CONSEJOS PARA LOGRAR LA MEJOR CADENA DE FAVORES

La problemática de salud en nuestro país es tan grave con relación a la obesidad, diabetes y aumento del cáncer que todos debemos participar y contribuir para que las cifras disminuyan. Los centros de salud, hospitales y trabajadores de salud no son suficientes para atender a los enfermos renales, ciegos, infartados, cancerosos, todos consecuencia de una mala alimentación. A mí me genera impotencia, pena ajena, preocupación, que todo esto ocurra, porque es la manifestación de quiénes somos pero, lo peor, hacia dónde vamos. Pueblo ignorante y mal influenciado en materia de hábitos de alimentación, actividad física y manejo de estrés, por lo que ya no son suficientes las acciones preventivas; además urge curación.

La  participación es de todos, como una cadena de favores, hoy quiero invitar a señoras y demás personas que se puedan dar un poco de tiempo para que ofrezcan a los niños alimentos funcionales: golosinas, gelatinas, galletas, leche con aminoácidos, fibra, vitaminas y minerales. Sí, porque tenemos una gran carencia de proteínas que se absorben como aminoácidos en el organismo y son la fuente de toda estructura en del cuerpo, músculos, enzimas, anticuerpos.

Estos alimentos funcionales y suplementos con aminoácidos los produce una empresa orgullosamente mexicana en Aguascalientes, que surge de la necesidad del Ing. Edgar Arroyo, con doctorado en bioquímica y neurobiología, de salvar de la muerte a su hijo de 8 años, desahuciado por una enfermedad en su tiempo mortal: adenodistrofia. Con la urgencia y necesidad de salvar al pequeño, ahora adulto, ha constituido la empresa GIA, en donde la mayoría de sus excelentes productos están elaborados con una cadena de aminoácidos que curan y previenen múltiples enfermedades.

Yo estoy feliz de participar con esta compañía, porque sus distribuidores tienen la noble filosofía de trabajar por la salud haciendo una cadena de favores; es decir, que promueven en una pirámide de prioridades, primeramente la alimentación adecuada, el deporte,  disminución de estrés y la suplementación, principalmente con aminoácidos, que disminuyen la carencia de proteínas que han favorecido tantas enfermedades como cáncer, esclerosis múltiple, alzahimer, y la común desnutrición.

Desde que utilizo estos productos, desd hace más de 5 años, no han tenido una alza en los precios, ya de por sí muy económicos. Una golosina “boli” con aminoácidos cuesta 8 pesos, y como ese, tienen galletas, ‘lechitas’, barras, malteadas, café, colágeno y suplementos en píldoras con protengia, que es la cadena de aminoácidos que favorece las funciones neurológicas adecuadas en el organismo y muchas otras más.

Me parece una gran oportunidad esta labor, ganando algo de beneficio económico, porque su distribución se hace como una red de mercadeo o multinivel, legalmente constituida y perfectamente justa, generosa y funcional para los distribuidores.

Es muy sencillo para el que la trabaja tejer esta red, de múltiples beneficios. Si estás dispuesto a contagiar salud con tu salud y recomendar el producto según los requerimientos de las personas, ya tienes un noble, humano, apasionante y benéfico trabajo y labor. Yo puedo conducirte y orientarte cómo hacerlo, comunícate conmigo y en poco tiempo estarás haciendo una cadena de favores, con lo que es más apremiante para nuestro país: SALUD.

______

Llama para scanner  de salud, consulta nutricional individual o de grupo, y sesiones de mutua ayuda para desordenes de la alimentación: 2230166.

Visto 302 veces