¿Y YA PENSÓ EN LA LONCHERA?

¿Ya compraste la lonchera?  Pensaste en uniformes, libros, lápices, pero ¿y la lonchera?
Los papás deseamos el éxito de nuestros hijos, queremos que sean bilingües, sepan computación, saquen buenas notas, pero nos olvidamos de la salud y algunas veces también de que nuestro hijo se vea y sienta atractivo, competente, seguro de sí mismo.
Sin salud y autoestima no aprovechamos nuestro potencial; entonces, este regreso a clases pensemos en lo que comerán los hijos y la actividad física que practiquen.
 
Si un niño está bien alimentado y practica deporte logrará:


-Desarrollar su potencial de peso y talla.

-Mantener durante todo el día la atención y asimilar conocimientos.

-Sentir bienestar todo el día, disminuir riegos de enfermedades.

-No tendrá deseos de quitar el alimento a sus compañeros o comer lo primero que encuentre aunque no le convenga.

-Evitar bulling por parte de los compañeros por todo lo que implica no comer en forma adecuada, como obesidad, delgadez, manchas en la piel, debilidad, etc.

 

¿Qué considerar para lograr un buen lunch?


-Contar con un buen contenedor de alimentos, los niños pueden aborrecer el lunch si se les cae o desparrama sobre sus  útiles o pertenencias. 

-Se necesita espacio suficiente para poner dos o tres pequeños platitos herméticos, un vaso que no se derrame y tal vez un sándwich o torta.

-Si el niño pasará siete u ocho horas en la escuela, requiere ir bien desayunado o con la comida según su horario, y el lunch contará con tres pequeñas preparaciones de alimentos, no es suficiente el sándwich o la torta.

-Los papás que se quejan de que el niño no come el lunch deben seguir enviándolo y averiguar con la maestra la actitud del niño hacia los alimentos en la escuela, tal vez come de lo que traen otros niños, o come de la tiendita, o no le gusta lo que le dan, pero es un error dejar de mandarle.

-Enviar un poco de cada grupo de alimentos es conveniente: cereales como el pan, tortilla o de caja como avena; fruta y verdura; guiso, desde jamón hasta huevo, carnes, frijoles; lácteos, como quesos y yogurt.  Las semillas como cacahuate, nuez, almendra puede considerarlas como fuente de grasa para los niños con sobrepeso y como proteína para los que están en peso adecuado.

-Podrían ser un buenos lunches: a) Sándwich de frijol con queso panela, zanahorias rayadas, cacahuates (10 piezas), agua de limón con poca azúcar; b) Burritas de tortilla de harina con pollo, jícama con limón, pedacito de ate, agua de limón; c) Galletas saladas con ensalada de atún, manzana en cuadritos con limón, un Yakult y agua sola.
-Es conveniente indicarles cómo  pueden espaciar el lunch en los diferentes recesos, o dejar algo para la hora en que van por ellos y esperar con menos hambre la hora de comer en casa.

-Si el niño va a practicar algún deporte inmediatamente después de la escuela, necesita comer otro lunch o comida ligera para, regresando del deporte, comer en forma.
-Si el niño regresa algo del lunch, pregunte la razón y mantenga la comunicación con sus hijos para ir adecuando un lunch según lo requiera.


Comunícate conmigo si deseas informes sobre el grupo de mutua ayuda para desórdenes de la alimentación. Además de la asesoría en nutrición, puedo indicarte la manera de suplementarte sin riesgos, correctamente y según lo que tú requieres.

Visto 1195 veces