¿QUÉ PASA CON LOS EQUIPOS DE QUERÉTARO?

Amables lectores, hace algunos días coincidí en una plática acerca del desempeño de los equipos profesionales de Querétaro, obviamente considerando la mayor antigüedad de los Gallos Blancos y sumando la llegada de los Libertadores del basquetbol.

A lo largo de la historia resulta complejo encontrar franquicias locales ganadoras en el ámbito profesional en competencias del más alto nivel y con esto me refiero a la Primera División Nacional y a la Liga Nacional de Basquetbol Profesional. 

Los Gallos Blancos fueron durante muchas temporadas un equipo protagonista en la Segunda División y también en la nombrada Primera A (hoy Ascenso MX), en donde la clasificación a la liguilla y la pelea por el título era sana costumbre. Sin embargo, salvo contadas excepciones, el paso del equipo queretano por la Primera División Nacional ha sido de discreto a pobre en resultados. La llegada de Grupo Ángeles le ha dado solvencia moral y económica al proyecto con la conquista de una Copa, un subcampeonato, títulos en categorías inferiores, semifinales en Concacaf y la consolidación de sus propias figuras, como Camilo Sanvezzo y Tiago Volpi. A pesar de lo anterior los Gallos no han logrado hilvanar un par de temporadas con liguilla jamás en su historia en la Liga MX, además de ubicarse en la estadística en los últimos lugares de triunfos como local por citar solo un rubro.

Por su parte Libertadores de Querétaro, el equipo de basquetbol, ha tenido de manifiesto el apoyo de su afición en la que ha sido nombrada como la mejor sede de la liga en cuanto a infraestructura y asistencia. El Auditorio General Arteaga fue remodelado y dotado de una estupenda duela, marcadores electrónicos, pantalla gigante y nuevos vestidores entre otras mejoras. Sin embargo, los resultados no acompañan a la quinteta local, que ha experimentado un gran número de cambios en la dirección técnica y en la plantilla de jugadores en dos torneos; al momento de escribir esta columna Libertadores registra un récord de 9 victorias por 21 derrotas en el torneo en desarrollo.

La pregunta es: ¿Qué sucede con los equipos de la ciudad? Ambos con directivas serias, que pagan puntualmente, alejadas de los escándalos, con un buen manejo de la mercadotecnia y los medios, con dignos escenarios, buen entorno para los jugadores y sus familias, una prensa crítica pero respetuosa  de las cuestiones personales de jugadores, entrenadores y directivos y, lo más importante de todo, una estupenda afición.

Un servidor tiene el privilegio de reportar lo que sucede con ambos equipos y también de palpar el ánimo de la gente que invierte su dinero en apoyar a los conjuntos locales incluso fuera de casa, ese aficionado que compra el bono para toda la temporada, adquiere la camiseta y las de su familia, acude a todos los juegos de local y espera recibir buenos resultados pero principalmente regularidad ganadora sustentada en la lucha y entrega en la cancha o en la duela, según sea el caso.

Querétaro es una ciudad importante en el mapa nacional; siempre lo ha sido, desde la época de la Conquista, pasando por el movimiento de Independencia, la Revolución, la promulgación de la Constitución y el desarrollo industrial, comercial, educativo y tecnológico por mencionar solo algunas áreas.

En otra entrega platicaré con usted de los equipos amateurs y sus logros en disciplinas como el futbol, futbol americano, rugby, basquetbol y voleibol a nivel escolar y universitario y ni qué decir de triunfos individuales en tae kwon do, tenis, golf, tenis de mesa, atletismo, tiro con arco y esgrima. En el sector amateur el deporte queretano compite en las partes altas de los torneos, y una muestra de ello son los resultados de la Olimpiada Nacional Juvenil y de títulos a nivel universitario tanto en instituciones públicas como privadas.

El tema radica en los equipos profesionales, que no han conseguido estar a la altura de la ciudad y de sus aficionados. La afición de Querétaro ya maduró en todos sentidos, en el apoyo, la exigencia, el comportamiento y la crítica, pero también desea dar el salto de calidad para tener equipos que peleen en las zonas altas de sus torneos, buscando cosas importantes.

Querétaro es una ciudad ganadora y solo falta que sus equipos profesionales se sumen a esa tradición histórica; las condiciones en el entorno ya están dadas, los buenos tiempos no deben tardar en llegar.

Visto 346 veces