Imprimir esta página
¿Guapos, sanos o inteligentes?

Por épocas la guapura ha estado peleada con la inteligencia, o la inteligencia con la salud, porque no es raro ver a un intelectual que fuma mucho, abusa del café y no hace ejercicio o a la guapa que solo vive para embellecer el cuerpo pero jamás a leído un libro. Hasta estereotipadas tenemos a las personas y las profesiones, es raro que una secretaria no use tacones y uñas largas o casi imposible que el físicoculturista sea muy culto; en fin, es poco común tener todo en una sola persona.

En este mes, tan cercano a los festejos del niño de madres y maestras, les pregunto: ¿creen que podemos tener niños guapos, inteligentes y sanos? A cualquier madre o maestra le encantaría pero, ¿es posible? Si un niño es bien nutrido física, mental y espiritualmente puede desarrollar todo su potencial, crear un individuo seguro de sí mismo, atractivo, sin necesidad de cumplir con ningún tipo de estereotipo físico, que tenga un desarrollo intelectual suficiente porque  ha sido estimulado en conocimientos y vivencias, pero sobre todo porque ha tenido una alimentación adecuada que le permite asimilar lo que recibe en la escuela, y sano porque además de bien alimentado es hábil para los deportes y por tanto le agradan.

No solo es culpa del adulto (como dicen de los mexicanos) ser obeso, diabético, deprimido, desganado, acomplejado y flojo; desde antes de nacer su madre, obesa, deprimida, acomplejada, contribuyó a transmitir a su hijo lo que ya su padre o abuelo del niño traía cargando, lo que responde al refrán que dice que el niño se educa 20 años antes de haber nacido. Cuando dicen que los mexicanos somos flojos en muchos casos no es mentira, pero tendríamos que analizar por qué; centurias de mala alimentación, falta de aprendizaje, de motivación, ya lo traemos  y se amplifica y reafirma con la mala educación.

Mejorar la alimentación es tarea obligada de todos. Si nosotros somos comedores compulsivos y ya enfermos, debemos explicar a los niños las indeseables consecuencias y que nuestro camino no tiene que ser el de ellos, sin embargo no hay como el buen ejemplo, iniciar por nosotros mismos con una alimentación, adecuada, que debe ser suficiente en cantidad, calidad, equilibrio y adecuación.

Si observas que tu hijo es de mal comer, no ha desarrollado músculo y tiene pelo, piel uñas en mal estado, puedo orientarte en qué hacer con su alimentación, pero también recomendarte una serie de alimentos funcionales en forma de golosinas, ricos en aminoácidos, vitaminas, minerales y fibras, además sin colorantes, conservadores y azúcares, que te pueden asegurar que ya consumieron una gran parte de sus requerimientos nutricionales a la hora del lunch o como postre. Bolis, galletitas, avena, bebida tipo leche con chocolate, malteadas, gelatinas, que en forma económica, sabrosa, práctica, cambien de tu alacena los productos no nutritivos, engordadores, peligrosos y no recomendables.

Encontrarme con estos alimentos y suplementos ricos en nutrimentos en buen precio, sabor y específicos para niños ha sido de gran ayuda para mí en su tratamiento nutricional y en la tranquilidad de sus preocupadas madres. Es muy sencillo conocerlos y comprarlos, yo te lo explico fácil y rápido, con la satisfacción de que todos debemos contribuir a la salud de nuestro país, donde las 5 primeras causas de muerte son por lo que nos llevamos a la boca.

Delgados, sanos y atractivos, guapos, sinónimo de seguros de sí mismos, es una labor de madres, maestras, y nutriólogos. Claro que se puede, lo constato día con día, y me alegro y enorgullezco enormemente.

______

Llama al 2230166, te informo de todas las actividades y tratamientos que ofrezco para tu salud.

Visto 277 veces