AHORA TODO ME HACE DAÑO

Lo malo de la dieta es que ahora me hace daño. Es conveniente que el organismo tenga un ritmo en su funcionamiento, y es consecuencia de comer diferente, reaccionar diferente: si ahora como mucho, me duele el estómago, tengo agruras, no puedo dormir; cuando ingiero mucha grasa o irritantes puedo tener diarrea, gastritis, colitis.


Como todo, el organismo responde a los cambios, todo tiene sus consecuencias; es de alegrarnos cuando llevamos tiempo mejorando la alimentación y de momento comemos mucho, o con más grasa, o irritantes y nos cae mal.


Es conveniente

-Comer con orden, de tres a cinco pequeñas comidas al día, romper el ritmo trae muchas consecuencias negativas como exceso o falta de azúcar en sangre, organismos ahorradores, atracones etc.

-Pequeñas cantidades para mantener un volumen gástrico pequeño. El estómago puede crecer más de tres veces su tamaño, pero también puede disminuir, es un aviso de que hemos comido mucho cuando duele al llenarlo de más.

-Consumir poca grasa, el exceso dificulta la digestión, provoca diarrea, igual si consumes muchos irritantes.

-Incluir preparaciones sencillas, mezclar muchos alimentos demasiado elaborados causa exceso de gases, inflamación, agruras, etc. Es necesario incluir un alimento de todos los grupos en cada comida, pero no demasiado elaborado o mezclado; es decir, es más fácil para la digestión comer un plato de papaya que un coctel de frutas, o un bistec asado que una milanesa empanizada.

Comer saludable implica sentirnos cómodos, olvidar el cuerpo para lograr concentrarnos en las tareas, no implica que  jamás volveremos a ir a una taquiza o carne asada, pero sí que comprendamos que no es malo sentirnos mal por romper el ritmo un día. Será necesario regresar inmediatamente a los buenos hábitos antes que el organismo vuelva a adaptarse y tolerar lo que le hace daño.


La delgadez, la energía vital, la comodidad del cuerpo tienen que ver con mantener el 80 por ciento del tiempo un 8 de calificación en prácticas adecuadas de alimentación, actividad física y descanso. Si no te sientes mal todavía al mantener una práctica inadecuadas de salud es porque tu organismo no avisa con malestar, pero el envejecimiento prematuro o la obesidad, entre otros padecimientos, manifiestan el desorden. Escucha las señales de tu cuerpo con agradecimiento y retorna a los hábitos adecuados de alimentación.

 

Grupo de autoayuda gratuito y confidencial, consultas y asesorías,  suplementación  profesional, en mi teléfono.

Visto 1450 veces