa edad; ahora es más cauto, más sereno pero no ha dejado de vibrar con los colores de su equipo.

Visto 100 veces
Más en esta categoría: « Calavera GALLOS