CONSEJOS PARA QUE LOS ALIMENTOS NO HAGAN DAÑO

No es suficiente incluir alimentos naturales o saludables para que la alimentación sea adecuada, es necesario tomar en cuenta las cuatro  leyes de la alimentación: calidad, cantidad, armonía o equilibrio, y adecuación. La última ley, adecuación, toma en cuenta todos los factores adicionales a la persona, como es su edad, posibilidades económicas, de tiempo, de salud etc, para preparar su dieta. 

La ley de la adecuación incluye también que los alimentos que escoge sean inocuos.

La palabra "inocuo" o inocuidad de los alimentos se refiere a que no hagan daño, no solo en la parte de limpieza, sino también de no ser tóxicos por la cantidad de conservadores, fertilizantes, hormonas, colorantes, métodos de preparación, etc. Algunos aspectos de este tema  están en nuestras manos controlar, como la higiene; otros en forma indirecta pero menos, como la toxicidad. 

Para disminuir la toxicidad de los alimentos es necesario variarlos, más naturales que procesados, preferir marcas confiables que lo respalden, evitar los ahumados, embutidos, al carbón, tostados, quemaditos o muy fritos. Incluir alimentos ricos en azufre, que es un buen desintoxicante como ajo, cebolla, col, coliflor, brócoli, así como beber  suficientes líquidos y hacer deporte. No se trata de exagerar o ser demasiado quisquilloso, pero sí es indispensable seguir las mínimas pautas de higiene: en la aseo personal, el lugar donde se preparan los alimentos, la desinfección de frutas y verduras, cocinar las carnes sin dejar partes medio crudas, beber leche pasteurizada y agua potable, tener prácticas adecuadas de cocción, almacenamiento, reutilización de sobrantes,  y todas aquellas normas que ya conocemos.

Hay muchas dudas respecto de la higiene, o podríamos llamarles mitos, como que la congelación mata bacterias, cuando en realidad solo detiene la descomposición, pero al descongelar sigan multiplicándose bacterias y parásitos. Otro mito es que el limón mata las bacterias en el pescado porque lo cuece, pero en realidad el producto cambia de color porque las proteínas se desnaturalizan, se convierten en aminoácidos, pero no porque se mueran las bacterias; el pescado no debe comerse crudo.

El consumo de alimentos en lugares abiertos, contaminados por moscas o de la ingesta de alimentos crudos, es más peligroso para grupos vulnerables como niños, enfermos de cáncer, sida, mujeres embarazadas, ancianos. Estas personas requieren mayor cuidado de no exponerse a tóxicos y contaminantes. La inocuidad de los alimentos tal vez es el aspecto del que menos se habla en una alimentación adecuada, pensando que es el que más se lleva acabo. Sin embargo, todavía existe mucha enfermedad precisamente por la no inocuidad de los alimentos, principalmente en épocas de calor, cuando aumentan las enfermedades gastrointestinales.

Elegir y manipular correctamente los alimentos para conservarlos inocuos es un arte, sobre todo si consideramos que solo es uno de los aspectos de todas las demás leyes que hay que seguir para tener una alimentación saludable.


------------
Promociones en vacaciones para consultas familiares.

Visto 914 veces