Joaquín Córdova http://andresestevez.mx Wed, 21 Aug 2019 17:09:52 -0500 Joomla! - Open Source Content Management es-es JUVENICIDIO http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21919-juvenicidio http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21919-juvenicidio JUVENICIDIO

Se priorizan las notas que venden o las que representan a un grupo de interés económico, más en un país de pocos lectores o indiferentes a lo que sucede en su propio entorno. Como que nos parece que es mejor enterarnos de lo que les ocurre a otros que percibimos alejados de nosotros o quizás queremos escapar de una realidad cercana que nos asfixia.

Eso sucedió recientemente con los lamentables casos de jóvenes universitarios que fueron víctimas de parientes, amigos cercanos o de la propia pareja que, se asume, debiera quererlos, aunque sea un poquito. El desconcierto comenzó cuando plantearon la hipótesis de presentarlos como consecuencias del descontrol del crimen organizado, que ha perdido el contacto o la complicidad de las autoridades federales y sienten que se quedaron colgados de la brocha frente a una guardia nacional que se despliega poco a poco por el territorio. Pero, sorpresa, no era el caso. Aun así, medios nacionales comenzaron a insistir en que ser joven en México es peligroso, que somos una nación que violenta a sus descendientes, pero las cosas no son tan sencillas como las quieren presentar.

«¿Se mata a los jóvenes por ser jóvenes? La respuesta debe construirse desde afuera de la posición binaria, lo que tenemos son necropolíticas que han ampliado la vulnerabilidad e indefensión juvenil, colocándolos como figuras centrales de las necrozonas. Que la violencia sea la principal causa de muerte de la población joven latinoamericana y que se mantengan los modelos económico-sociales que generan esta muerte o que se mantengan los fracasados y mortecinos marcos prohibicionistas, policiales y militares, con tan alto nivel de asesinatos de personas jóvenes, conlleva responsabilidad de Estado, además de que se desatiende la obligación del Estado de garantizar la seguridad de la población.» José Manuel Valenzuela Arce. Trazos de sangre y fuego. Bionecropolítica y juvenicidio en América Latina. Centro Maria Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados en Humanidades y Ciencias Sociales y Universidad de Guadalajara 2019.

La agresión contra los jóvenes no es pareja, se ensaña con los marginados, los discriminados, los más vulnerables por su posición socioeconómica, allí es donde están haciendo estragos las políticas económicas que los deja sin derechos educativos o laborales frente a un capitalismo voraz que se alimenta de la inseguridad y la corrupción para justificar sus fracasos si de justicia distributiva se trata. Nuestros países son los más desiguales del mundo en la distribución de la riqueza: producimos poquitos supermillonarios y muchísimos pobres, unos como consecuencia de los otros.

«Los jóvenes no creen ni confían en las promesas de futuro, sus inciertos asideros reposan sobre el quebranto de la esperanza y en la convicción de que ellos no son invitados al banquete del consumo dispendioso tan publicitado por los agoreros del sistema. En todo caso, sus opciones no se conforman a partir de los canales tradicionales de movilidad social que se encuentran obliterados para ellos, excluidos del acceso a empleos dignos o tan solo formales, de garantías de seguridad social o de la educación como dispositivo certero para la construcción de proyectos viables de vida. Frente a este escenario emerge el presentismo intenso que conduce por senderos distintos a los establecidos por las narrativas modernas. Entre las opciones conformadas desde este presentismo, se encuentran las de quienes, tras muchos intentos fallidos, abandonan el empeño por acceder a los canales del empleo y la educación y se resignan a la idea de que esas vidas legitimadas no son las suyas. Algunos optarán por la realización de actividades de alto riesgo y adrenalina, otros encontrarán sus opciones en la alteración de las percepciones mediante sustancias legales o ilegales, otros buscarán acceder al dispendio y consumo prometido a través de actividades ilegales e incursionarán en los espacios del narcomundo tratando de encontrar los satisfactores de consumo y poder que conlleva, incluido el consumo ostentoso, las mujeres trofeo, la vida al límite, el poder. El presentismo intenso refiere al abandono de la ruta de vida prefigurada para buscar atajos o caminos alternos conformados desde perspectivas ancladas al aquí y el ahora, en el disfrute de las opciones disponibles, en jugársela a pesar de los riesgos, en asumir que “la vida es corta y, además, no importa”, o que “más vale una hora de rey que una vida de buey”, frente a la condición inaccesible de los satisfactores apetecidos y la evanescencia del futuro como escenario de certezas.»

Eso sí es un juvenicidio, término que pretende precisar una situación compleja pero que es resultado directo de políticas públicas que priorizan los beneficios de una élite sobre los de la mayoría de la población. Como dice José Manuel Valenzuela:

«Hace casi una década, desarrollé el concepto de juvenicidio con cuatro objetivos inaplazables. El primero de ellos es señalar y visibilizar la enorme cantidad de jóvenes asesinados en América Latina, muerte artera e impune que se ha ensañado con las juventudes precarizadas inscritas en grandes estrategias bio- y necropolíticas. El segundo objetivo es hacer visibles pertenencias, adscripciones y repertorios identitarios que incrementan las posibilidades de que un joven sea asesinado. El tercer objetivo consiste en desarrollar estrategias y propuestas de orden académico y político orientadas a impedir la continuación de asesinatos y masacres de jóvenes. El cuarto objetivo consiste en identificar causas y responsables de tanta muerte innecesaria.»

Y sí, ser joven en nuestros países desiguales, injustos y corruptos es muy peligroso. Nada más resta mantener la esperanza de que los casos judiciales contra exfuncionarios e influyentes de primer nivel acusados de desvíos de recursos públicos no sean flor de un día, sino algo permanente que evite que se repitan y que impacte en una menor desigualdad y mayor oportunidad de desarrollo para cualquier mexicano.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 16 Aug 2019 10:54:45 -0500
LOS DESAFÍOS http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21846-los-desafios http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21846-los-desafios LOS DESAFÍOS

A diferencia de los animales sabemos que vamos a morir, aunque no sabemos cuándo. Esa macabra certeza nos impulsa a hacer lo que de otra manera estaríamos posponiendo indefinidamente; también nos hace construir una serie de rituales alrededor de la muerte, del duelo, de la resignación a la pérdida cuando el fallecido es otro, entre más cercano peor. Dicen algunos estudiosos de la naturaleza humana que la conciencia de ser mortales nos lleva a querer vivir otras vidas diferentes a la “real”, a la objetiva, a la que aparece como simple cotidianidad. Y que leer literatura de manera paciente y placentera nos sirve para eso.

Nuestros niños y jóvenes no leen, a veces ni sus padres y maestros, porque estamos “entrenados” para eso, nos han inculcado por décadas que leer es aburrido, que no sirve en la vida cotidiana, que es difícil y no vale la pena. El objetivismo y falso cientificismo escolar ha expulsado los sentimientos y emociones de las aulas y los planes de estudio, por eso hay que proponernos y lograr:

«Desarrollar las interrelaciones entre la expresión oral y escrita con la lectura y sus experiencias en la vida cotidiana para recuperar el énfasis en la apropiación y generación de conocimientos, con el fin de generar ideas creativas y fomentar el pensamiento crítico que resulte siempre en la expresión escrita, en textos que tendrán vinculación con algún proyecto cultural, social, artístico o de investigación de la naturaleza, con carácter multi e interdisciplinario en el que participen los jóvenes; o bien, que escriban textos que expresen sus emociones y sentimientos, sus ilusiones y utopías. Tal vez recuperemos la poesía, el relato, la novela como expresión de la juventud del siglo XXI.»

Nuestras matemáticas escolares se han reducido a la repetición absurda de algoritmos sin relación alguna con las actividades diarias, la anti-pedagogía se ha apoderado de este importante campo del saber humano. Paradójicamente, el buen desempeño de nuestros estudiantes en competencias de cálculo mental, en resolución de problemas, permite suponer que el problema está en las prácticas enraizadas de un sistema educativo que se resiste a cambiar. Los números son solo la expresión de algo más complejo:

«Desarrollar el pensamiento lógico-matemático. Las matemáticas, en la formación del ser humano, deben favorecer la adquisición y el desarrollo de formas del pensamiento y de competencias como: conjeturar, argumentar/demostrar, generalizar, modelar y desarrollar estrategias para la solución de problemas. Éstas son competencias que se favorecen con el adecuado estudio de las matemáticas, pero que son útiles, tanto para adquirir conocimientos de otras materias, como para la vida diaria.»

Nos alarmamos de los efectos de la desertificación, del calentamiento global, de la contaminación acelerada y a veces irreversible de suelos, ríos, océanos, selvas, de la desaparición de especies completas que merecían compartir el mismo planeta con nosotros que presumimos de inteligentes, de previsores, de ser los reyes de la creación.

«Promover entre los estudiantes la comprensión de la naturaleza, mediante la práctica del pensamiento y de los métodos de la ciencia como formas de acceso sistemático al conocimiento que les permita explicar, valorar y conducirse en el entorno en que se desenvuelven, siempre vinculado a problemáticas reales, a la sustentabilidad y a los cambios requeridos en el ejercicio científico para garantizar la supervivencia de la vida humana y de los ecosistemas en el planeta.»

El modelo científico heredado del positivismo ya dio de sí, ahora no es capaz de explicar fenómenos nuevos o interrelacionados, hay que sensibilizarnos en los cambios hasta en las maneras de conocer las nuevas realidades distorsionadas por la tecnología y no solo intentar adaptarse a ella de manera acrítica e irresponsable. Hay que insistir en la transdisciplina, en las interacciones entre los distintos campos de conocimiento que ya no pueden vivir separados.

«Promover la comprensión del entorno social de los estudiantes a través del pensamiento y los métodos de las ciencias sociales, lo que implica el entendimiento integrado de estas y de sus diversas manifestaciones culturales. El conocimiento se generará a partir del estudio de problemas locales que se vincularán con la situación nacional y mundial en la que se ubican los mismos, con la finalidad de facilitar la comprensión de la diversidad de manifestaciones sociales de acuerdo a los contextos. Promover en los estudiantes la práctica del civismo, la lógica, la ética, la estética y la filosofía, con el fin de formar ciudadanos responsables que se reconozcan como personas con valores positivos y con un sentido de pertenencia e integración social, capaces de aportar elementos valiosos para su comunidad y el país.»

http://sems.gob.mx/work/models/sems/Resource/13005/1/images/L%C3%83%C2%ADneas%20de%20pol%C3%83%C2%ADtica%20p%C3%83%C2%BAblica_Diseno.pdf

No todos los desafíos están siquiera enunciados, estos son algunos de los más importantes, pero al menos se consideran en las líneas de política pública para la educación media superior impulsadas por este gobierno federal. Falta capacitar a directivos, docentes y personal administrativo, informar a estudiantes y padres de familia para estar todos en la misma sintonía. El tiempo no espera.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 09 Aug 2019 11:01:32 -0500
MEXICANOS DEL SIGLO XXI http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21795-mexicanos-del-siglo-xxi http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21795-mexicanos-del-siglo-xxi MEXICANOS DEL SIGLO XXI

Este lunes 5 de agosto será importante para cientos de miles de estudiantes de educación media superior —bachilleratos y preparatorias, públicas y privadas—: casi la mitad iniciarán ese ciclo escolar después de terminar la secundaria, la otra parte reiniciará sus afanes para terminarlo y continuar al siguiente nivel o incorporarse al mundo laboral.

Formar ciudadanos en y para este siglo XXI no será fácil. Los retos parecen inéditos porque el contexto histórico lo es, aunque la permanencia en la necesidad de algunos aprendizajes que nos distinguen como seres humanos sigue vigente. ¿Cómo hacerlo?

No podemos seguir “normalizando” la violencia, los feminicidios, los odios e intolerancias, la mentira y la corrupción, la destrucción del planeta; tampoco las desigualdades, la pobreza o las adicciones.

«Se buscará que alumnos, profesores y directivos se comprometan con una cultura de la paz y promuevan un ambiente de seguridad en el interior de los planteles y las comunidades, mediante actividades académicas, culturales, artísticas y deportivas que fomenten la convivencia plural.»

Somos seres sociales, en colectivo hemos podido sobrevivir y construir conocimiento para disfrutar de la vida, porque sabemos que vamos a morir. Necesitamos que las escuelas influyan en las comunidades donde se asientan y más allá, para bien. Ser profesor no es una chamba, es un compromiso con la sociedad que forma y lo forma.

«La Educación contribuirá a reducir brechas socioeconómicas entre la población mediante el aumento, diversificación y mejora de la calidad de la oferta educativa, con planteles mejor equipados, así como docentes capacitados y comprometidos con la formación y desarrollo integral de sus estudiantes. De esta forma, el estado mexicano atenderá la obligación constitucional de garantizar un espacio a todos los jóvenes que cumplen con los requisitos y demandan servicios educativos, porque la educación directamente no mejora los ingresos, pero sí genera condiciones para acceder de mejor forma a una vida productiva y útil; por tanto, la sociedad deberá desarrollarse para incorporar a los jóvenes a más y mejores empleos dignamente remunerados.»

La educación pública no puede ser una simple burocracia aún en el mejor sentido, tiene que ser un sistema de apoyo con intencionalidad clara, que logre hacer posible lo deseable.

«Brindar oportunidades de acceso a los servicios educativos, con especial atención a poblaciones vulnerables por su condición social o por alguna discapacidad. [...] Garantizar condiciones suficientes de operación y calidad en la prestación del servicio educativo en todos los subsistemas públicos. [...] Fortalecer los procesos de gestión y administración escolar, orientarlos con una visión de género, igualdad y atención a la diversidad.»

De la enorme cantidad de conocimiento generado en la historia del homo sapiens hay que elegir y jerarquizar. No se trata de saberlo todo, pero sí de ver la realidad en su integralidad, que pasemos de datos o información a saberes y habilidades a través de la reflexión crítica. Que la técnica sea con visión de futuro y no de mera capacitación de mano de obra barata acrítica y sumisa.

«Garantizar la relevancia y pertinencia de los planes y programas de estudios, que articulen y atiendan las necesidades de la comunidad, para que lo enseñado y lo aprendido tenga significado e importancia para los alumnos como parte de la sociedad. Revalorar la educación profesional técnica y tecnológica y favorecer en los estudiantes de estas opciones educativas los aprendizajes propios del siglo XXI, que les permitan una adecuada incorporación al ámbito laboral, a la educación superior y, en general, una integración plena a la sociedad.»

No todo lo que se publica o aparece en los medios de comunicación masiva o en las redes sociales es verdadero, frecuentemente esos medios —de los que hasta sus creadores reniegan por el creciente mal uso que se hace de ellos— son promotores de violencia, prejuicios, falsedades, fanatismos, odios.

«Fortalecer las habilidades de autoaprendizaje, búsqueda y selección de información en todos los estudiantes de la educación media superior, con una perspectiva crítica de los contenidos y materiales disponibles en medios electrónicos, plataformas virtuales, redes sociales y otras fuentes de información propias del siglo XXI, con independencia del subsistema y la modalidad de estudios.»

Somos una sociedad diversa a pesar de los esfuerzos interesados por uniformar nuestra apariencia, nuestro pensamiento, nuestra forma de amar o convivir, y con esa diversidad debemos trabajar en las escuelas.

«Fortalecer los programas de permanencia de los estudiantes para disminuir la deserción y el abandono escolar del nivel educativo. Vamos a buscar que la escuela garantice la permanencia en el sistema escolar y la satisfacción efectiva del aprendizaje, que lo que está en ella sea atractivo, de interés para los alumnos y les de expectativas, en el futuro, de sus vidas. [...] Prevenir la violencia desde los planteles, a partir del establecimiento de una cultura de la paz que promueva ambientes sanos y seguros, principalmente con los estudiantes que viven en zonas marginadas, para evitar que estos se integren en actividades ilícitas. Se promoverá la práctica del respeto a ellos mismos y a los integrantes de su comunidad. [...] Promover el reconocimiento, goce y ejercicio del derecho a la igualdad y no discriminación de los grupos y poblaciones históricamente excluidos para prevenir y eliminar prácticas segregatorias que atentan contra la dignidad humana. [...] Reforzar la formación y el compromiso del ciudadano que estamos formando en materia de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente considerando los desafíos que en esta materia enfrenta la sociedad actual.» Todas las citas: Juan Pablo Arroyo Ortíz. Líneas de política pública en Educación Media Superior. 2019.

http://sems.gob.mx/work/models/sems/Resource/13005/1/images/L%C3%83%C2%ADneas%20de%20pol%C3%83%C2%ADtica%20p%C3%83%C2%BAblica_Diseno.pdf

A pesar de todo habrá quienes estén en contra, siempre hay los que se benefician de la ignorancia, de la falta de ética, de la carencia de una ciudadanía crítica y reflexiva, de los entornos violentos, de la pobreza y de la falta de oportunidades. Pero son los menos.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 02 Aug 2019 13:42:28 -0500
NORMALIZAR LA VIOLENCIA II http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21734-normalizar-la-violencia-ii http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21734-normalizar-la-violencia-ii NORMALIZAR LA VIOLENCIA II

“Vamos a cerrar la puerta porque acaba de haber una balacera aquí cerca y luego a los delincuentes se les ocurre esconderse en los locales que encuentran abiertos”, así dijo la encargada del restaurante mientras procedía, con los meseros, a cerrar la vieja y gruesa puerta de madera que da a la calle. Mientras lo hacían pudimos observar que en el restaurante especializado en pizzas de enfrente sucedía lo mismo. Los comensales apenas atinamos a mirarnos los unos a los otros. La advertencia de cierre fue hecha sin revelar pánico o nerviosismo, como si ya fuera procedimiento usual, sin sorpresa.

La encargada y los meseros daban seguimiento a los sucesos a través de grupos de whatsapp en sus celulares o por los portales independientes de noticias, otros a través de enlaces radiofónicos. Parecía un guión ensayado.

Lo primero que se supo fue el enfrentamiento entre policías municipales y los tripulantes de una camioneta en la avenida Independencia, dos de los policías fueron asesinados. Grabaciones de ciudadanos con los sonidos de los disparos de fondo, incluso ráfagas de metralleta y especulación sobre la ubicación, se hablaba de la Plaza de los Insurgentes, cercana a la sede del Guanajuato International Film Festival (giff) del Centro Cultural Nigromante, versión reforzada por el paso de patrullas por las estrechas y congestionadas calles de San Miguel de Allende con la sirena abierta.

Estábamos apenas a decenas de metros de La Parroquia, que es como conocen los lugareños a su imponente iglesia de fachada pretendidamente gótica en cantera rosa, apenas a un ladito el escenario público y al aire libre del giff, lugar de proyección de algunas de las películas nominadas a diferentes categorías, escenario de conciertos y de la llamada “alfombra roja” por donde desfilaron artistas, productores, directores y demás celebridades frente a la prensa nacional e internacional.

También a corta distancia, el recién remozado Teatro Angela Peralta fue sede de las conferencias magistrales de directores y de la proyección, casi continua, desde la mañana hasta la noche, de algunas de las cintas y documentales participantes, cuya reseña podía leerse en los principales medios impresos y electrónicos.

Por lo mismo, parecía increíble que, en esa pequeña ciudad, repleta de galerías, tianguis especializados en diseño independiente de joyería, de vestimenta, de pintura y escultura, con música en vivo en sus bares y cafeterías, con turismo nacional y extranjero aprovechando las vacaciones de verano, a “alguien” se le ocurriera “calentar la plaza” con el asesinato, sin sentido estratégico aparente, de dos policías municipales.

Si fue un mensaje para alguien, solo ese alguien se pudo dar por aludido. Mientras, dejó a la población y sus visitantes sumidos en el caos informativo y en medio de operativos policiacos sin un orden aparente, pero, a su modo, muy espectaculares.

Saliendo del centro de la ciudad hacia la carretera a Dolores Hidalgo estaba la zona de la persecución, lugares popularmente conocidos como El Mexiquito, Loreto o la colonia San Luis Rey que conviven geográficamente con fraccionamientos residenciales para personas con muy alto poder adquisitivo, muchos de ellos extranjeros, cercanos también a la antigua fábrica de textiles La Aurora, convertida ahora en sede de innumerables galerías y talleres artísticos de todo tipo, desde telares, fotografía, pintura, escultura, cerámica y demás.

Para presumir de efectividad, la policía pronto reportó dos personas detenidas e hizo circular las fotografías por las redes sociales, pero los desmentidos no tardaron en llegar, por lo menos uno de ellos, un estudiante de bachillerato, simplemente andaba de curioso cuando “se lo cargaron”, su hermana se encargó de compartir por Facebook y el asunto se viralizó con rapidez. Afortunadamente lo dejaron libre al día siguiente y el otro al parecer sigue detenido. Con todo y que las cámaras del C4 —que estaban sospechosamente “inhabilitadas” al momento del asesinato de dos jóvenes mujeres en un puesto de tacos hace algunos días y que provocara manifestaciones de repudio— pudieron dar seguimiento a una camioneta negra donde viajaban los presuntos homicidas. Todo ocupante de un vehículo de ese color que se encontraba en los rondines policiacos fue acusado de conducir un auto robado, así lo publicó una joven que estaba realizando su examen de ingreso a una universidad y cuyos padres la esperaban estacionados fuera de la misma; hasta foto publicó denunciando el “incidente”.

Los vacíos informativos y las reacciones exageradas de algunas autoridades fueron llenadas por las redes sociales, a veces con tino como en los casos relatados anteriormente, en otras incrementando la incertidumbre y queriendo provocar pánico “recomendando” que no se saliera a las calles.

A veces hay que llegar a particularizar para que las muertes, el ambiente de violencia no sea una simple nota perdida en los medios de comunicación y se convierta en una estadística. Cualquiera que ande armado por las calles y se sienta impune puede provocar una tragedia, causar pánico, manchar la reputación de un lugar y a sus habitantes, afectar negativamente la economía.

Mientras eso sucedía nos enteramos de que Querétaro no será, como sí ha sido en años anteriores, sede del Photo Fest, que ahora estará en noviembre en San Miguel de Allende.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 26 Jul 2019 13:36:23 -0500
EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21691-equidad-en-la-educacion http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21691-equidad-en-la-educacion EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN

Somos uno de los países más desiguales del mundo. La brecha entre ricos y pobres es cada vez más ancha, hay un diseño institucional que favorece que la riqueza que producimos entre todos se concentre en unas cuantas familias a costa de los demás. La movilidad social basada en el conocimiento y el esfuerzo es prácticamente inexistente desde hace, por lo menos, dos décadas, lo que significa que la riqueza y la pobreza se heredan independientemente de las políticas sociales y económicas que debieran producir el efecto contrario.

En ese desventajoso contexto que produce como efectos, entre otros, un imparable abandono escolar, desinterés de profesores y estudiantes por innovar la práctica educativa, creciente desintegración familiar donde los hijos son simple moneda de cambio entre los integrantes de la pareja, embarazo infantil y juvenil, incremento en el consumo de drogas, mayor violencia, desesperanza en un futuro mejor o al menos con la misma calidad de vida que los padres —con más de la mitad de la población en situación de pobreza tampoco es algo motivador—, hay la urgente necesidad de hacer cambios radicales en las instituciones que favorecen el cierre de esas brechas socioeconómicas, comenzando por la educación pública.

Lo mínimo que se puede ofrecer es un piso lo más parejo posible. Sabemos que hay escuelas para ricos y escuelas para pobres. Las primeras están mejor equipadas material y tecnológicamente; a fin de cuentas, son un negocio y se tienen que vender. Las segundas apenas cuentan con lo más indispensable, y a veces ni eso. Pero la inteligencia está repartida democráticamente, la curiosidad, la capacidad de asombro, las ganas de aprender y progresar no distinguen origen social o ingreso económico familiar. Entonces hay que garantizar, a todos, el mismo acceso al conocimiento y un ambiente que facilite el desarrollo de aptitudes y competencias, para que las brechas socioeconómicas no se conviertan en un destino ineludible.

Ya perdimos mucho tiempo en imponer una reforma educativa planeada desde el escritorio, vertical y autoritaria, que buscaba culpar a los maestros dejando fuera de la jugada el papel de los directivos —frecuentemente improvisados pero influyentes para ser nombrados y ganar altos sueldos injustificados—, de los medios de comunicación y de una casta política predadora y profundamente corrupta.

Y aunque los cambios tardarán en verse y asentarse, hay que hacerlos de la mejor manera posible y con la participación de todos los interesados. Veamos el caso de la educación media superior.

«La propuesta educativa de la actual administración 2018-2024 considera de manera prioritaria que se deben reconocer las necesidades y condiciones reales de los estudiantes y, con base en ello, se definirá el perfil del ciudadano que se quiere formar y las rutas que deberán implementarse desde el sistema educativo, que favorezcan la formación integral y la reducción de las desigualdades sociales que permita consolidar la calidad y equidad en la educación. Que los estudiantes tengan los elementos necesarios para continuar con su formación superior, o bien, incorporarse a la vida laboral. Esto será la base de un replanteamiento curricular que surgirá del consenso de los actores educativos.»

El conocimiento no es transferible en el sentido de que no basta que uno aprenda para que los demás —sin esfuerzo y participación alguna— sepan lo mismo y al mismo tiempo. La primera tarea es caracterizar y tomar en cuenta a quienes deben aprender en un sistema escolarizado.

«Se considera a los estudiantes, en su mayoría jóvenes entre 15 y 18 años de edad, como los actores centrales de este nivel educativo. Es necesario fortalecer el significado del aprendizaje y la calidad de la enseñanza para motivar el interés de los estudiantes, a través de recursos didácticos adecuados y la incorporación de una oferta, una formación pertinente, que se relacione cada vez más con su vida diaria y con las expectativas de su futuro. Para que exista una educación de calidad se deben contemplar al menos las siguientes condiciones: pertinencia, que significa un currículum adecuado a las circunstancias de los estudiantes y, relevancia, que sea acorde con las necesidades de la sociedad y del alumno como parte de ella. Además, lograr que los jóvenes accedan a la escuela, permanezcan en ella hasta el final del trayecto obligatorio y egresen con los aprendizajes establecidos en los planes de estudio, esto es, que los aprendizajes sean perdurables, que aprendan a aprender y que se traduzcan en comportamientos sustentados en valores individuales y sociales.»

No hay mayor injusticia que tratar igual a desiguales. Cualquier sistema educativo debe contemplar las diferencias y establecer los mecanismos compensatorios necesarios para que todos los estudiantes se sientan seguros, confiados, acompañados y dediquen su principal esfuerzo a aprender. No vivimos segregados o divididos por categorías, en todo núcleo social conviven personas con alguna discapacidad con temporalmente capacitados, habilidosos en matemáticas y otros en lenguaje o en algún deporte o manifestación artística, flacos y no tanto, altos y bajos, rubios y morenos, bueno, hay de todo, por eso queremos una educación que incluya todas las diferencias.

«Para ello es necesario contar con recursos humanos calificados y materiales suficientes que se aprovechen de manera racional, que se tome en cuenta las brechas de desigualdad que hay entre los estudiantes, y que se ofrezcan apoyos especiales a quienes lo requieran, para que los objetivos educativos sean alcanzados por el mayor número posible de los estudiantes.»

Pero los esfuerzos educativos de poco sirven si los estudiantes sienten que la escuela los abandona, que no cubre con sus necesidades de conocimiento, de posibilidad a futuro, si no les ayuda a identificar sus emociones y a controlarlas, si no reciben un apoyo solidario de la comunidad escolar.

«Un problema urgente por resolver es el abandono escolar, visto de otro modo, es la exclusión de muchos jóvenes de la oportunidad de estudiar. En este sentido, se buscará disminuir y superar todo tipo de exclusión educativa, así como identificar las razones y procesos de la deserción escolar. Se propone revisar las condiciones que existen en la comunidad estudiantil de este nivel educativo: edad, desarrollo socio-afectivo, logro escolar, hábitos de estudio, situación económica de la familia, estado de salud, acceso a la infraestructura educativa física o virtual, por mencionar solo algunas; también se propone revisar el funcionamiento de los programas que se han implementado, con el objetivo de disminuir el abandono escolar y que no han logrado los resultados esperados.»

http://sems.gob.mx/work/models/sems/Resource/13005/1/images/L%C3%83%C2%ADneas%20de%20pol%C3%83%C2%ADtica%20p%C3%83%C2%BAblica_Diseno.pdf

Dizque son vacaciones o receso escolar y en estas estamos.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Mon, 22 Jul 2019 13:55:32 -0500
MAQUIAVELO RECARGADO http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21498-maquiavelo-recargado http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21498-maquiavelo-recargado MAQUIAVELO RECARGADO

Lo dice de viva voz e imagen ese que llamaban «el innombrable» porque, aunque todos sabían quién era, decir su nombre se consideraba peligroso por el poder acumulado que tenía y que, dicen, sigue teniendo. Es la serie titulada ‘1994’, disponible en una de las plataformas de streaming —según Wikipedia: “Termino anglosajón que se refiere a la transmisión de contenido "multimedia" a través de una red de telecomunicaciones electrónicas (internet), permitiendo la reproducción del contenido al mismo tiempo que es descargado.”— y se refiere a la coyuntura política abierta en ese año con el asesinato del candidato presidencial priista Luis Donaldo Colosio y con la insurrección zapatista, y con la puesta en marcha del TLC, y con...

¿Qué dice Carlos Salinas? Cita a Maquiavelo cuando se refiere a las reformas políticas y una de sus principales dificultades: los seguros perjudicados sienten sus efectos de manera inmediata, los supuestos beneficiados tardan en recibir los beneficios. Y en ese lapso se abre la oportunidad de cuestionar e intentar derribar o acotar las reformas.

En ese tiempo nos encontramos. Las viejas prácticas tardan en desaparecer y las nuevas no han logrado mostrar sus efectos. La Maestra en Ciencias Sociales Marcela Echandi Gurdián lo pone más facilito: «Resulta claro que cuando un determinado grupo social obtiene beneficios en virtud de una ley que favorece sus intereses, es absurdo esperar que ese grupo desee terminar o ceder sus privilegios. Por ello ocurre tan frecuentemente que el Estado sea el instrumento para resguardar los intereses de esa clase dominante, que es una minoría y que luchará por cualquier medio para mantenerlos. Salvo que sea una situación de urgencia o crisis insostenible que no admita ser diferida, el orden social se resiste al cambio. Los grandes cambios traen consigo alteración del orden precedente e incertidumbre en sus resultados, por lo cual son resistidos la mayoría de las veces. Esto, en virtud de dos fuerzas: el temor a lo desconocido y la opresión de los más fuertes que desean mantener su posición. De esta manera, es como las leyes legitiman el predominio de los grandes sobre el pueblo; pues una ley no deja de ser tal, sino por otra que le derogue o le reforme. Mientras esto no ocurra, la ley antigua actuará contra el cambio.»El concepto de Estado y los aportes de Maquiavelo a la teoría del Estado”, Msc. Marcela Echandi Gurdián. En Revista de Ciencias Jurídicas Nº 119 (155-184) mayo-agosto 2009

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/juridicas/article/download/9777/9223

Las resistencias y sus patrocinadores están a la vista, con el poder que siguen teniendo y que acumularon por sucesivos sexenios. La corrupción desmedida de la que gozaron y que puede ser su perdición tampoco es novedosa, menos lo fue su alianza con una clase política obsequiosa y lambiscona, capaz de cualquier cosa con el fin de conservar el poder. Para el político florentino nacido en 1469 tal cosa es de esperarse: «Aquí debe hacerse notar que el odio se adquiere mediante las buenas acciones tanto como mediante las malas; por esto, como dije más arriba, si un príncipe quiere mantener el Estado, a menudo se ve obligado a no ser bueno; cuando la mayoría, ya sea pueblo, soldado o grandes, de la que piensas tener necesidad para mantenerte, está corrompida, te conviene seguir su humor para satisfacerla, y entonces las buenas acciones serán tu perdición». La cita se encuentra insertada en el artículo de la Maestra Echandi, quien defiende la idea de que cuando Maquiavelo habla de Estado, se refiere al “estado” de cosas vigente en el momento; para ella Nicolás no es un reformador, por lo menos en el momento que escribe lo citado, sino un conservador que plantea las maneras en que ese estado de cosas se mantenga.

Regresando a las resistencias que presentan las minorías tradicionalmente privilegiadas, Echandi recupera una cita de Hegel sobre el tema «…La primera visión que de la historia tenemos nos presenta las acciones de los hombres, como naciendo de sus necesidades, de sus pasiones, de sus intereses y de las representaciones y fines que se forjan según aquellos: pero también naciendo de sus caracteres y talentos […] Pero las pasiones, los fines del interés particular, la satisfacción del egoísmo, son, en parte, lo más poderoso: fúndase su poder en que no respetan ninguna de las limitaciones que el derecho y la moralidad quieren ponerles, y que en la violencia natural de las pasiones es mucho más próxima al hombre que la disciplina artificial y larga del orden, de la moderación, del derecho y de la moralidad […] si miramos a los individuos con la más honda piedad por su indecible miseria, hemos de acabar lamentando con dolor esta caducidad y –ya que esta decadencia no es solo obra de la naturaleza, sino de la voluntad humana– con dolor también moral, con la indignación del buen espíritu, si tal existe en nosotros.»

Los recursos legales para obstaculizar las obras del aeropuerto en Santa Lucía, la defensa de la construcción del NAIM en Texcoco, las desvergonzadas resistencias de burócratas de diferentes organismos o instituciones para seguir con sus escandalosos salarios y prestaciones, las vacas sagradas de la cultura y la ciencia que reciben dinero sin merecerlo, los intelectuales orgánicos que añoran los tratos de una kakistocracia enquistada en instituciones académicas y culturales, las guarderías que se amparan para recibir, ellas, las becas que corresponden a cada niño sin atender a resultados de auditorías, a asegurar que en realidad atienden con seguridad y pertinencia a la población que dicen tener; eso y más son signos de ese espacio de tiempo que parece indefinido en su duración y resultados, y lo que vaya surgiendo en los próximos meses que dan cuenta de esa falta de voluntad –no podía ser de otra manera–, de sumarse a un proyecto nacional equitativo e incluyente.

Se acaba el espacio, mejor terminar con dos citas más de Maquiavelo: «…no se necesita ni mucho valor ni mucha fortuna, sino más bien una acertada astucia…Pues en toda ciudad se encuentran estas dos inclinaciones distintas: el pueblo desea no ser dominado ni oprimido por los grandes, y los grandes desean dominar y oprimir al pueblo; de estas dos inclinaciones opuestas nace en las ciudades uno de estos tres efectos: o principado, o libertad, o anarquía. […] …quien en los actuales tiempos quisiera fundar una república, le sería más fácil conseguirlo con hombres montaraces y sin civilización alguna, que con ciudadanos de corrompidas costumbres, como un escultor obtendrá mejor una bella estatua de un trozo informe de mármol que de un mal esbozo hecho por otro.»

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 21 Jun 2019 12:52:34 -0500
A FAVOR DEL PESIMISMO http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21453-a-favor-del-pesimismo http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21453-a-favor-del-pesimismo A FAVOR DEL PESIMISMO

Los pesimistas, esos seres indispensables que nos llevan a actuar para contradecirlos, anuncian que la estupidez humana ya llegó al límite que el planeta le permite, que no estamos en el fin del mundo porque la Tierra seguirá ocupando su lugar en la órbita de nuestro sistema solar, pero sí en el fin de la especie humana que, como verdadera plaga apocalíptica, se ha ocupado de destruir todos los sistemas y recursos que hacen posible la vida en esta partícula de polvo galáctico.

Nuestra economía es todo lo antiecológica que puede ser. Anclados en la idea inmediatista de que el consumo desenfrenado e irresponsable nos lleva a la felicidad, hemos privilegiado teorías y prácticas que solo aceleran el deterioro del único lugar en que podemos sobrevivir.

En un mundo con fronteras cada vez más artificiales, conjuntar esfuerzos sigue siendo importante. Las organizaciones internacionales con cierta capacidad de convocatoria trabajan para poner en sincronía los esfuerzos que podrían detener el deterioro planetario y hacer la vida más vivible para casi todos. Por ejemplo, la ONU establece como objetivo importante la reducción de desigualdades — décimo objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030—, que cada país firmante debe trabajar, con la soberanía económica que le quede después de padecer un sistema económico depredador, injusto y que requiere de la desigualdad para seguirse desarrollando.

Para evitar naufragar en cifras que por su tamaño llegan a quedar sin significado, tomemos el caso de México. Ya en un texto anterior publicado en este semanario hacíamos referencia al Informe de Movilidad Social en México 2019: hacia la igualdad regional de oportunidades del Centro de Estudios Espinosa Yglesias dado a conocer en mayo —http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21303-echale-ganas —, ahora toca el turno a la UNAM a través de Leticia Merino Pérez del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) y coordinadora del Seminario Universitario de Sociedad Medio Ambiente e Instituciones (SUSMAI), quien señala «que aun cuando los ingresos de 40% de la población más pobre en México aumentaran más que la media nacional, como lo sugiere el documento de la Organización de las Naciones Unidas, tomaría más de 120 años emparejar la brecha de salarios entre “ricos” y “pobres” en nuestro país. “De hecho la tasa a la que ha crecido el ingreso de los sectores más vulnerados, en los últimos 10 años, sí ha sido mayor al promedio nacional; no obstante, ni ese aumento permite cumplir con sus necesidades básicas.» Gaceta UNAM, 10 de junio 2019. Ricos y pobres, brecha perenne.

Conste que no estamos hablando de cualquier país, «México padece una desigualdad extrema porque aun cuando es la economía número 14 del orbe, tiene a 44% de sus habitantes en la pobreza y a 7.5% en pobreza extrema. [...] El 10% de los más ricos recibe 36% del ingreso del país, en contraste con el 50% de la población que se divide 20% de los ingresos; el 10% más pobre recibe únicamente 1.8% de los ingresos. Esta concentración del ingreso nos remite a un pasado colonial que se sigue reproduciendo 300 años después.»

Si el Informe del centro Espinosa Yglesias ya alertaba sobre la muy escasa movilidad social de nuestra economía, mencionando explícitamente que la pobreza se hereda y resulta muy difícil salir de la misma por mucho esfuerzo que se dedique a tal empeño, el de la UNAM focaliza un poco más: «Los niños (52%) y adolescentes (49%) son particularmente más pobres que el resto de la población, esto es muy sensible, es muy grave para la sociedad. La vulnerabilidad en México es estructural, es decir necesitamos cambios estructurales no paulatinos ni solamente programas de transferencias a sectores particulares; se requieren políticas de inclusión, de transformación profunda, no solo económica, sino también social y política. [...] Todo ello se traduce en vulnerabilidad ambiental, ya que hay menos acceso a recursos claves como el agua, debido a que los grupos poderosos imponen su visión del ambientalismo que en la mayoría de las ocasiones es parcial.»

Pero a esta situación se le unen otros factores: tal desigualdad económica es producto de una intencionalidad que se esconde en falsos argumentos, aunque ya se llegó a un límite que las excusas son cada vez menos creíbles «no solo es una cuestión económica, ya que las empresas tienen cada vez más poder; ejemplificó con el régimen fiscal, que es muy favorable para los más adinerados. Hasta 2016, se estima que más de 80% de los ingresos fiscales del gobierno los pagaron las personas físicas. [...] “Atender la desigualdad en México exige revertir los privilegios (políticos, económicos y sociales) del 1% más rico de la población.”» 

Parece imposible, los ricos no aceptarán que se modifique el desequilibrio que tanto los beneficia, aunque a largo plazo también termine por afectarlos. Mientras los pesimistas hacen su chamba los demás tienen que llevarles la contraria, a ver si así salimos de esta y las que vengan.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 14 Jun 2019 12:17:08 -0500
RESTAURAR LA JUSTICIA http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21381-restaurar-la-justicia http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21381-restaurar-la-justicia RESTAURAR LA JUSTICIA

El caso se difundió ampliamente tanto en los medios de comunicación locales como en las redes sociales, más porque sucedió en Querétaro y rompió la calma chicha del “no pasa nada”. Lo que da el pretexto para ahondar un poco en eso que llaman justicia restaurativa.

Brevemente y extraído de las notas periodísticas: dos adolescentes, en un vehículo de lujo que pocos pueden adquirir, llegan a una gasolinera, piden le llenen el tanque y huyen sin pagar en lo que parece una peligrosa travesura, ni modo que no tengan dinero si se les permite manejar semejante camioneta. En la huida chocan con otro auto y como consecuencia muere el conductor y los jóvenes son detenidos. http://andresestevez.mx/magazine/noticias/item/21268-escapaban-tras-no-pagar-gasolina-y-provocan-choque-muere-una-persona

El escándalo no paró allí, sino que siguió por la celeridad con que la fiscalía lo “resolvió”.

http://andresestevez.mx/magazine/noticias/item/21310-con-650-mil-pesos-quedaran-libres-adolescentes-que-mataron-a-un-automovilista-fiscalia

Como resultaron menores de edad fueron beneficiados con la duda, su tontería, que produjo una muerte, pudo ser el resultado de la inmadurez, de la falta de cálculo, de la mala educación recibida en la familia, la escuela o en cualquiera de los ámbitos socializadores que nos maleducan, esperando que no haya sido resultado de un reto —challenge— estúpido como los que se difunden en las redes sociales.

Pero mejor vamos a lo que opinan los expertos en justicia que intentan sintonizar los derechos humanos tanto de víctimas como victimarios: «Un daño es un mal, perjuicio o menoscabo causado por una persona a otra u otras. Este deterioro, puede ser material o moral, el primero consiste en un menoscabo pecuniario al patrimonio de una persona, mientras que el segundo, es la afectación sufrida en los sentimientos, creencias, reputación, en la vida privada o en la consideración que tienen los demás de dicha persona. En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se establece la reparación del daño al ofendido en su artículo 20, inciso C, “de los derechos de las víctimas”, apartado IV. Aunque algunos autores definen la reparación del daño como la obligación pecuniaria impuesta al delincuente de restablecer el statu quo y resarcir los perjuicios derivados de su delito, otra parte de la doctrina insiste que la reparación no debe confundirse con el pago de una suma de dinero. La reparación del daño es más bien, la solución objetiva o simbólica que restituye la situación al estado anterior a la comisión del delito, satisfaciendo a la víctima, pudiendo ser la devolución de la cosa hurtada, una disculpa pública o privada, trabajo gratuito, entre otros. En el caso de la Justicia Restaurativa aunque también se contempla el pago monetario, en realidad lo que se busca en sí, es la curación de la víctima y también del victimario, por lo que no necesariamente nos referimos a un problema de dinero. La Reparación del Daño es en realidad una acción emprendida por el delincuente a fin de hacer de la pérdida sufrida por la víctima algo bueno. Es un derecho subjetivo del ofendido, para ser resarcido de los perjuicios causados en sus bienes jurídicamente tutelados, como consecuencia del ilícito penal. Las Naciones Unidas promueven la protección al derecho que tienen las víctimas a una pronta reparación del daño, así como el acceso de la Justicia para lograrlo, dependiendo de lo establecido en las regulaciones locales. Para que pueda llevarse a cabo una reparación del daño, se requieren los siguientes elementos: a) La destrucción, mal, degradación, menoscabo, ofensa o dolor provocado a una cosa, persona o moral de alguien; b) Que el daño sea realizado sin mediar derecho alguno para ello; c) El daño proviene de la acción del hombre, es decir, de un acto o hecho humano y; d) Es independiente de la intención del responsable. 

https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/7/3104/38.pdf

Pero ¿qué pasa cuando la víctima ya no puede volver a su estado anterior? No puede resucitar puesto que la acción del ofensor le quitó la vida. En serio ¿hubo tiempo y voluntad para que los dos adolescentes llevaran a cabo todo el proceso que implica “la curación de la víctima y también del victimario? O simplemente papi pagó y sigamos como que no pasó nada hasta que vuelva a pasar.

Como no soy experto, hay que recurrir a ellos: «La reparación comprende cuatro etapas: a) Disculpa: Puede ser oral o escrita, a su vez consta de tres fases que son: 1) Reconocimiento: En dicho paso el ofensor reconoce su responsabilidad por lastimar a la víctima, acepta que su conducta causó un daño real y que el ofendido no merecía el perjuicio; 2) Emoción: Después del reconocimiento de la culpa, se busca que el ofensor pueda experimentar remordimiento o vergüenza por lo sucedido, con el objetivo de que ello pueda resultar sanador para la víctima y rehabilitador para el victimario; 3) Vulnerabilidad: Se refiere al cambio de poder entre la víctima y el ofensor, pues mediante el delito, el victimario ejerce una fuerza sobre la víctima, al producirse la disculpa el delincuente pasa ese control al ofendido, quien decide aceptar o rechazar la disculpa. b) Cambio en la conducta: Busca que el ofensor no cometa más delitos; c) Generosidad: La Justicia Restaurativa busca en la medida de lo posible que el ofensor realice servicios no relacionados con la víctima o con el delito efectuado, pero que pudieran ser muestra de una verdadera disculpa. Por ejemplo: cuando el victimario decide prestar servicio comunitario en alguna institución elegida por el ofendido; d) Restitución: Consiste en reemplazar en dinero o servicios a la víctima el daño realizado. Debe pagarse, en primera instancia, a quienes se ha inflingido un daño directo con el delito cometido. 4. Perdón del ofendido: Todo perdón presupone la lesión de un bien penalmente relevante, es decir, se requiere la comisión de un acto delictivo, previamente tipificado y sancionado en la ley, dicho perdón librará al victimario de una pena o castigo. El Perdón constituye un rechazo al mal infringido con una actitud positiva, o por lo menos, no negativa a la persona que nos ha lastimado. Perdonar no es fingir que no nos sucede nada o aparentar una reconciliación. Perdonar es un proceso donde se reconocen errores y se intenta corregirlos, buscando en ello, sentimientos de libertad y de paz con uno mismo. Perdonar es una transformación motivacional que inclina a la persona a inhibir respuestas destructivas en sus relaciones y a convertirlas en constructivas respecto a quien lo ha ofendido. Puede definirse en la práctica clínica como la conciliación existente entre sentimientos y pensamientos negativos y la experiencia vivida de la persona en busca de asumir su responsabilidad para integrarlos en una nueva experiencia, de carácter positivo, constructivo, que deja de lado lo negativo del sufrimiento de la persona. El perdón es una realidad que pueden vivir quienes son parte de un proceso restaurativo. Perdonar es una cuestión de voluntad, es una elección, no significa una reacción involuntaria. Sin el Perdón y la Reconciliación es difícil lograr la finalización de un conflicto, ya que se busca el perdón propio y a quienes han infligido una ofensa. Se debe comprender lo sucedido, las circunstancias y las causas por lo que se dio el agravio, con el objetivo de lograr una liberación de los sentimientos negativos: del rencor, del odio, el temor, el deseo de venganza. El Perdón y la Reconciliación son procesos y capacidades que demuestran madurez intelectual y espiritual, no son actos de masoquismo, ni muestras de debilidad, al contrario, representan actos de verdadera humanidad, valor y lucidez. En Derecho, el Perdón del ofendido o del legitimado al otorgarlo extingue la acción penal respecto de los delitos que se persiguen por querella. Una vez otorgado, éste no podrá revocarse. El perdón sólo beneficia al inculpado a quien se le otorga, a menos que se haya efectuado la reparación del daño al ofensor con lo que se beneficiará a todos los inculpados.» https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/7/3104/38.pdf

El problema es cuando la teoría se pervierte en la práctica, porque la justicia restaurativa solo se podría aplicar entre personas bienintencionadas y con algo de humanidad; de otra manera, quien tenga poder o dinero para seguir causando daño pagando para obtener perdones, pues sale ganando; fregado el que no tiene para pagar e indemnizar a alguien cuando por descuido, distracción, o en un mal momento daña algo o a alguien.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 07 Jun 2019 12:46:05 -0500
ÉCHALE GANAS http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21303-echale-ganas http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21303-echale-ganas ÉCHALE GANAS

Lo escuchamos por todos lados, es la base principal de los libros de autoayuda y sus millonarias ventas, es el insuficiente llamado de miles de docentes cuando los indicadores académicos se desploman, es la motivación principal —y a veces única— que reciben los niños y jóvenes para responsabilizarlos individualmente de su progreso, o de su fracaso.

Hemos caído en la ilusión de creer que tener ganas y un hipotético “plan de vida” es suficiente para salir de la pobreza o de la mediocridad escolar o laboral. Pero hay datos duros que desmienten eso.

«Esforzarse y no progresar; tener talento y no poder explotarlo; estar determinado por el origen y no por el mérito. El que una persona no alcance a cumplir con su potencial por razones externas no es nada menos que una tragedia. La falta de movilidad social no solo es una calamidad individual: la sociedad en su conjunto también sufre al desaprovechar valiosos recursos humanos. ¿Cuántos mexicanos no están alcanzando su potencial? ¿Cuánto talento se está desperdiciando?» https://ceey.org.mx/wp-content/uploads/2019/05/Informe-Movilidad-Social-en-M%C3%A9xico-2019..pdf

Así comienza el Informe de Movilidad Social en México 2019: hacia la igualdad regional de oportunidades del Centro de Estudios Espinosa Yglesias dado a conocer en mayo. Creo que a nadie se le ocurriría calificar a dicho centro de izquierdista o lopezobradorista, sus datos duros son interesantes, aunque algunas interpretaciones pudieran cuestionarse. Pero mejor veamos algo de lo que dicen sus 83 cuartillas. 

«... un dato que prácticamente no ha cambiado desde que levantamos la Encuesta esru de movilidad social en México (esru-emovi) por primera vez, hace más de diez años: al menos 7 de cada 10 mexicanos que nacen en el peldaño más bajo de la escalera socioeconómica del país, no logran superar la condición de pobreza durante su vida. En otras palabras, la ausencia de un piso parejo de arranque y avance en la vida para todos los mexicanos hace que, en nuestro país, la pobreza se herede.»

Una primera y obligada reflexión: se reconoce que la desigualdad de oportunidades es un factor externo que determina el éxito de cualquier mexicano para pasar de un nivel social a otro, que eso de “echarle ganas” tiene límites y que estos, en la mayoría de los casos —más del 70%— son determinantes. Así que los discursos motivacionales, las “resiliencias” que se han puesto de moda, los discursos de “coaching” no son otra cosa que la banalización, o peor, la negación de que existen esos factores externos que hay que cambiar, que se requiere de una reingeniería institucional mayor que ponga en el centro la igualdad de oportunidades y que deje de victimizar al individuo que, pese a echarle muchas ganas, se topa con abismos sociales que no puede franquear.

«En un contexto como el mexicano, en donde la pobreza y la desigualdad son altas y persistentes, la escasa movilidad social abona a que la sociedad no solo se polarice, sino que sea una altamente estratificada. Sin movilidad social, no importa cuan grandes sean los esfuerzos de quienes nacen en situaciones de mayor desventaja, sus posibilidades de mejora serán limitadas.»

Las conclusiones generales ya fueron ventiladas en los medios de comunicación: la movilidad social es menor en el sur que en el norte del país, las mujeres tienen menor movilidad social que los hombres, el color de la piel también influye en este país que es profundamente discriminador sin reconocerse como tal: «con respecto a la riqueza, el color de piel es determinante: los mexicanos de tono más oscuro experimentan menor movilidad ascendente y mayor movilidad descendente respecto de quienes tienen un tono de piel más claro.»

Hablamos de la educación pública, gratuita y obligatoria y su potencial capacidad para igualar esas oportunidades de movilidad social, pero eso tiene que ser intencional y no algo fortuito, de rebote, como por casualidad. Además, no se puede dar aislada de un contexto muy específico porque pierde puntería y termina por responsabilizar a los docentes, a los estudiantes, a los padres de familia. Recordemos que aquí la pobreza se hereda.

«La situación vigente de movilidad social en México puede contextualizarse en el ámbito internacional a partir del estudio ¿Progreso equitativo? Movilidad económica entre generaciones en todo el mundo (Banco Mundial 2018). En cuanto a la educación, aunque en México se observan avances importantes en el nivel alcanzado, el logro educativo de los hijos aún está determinado por el de los padres. En ese sentido, México se situó en la posición 106 de 144 países considerados en el análisis.»

El espacio se termina, dos últimas consideraciones: «En el presente informe, el análisis se concentra en la movilidad social relativa de una generación a otra. Así, si las personas mejoran o empeoran su posición socioeconómica con respecto a la de su hogar de origen, entonces se dice que «se mueven». Mientras menos injerencia tengan los recursos sociales y económicos de los padres en los logros de los hijos, mayor será la movilidad social.»

«México se encuentra en una coyuntura histórica crucial para su viabilidad futura. El reto que enfrentamos es el de establecer las bases para un nuevo contrato social que reconozca a la igualdad de oportunidades como un mecanismo clave para incrementar, de manera simultánea, el potencial de crecimiento económico y mejorar la distribución de sus ganancias; no más, pero tampoco menos.»

Sí, hay que echarle ganas, pero también hay que cambiar la realidad de un país profundamente desigual y discriminador.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 31 May 2019 11:26:35 -0500
HERENCIA MALDITA http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21166-herencia-maldita http://andresestevez.mx/magazine/columnas/joaquin-cordova/item/21166-herencia-maldita HERENCIA MALDITA

Torreonistán, Zacazetas, Mataulipas, nuestra geografía nacional convertida en un matadero. Los mismos que ahora falsamente se escandalizan de la escalada de violencia cotidiana, moderaban su reacción y hasta normalizaban el baño de sangre. Si alguien se convertía en víctima inocente había que señalar la sombra de la duda: por algo le pasó, seguramente andaba en malos pasos, era de un cartel rival, la influencia de las malas compañías y una larga jaculatoria de condenas mediáticas anticipadas; lo peor: eran los efectos colaterales de la guerra contra el narco y la delincuencia organizada.

Pero como señalan los cronistas, a veces involuntarios, de esta matanza interna, una guerra se bate contra un enemigo bien identificado, con objetivos claros que al no poder alcanzar se rinde y acaba el conflicto. Aquí no es el caso porque el “enemigo” está mezclado con la población común y corriente, es algún vecino, habita nuestros barrios, sus hijos acuden a nuestras escuelas, toman nuestras calles y plazas para hacer sus negocios, no tiene una cabeza, sino que es una hidra múltiple y con capacidad de regenerarse mientras existan las condiciones que lo hagan posible.

Y esas condiciones son muchas y siguen presentes porque están arraigadas en lo más íntimo de nuestro tejido social: la desesperanza, la desigualdad, la pobreza generacional, la violencia que se aparece como única respuesta posible a la desesperación, la falta de oportunidades educativas, un aparato institucional protector que se convierte en ruinas y se ahoga en la corrupción dejando millones en el desamparo.

Al narco y a la delincuencia no se les gana poniendo a la población en el fuego cruzado de los cuernos de chivo en manos de buenos que trabajan para los malos y de malos que trabajan para los que, supuestamente, los combaten. Allí están las evidencias de gobernadores que venden la plaza a un grupo delincuencial y presidentes municipales que la venden a otro. O en el colmo del cinismo, el cobro de piso a más de dos grupos antagónicos de los mismos territorios, de las mismas impunidades, de los mismos “negocios” —secuestro, trata de personas, extorsiones, desapariciones forzadas—.

Hay cientos de miles de mexicanos atrapados en la telaraña de la complicidad forzada, a esos hay que ofrecerles una salida real, no es posible que sean obligados a delinquir para convertirse en esclavos, en carne de cañón sin forma de reintegrarse socialmente porque hasta “la ley” los persigue, los castiga o les dispara a matar.

Atacar las causas será dilatado y hasta desesperante, los resultados serán a largo plazo para que arraiguen y no haya retrocesos, para convencer que las buenas intenciones no son un engaño, que la reconciliación es necesaria, aunque muy dolorosa.

El gobierno federal actual argumenta que los sistemas de apoyo —las becas escolares, a la población de la tercera edad, a los desempleados ya educados o capacitados que aspiran a una plaza laboral— atacan la grave vulnerabilidad económica de la mayoría de la población que ya está en la pobreza o a punto de caer en ella. Pero el empoderamiento que da el tener una fuente de ingreso, aunque sea para los gastos mínimos, es frecuentemente contrarrestada por el glamur del lujo desmedido, de mujeres hechas a la medida por la cirugía estética, por el poder que dan las armas y la pertenencia a un grupo que inspira miedo, con que los medios de comunicación envuelven a las actividades delincuenciales y las convierten en inspiración y aspiración de miles de niños y jóvenes que no ven otra alternativa a una vida de pobreza.

En este país, durante muchos años, ser corrupto ha sido sinónimo de inteligencia, de arrojo, de ambición; el honesto, el que trabaja y paga impuestos, el solidario con los demás es visto como el tonto del sistema, como el resignado, el que no tiene más aspiración que ser parte de una masa a la que cualquiera puede explotar, exprimir, volver invisible a conveniencia. Pero esos invisibles, al menos treinta millones, aparecieron en el último proceso electoral y pueden provocar un cambio cultural mayor.

]]>
lik.magazineqro@gmail.com (Magazine) Joaquín Córdova Fri, 24 May 2019 10:55:32 -0500