CONSEJOS PARA LOS QUE COMEN SEGÚN SUS EMOCIONES

En algún momento todos nos hemos ido sobre la comida en lugar de... llorar si estoy triste; de descansar si estoy cansado, de gritar si estoy enojado: mejor... como. Y las personas que han sido educadas en evadir las emociones, peor, porque ni cuenta se dan. Me han tocado pacientes con obesidad mórbida que refieren nunca sentirse tristes, ni enojados o cansados, ¿por qué creen?, porque siempre están anestesiados con grandes volúmenes de alimentos, azúcar y grasa y no se observan a sí mismos.

Pareciera que está bien sabroso vivir anestesiados pero las consecuencias de la obesidad cobran su factura en la salud y la vida, como cualquier adicción lo hace.
Diabetes, hipertensión, daños osteomusculares, cáncer en diferentes grados, son consecuencias de no voltear a ver nuestras emociones y hacer algo positivo con ellas, lo de menos es la baja autoestima por la apariencia y la frustración de ser esclavo de la comida.

¿Cómo le hago para no ser comedor emotivo o comedor compulsivo? Atrévete a sentir tu dolor, miedo, ansiedad, cansancio y vacío y has  algo positivo con ello.
Desde entrar a terapia psicológica, psiquiátrica, grupo de autoayuda, hasta atrevernos a llorar, gritar en el campo, pegar a un cojín, bailar, tejer, bordar, caminar, escribir, pintar, rezar.

Todos en muchas ocasiones hemos comido por compulsión, atracones, antojos, hambrunas, etc. Todos hemos creído poder quitarnos una adicción sin ayuda, y unos días sí podemos contenernos pero sin darnos cuenta ya agravamos otro aspecto, cómo aumentar el mal humor, el alcoholismo o tabaquismo, entre muchos otros males. Generalmente el encausar adecuadamente las emociones requiere de ayuda, desde un medicamento psiquiátrico, hasta una terapia ocupacional, cada quien tiene que revisar sus niveles de paz o ansiedad al disminuir su compulsión y enfrentarnos a nosotros mismos.

Parar de comer desenfrenadamente es como el manejo de la tarjeta de crédito: vale la pena parar de usarla, aunque ya deba mucho, haya comprado caro, sienta culpa, hay que parar, porque vamos a empezar a pagar, y cualquier cantidad menor es un esfuerzo menos. Si para dejar de comer sin control y por emociones, volteo a ver todo el largo camino que habrá que recorrer, aumento la ansiedad, porque estoy en el futuro, y no será posible lograrlo; el pensamiento es: paro al incremento de la deuda y “camino un día a la vez”, es decir, día a día, comida a comida, alimento por alimento, solo por este bocado.

Psicólogo, psiquiatra, nutrióloga, grupo, entrenador físico, guía espiritual en todo el proceso de manejar saludablemente las emociones pero, sobre todo: paciencia, tal cual como se paga una tarjeta de crédito, donde cada centavo menos cuenta, porque, imagina si no paramos. La comilona puede ser infinita; y las consecuencias, mortales.


Atender las emociones y curarlas de raíz es muy doloroso, como ir al dentista; en el inicio duele peor, luego te alivias. Se necesita valor y paciencia, camino para guerreros, nunca termina, pero vas disfrutando los cambios. ANÍMATE.

----------------------------
Grupo, consultas, asesorías, escáner para saber los suplementos que requieres, 2230166.

Visto 254 veces