CONSEJOS PARA DESAYUNO Y LUNCH

Afortunadamente el conocimiento acerca del cuerpo humano, salud, medicina y deporte ha evolucionado sorprendentemente. Sin embargo, tanta información nos confunde y ni siquiera del sentido común estamos seguros. Hasta en el tema del desayuno hay diferentes corrientes, creencias, estudios que se contradicen, etc, y hasta como nutriólogos podemos pensar diferente.

En el caso de la alimentación "muchos caminos llevan a Roma", pero no todos, y en el caso de si desayunar o no es bueno, también tenemos que hacerle caso al sentido común y a lo que es obvio y observamos en la realidad. Hay estudios que dicen que saltarse el desayuno genera riesgo de infarto, favorece la diabetes, obesidad y un sinfín de enfermedades; pero otros estudios dicen que el cuerpo humano aguanta hasta con comer una vez al día.

¿A quién le hacemos caso? A la práctica que nos conviene más por mejores resultados, porque en conjunto genera mejores hábitos de salud. Es cierto que la mercadotecnia exagera y saca provecho de ciertas ideas como: “El desayuno es la comida más importante del día, con los mejores cereales de caja que existen, por eso desayuna con tal o cual marca”. Entonces sale un estudio que dice que eso no es cierto.

Independiente de marcas o tendencias, saltarlo o no hace muchas diferencias en la salud, sobre todo en los niños que permanecen de 8 a 10 horas en la escuela, y es obvio que se sentirán mal, con debilidad y falta de rendimiento si dejan pasar tantas horas sin comer.

Por otra parte, cuando desayunamos poco las otras comidas son más abundantes, sobre la cena. El total de lo que se come es mayor y como todos sabemos que lo que comemos antes de dormir se gasta menos por el reposo. Las dos ideas anteriores no requieren estudios para confirmarlas, aunque dependen del metabolismo de cada persona: si no desayunamos y guardamos grasa por no comer, podemos activarla la primera hora después de despertar. Pero eso es minucia si evaluamos en la mayoría de las personas los beneficios de desayunar: mucha más energía y resistencia en las primeras horas de la mañana, cuando generalmente nos activamos, y comer en menores cantidades durante el resto del día, que generalmente hace una sumatoria menor en las calorías totales de la jornada. Recordemos que cuando comemos ‘muertos de hambre’ nos atascamos, vulgarmente hablando y la sumatoria ingerida es mucho mayor.

¿Cuál es el mejor desayuno? No tiene que ser de una marca de cereales y tampoco existe el alimento ideal o estrella. Incluir un poco de cada grupo alimenticio es suficiente, como: un trocito de fruta picada, un huevito o media taza de frijol, una tortilla de maíz y un cafecito. ¿Y el lunch?; debe ingerirse aproximadamente cuatro horas después del desayuno e incluir también un pequeño grupo de alimentos, como: yogurth descremado, zanahorias rayadas con limón y galletas de avena.

Un poquito de cada grupo de alimentos en esas dos comidas incluyen miles de combinaciones posibles. En mi época el desayuno era huevo y leche, generalmente en licuado, que es muy mala práctica porque son bombas que no se absorben; y de lunch la torta de jamón o de frijoles.

En la actualidad en las tiendas de autoservicio hay muchos pequeños contenedores de todos tamaños que facilitan cargar el desayuno y el lunch en forma segura, sobre todo para los que salen de casa muy temprano. ¿Y qué comer antes del ejercicio?: cualquier alimento que descontemos del desayuno o lunch, de preferenca que aporte energía, como fruta o cereal.

Para algunos el lunch es antes del desayuno para almorzar o comer más fuerte a las 11 o 12; eso también es adecuado y depende de las necesidades personales de acuerdo con horarios y cargas de trabajo. Comer saludable no es solo incluir alimentos de calidad; es equilibrar o comer un poco de cada grupo: cereales, frutas y verduras, guisos de carnes o granos como frijol, haba o garbanzo, lácteos y grasas buenas como aguacate, nuez, almendra, cacahuate.

Preelaborar desayuno y lunch desde el fin de semana o la noche anterior es hasta más importante que haber hecho la tarea, y ser saludable es mucho más importante que saber inglés, computación o tener buenos modales. El mejor desayuno y lunch está en variar y consumir un poquito de cada grupo de alimentos, ya que ser importante no significa que deba ser abundante y que nos predisponga al sobrepeso, porque también se da el caso de que el lunch de algunos niños parece la cafetería del grupo completo y eso también es muy dañino.

Ni jugos ni licuados, tampoco barritas y peperonis, más bien fruta y verdura en trozo con algún sanwichito, quesadilla o tortita; aguas de frutas  o de limón. Varía con poquitos cacahuates o nueces de vez en cuando y si el joven o niño te pide de vez en cuando alguna golosina, de preferencia que sea nutritiva como chocolate, palanqueta, alegría, moreliana etc.

-----------------------------------------------------------
Agosto y septiembre con promoción en consultas grupales e individuales.

Visto 404 veces