EL CLÁSICO DE LA 57

Amables lectores, las fechas FIFA se están convirtiendo en espacios en blanco que rompen el ritmo de juego de equipos pero también de aficiones.

La Liga mexicana tendrá esta jornada de descanso obligado y una más antes de la última y decisiva fecha previa a la Liguilla.

En casa, los Gallos de Vucetich recuperaron el tercer lugar general de la clasificación pero con la baja por lo que resta del torneo del colombiano Alexis Pérez por una rotura de ligamentos.

Se viene el llamado Clásico de la 57 en la casa del San Luis; ese partido que para muchos es un clásico, para otros el juego que se debe ganar y que para las dos aficiones representa algo especial con una rivalidad añeja si bien este equipo de la vecina ciudad es nuevo y no representa ni los colores ni el hilo histórico del futbol potosino. Se trata de un híbrido que atiende a los deseos de expansión de sus dueños.

Se recuerdan jornadas épicas tanto en el viejo Estadio Municipal como en el Plan de San Luis, escenarios de encuentros con goles, batallas en la cancha y también en las tribunas que con el tiempo se trasladaron a los nuevos escenarios, como el dos veces mundialista Corregidora y el Alfonso Lastras, que espera concluir su zona de palcos con esta administración.

Gallos tiene la Liguilla en sus manos, sumando puntos que son oro molido para el tema porcentual y de paso para soñar con un mes de diciembre de futbol en casa.

El juego se llevará a cabo el domingo 20 de octubre a las 5 de la tarde en San Luis; desde ya la afición queretana se organiza para viajar a pesar de los obstáculos en la venta de boletos que curiosamente se suspendió por internet para este encuentro.

La afición de Gallos estará allá, esperando un trato digno de las autoridades y del club local, quienes en fechas pasadas contra los equipos de Monterrey no han sabido manejar prevención y seguridad en encuentros de alto riesgo. No es fácil, no todos lo saben hacer, quizá deberían venir a Querétaro para conocer de un operativo coordinado entre la seguridad pública y privada que resguarda desde la entrada de la ciudad pasando por su propio estacionamiento y lugar cercado en el estadio a las porras visitantes.

Gallos se ve bien, es uno de los mejores visitantes del torneo y sus jugadores y cuerpo técnico saben lo que este partido representa para la afición. Espero un ambiente adverso pero deseo que sea una fiesta en la cancha y en la grada. He vivido esta rivalidad desde niño, para un servidor sí es un clásico regional, de esos en que es impensable siquiera perder.

Gallos no camina solo, está fuerte en lo futbolístico y también cobijado por su gran afición, esa que sueña con cosas importantes antes de la llegada de la Navidad.

Visto 395 veces