CONSEJOS PARA UN CAMINO DE RECUPERACIÓN EFECTIVO

Al programa de radio por internet: “Nutrición y belleza con Mónica Olguín”, de la semana pasada, invité a participar a una joven que pertenece al grupo de mutua ayuda CER, CUERPO Y ESPÍRITU EN RECUPERACIÓN, para hablar acerca de comer sin control por emociones, un poco de lo que escribí en este Magazine la semana pasada. 

Ella me cae muy bien por valiente, fue la única del grupo que aceptó la invitación, los demás no y con todo su derecho, porque el grupo es anónimo, confidencial y gratuito. Pero la joven reaccionó: cuando los invité les recordé acerca del doceavo paso de alcohólicos anónimos o del espíritu: "Habiendo tenido un despertar espiritual, llevamos estos principios en todas nuestras acciones y a todo el que lo necesite".

La participante me quitó el aire con lo que me respondió en vivo en el programa cuando, resumiendo, dije que debíamos encausar nuestras emociones en forma saludable en lugar de irnos sobre la comida; respingó: “Ok, ya diste la receta, ahora cómo le hago en la realidad para no irme sobre la comida, sobre todo en Navidad”. Lástima que aquí no cuento con emoticones, porque estaría lleno de muñequitos con lágrimas por risa.

Sí, pareciera que todos los artículos o publicaciones de autoayuda dieran recetas de cocina para ser más felices. Cuando nos dicen que todo está en la cabeza y que tenemos el poder de transformarlo todo. Entonces a los promotores de salud y belleza nos falta hacer énfasis en que nosotros también pasamos por un proceso de recuperación complejo, y gracias a esa dolorosa, paulatina y larga experiencia nos atrevemos a dar ciertos tips para lograr la recuperación, y ser libres de adicciones o desórdenes, en este caso de comida.

Ser sobrio con la alimentación, es decir, medido, aunque sea en época de fiestas, requiere trabajar mucho para llenar el alma y cambiarle de chip a la mente, no es solo porque me concentre en pensar: sí lo deseo, sí lo deseo, todo está en la mente, todo está en la mente, sí puedo, sí puedo. Más bien es trabajar en nuestro sentido de vida, motivaciones, estado de ánimo, manejo de emociones, erradicación de prejuicios y creencias que nos estorban, prácticas espirituales, terapias ocupacionales, actividad física, etc. Es reprogramar poco a poco la mente, con ideas poderosas, que me permitan ser el director de mis emociones.

Tener mente y espíritu entrenados requiere la misma dedicación o más que entrenar el cuerpo. Por eso este proyecto de recuperación a las adicciones es para valientes, pacientes, tenaces, creyentes, trabajadores, etc.; no es enchílame otra o un acto de simple concentración. Observar nuestras emociones, ver qué hacer con ellas que sea más saludable, aceptarme como soy, con todas mis carencias, realidades, luego llenarme de motivos como amor, compasión, gratitud, esperanza, es un camino complejo; simplemente es la misión para la que fuimos llamados, que nos libera de adicciones, pero tal vez, a los que promovemos este camino, nos falta recalcar que recorrerlo no está exento de sangre, sudor y lágrimas, no es una receta ni de cocina ni de doctor, y que no ha sido sencillo para nosotros, aunque no haya sido idéntica nuestra adicción o recuperación.

Me han dicho: “Qué fácil si tú siempre has sido flaca”; pues no, en la adolescencia fui gorda, y me ha tocado trabajar los 12 pasos del espíritu para manejar mi codependencia, adicción a las personas, donde el grado de dificultad es también elevado, pero poco a poco lo he logrado. A quien le caiga una piedrecita cuando tiramos hacia atrás, es casi seguro que requiere seguir un camino de recuperación, de recetear, pero nuestra mente y alma, algo muchísimo más meticuloso y complejo que seguir una receta de cocina.

Te hablo de esto con la satisfacción de haber recorrido personalmente el camino de las lágrimas, como dice Jorge Bucai, lo que me hace constar que es posible mejorar, cuidarnos en salud, crecer en espíritu y en consecuencia irradiar belleza interior.

------------------
Te espero en el grupo, consulta nutricional individual o grupal. Tel 2230166. 

Visto 365 veces