CON LA FRENTE EN ALTO

Amables lectores, concluyó la participación del Club Querétaro en la presente temporada con un empate a uno en la cancha del Estadio Azteca frente a Cruz Azul que en el juego en el Corregidora sacó dos goles de ventaja.

Un torneo que deja buenas cuentas en varios temas: se generó una buena diferencia de puntos con respecto al tema del porcentaje del descenso, se debutó a varios jugadores como Pérez Payán, Verda, Suárez y los casos más representativos como lo fueron Luis Romo consolidado en la defensa central ante la lesión en la fecha uno de Diego Novaretti y la gran revelación de Marcel Ruiz, el joven mediocampista que atrajo reflectores en función a su clase y la madurez que demuestra a sus 18 años.

Otro tema fue la calificación a la Liguilla con todo y dramatismo en la última fecha, después de tres años de no estar presentes en la instancia de segunda ronda.

Rafael Puente renovó la actitud en el vestidor, puso el extra con una motivación a tope, un estilo de juego argumentado en el ataque en cualquier cancha, así como la lucha permanente durante todos los minutos de todos los juegos.

El Querétaro respetó casi en todos los encuentros su idea de generar fútbol de ataque en cualquier terreno, con algunas malas experiencias como sucedió en León y Toluca o como el caso de la visita a Rayados donde dando un gran juego, en al ánimo de buscar el triunfo en el último suspiro perdió el punto que tenía en la bolsa.

El equipo de Puente soportó el torneo con sus jóvenes y los jugadores mexicanos, las excepciones de siempre en la parte extranjera como Volpi, Sanvezzo y Villalba fueron la constancia sin lesiones ni bajas de juego. 

El colombiano Alexis Pérez jugó la Copa y en la recta final de la Liga vino desde la banca para demostrar calidad y solidez; el paraguayo Samudio tuvo una interrupción importante por una lesión pero en los minutos en cancha nunca escatimó en el esfuerzo.

Edson Puch quedó a deber, la calidad del chileno es incuestionable pero no encontró regularidad ni fútbol en el tiempo que las lesiones le permitieron jugar.

Los brasileños Stum y Cesar Augusto no pesaron lo que debe significar un refuerzo extranjero, incluso el segundo no jugó un solo minuto en Copa y Liga.

Britos y Novaretti también se ausentaron por sendas lesiones que no les permitieron apoyar a los suyos. 

En la Liguilla, el juego de vuelta en el Azteca debía significar salir con la frente en alto luchando y peleando hasta el final, situación que así se sucedió en el empate final y en una serie donde Cruz Azul fue superior y en donde también poco se habla de 2 penales no marcados a favor del equipo queretano.

Ya habrá tiempo para un análisis más profundo, el mes de diciembre ya camina y la próxima liga comienza con enero lo que significa una pequeña pausa y a seguir trabando.

De posibles refuerzos platicaremos en la próxima entrega, las salidas de Mier y Puch parecen inminentes y desde ya le comento que se tienen en la lista dos o tres refuerzos por llegar.

Una vez más la comunión entre el equipo y su gran afición quedó demostrada, el apoyo en casa y fuera siempre fue incondicional para el plantel azul y negro como estoy seguro sucederá en el próximo torneo.

Visto 189 veces
Más en esta categoría: « TIEMPO DE TOROS RECTA FINAL »