QUINTO Y CONTANDO

La danza de cifras no tiene sentido sin comparaciones, sin contrastar, sin establecer puntos de salida y de llegada. Esto se pone muy difícil porque no existe continuidad en lo informado, se supone que hay una hoja de ruta que en este caso podría ser el Plan Estatal de Desarrollo, pero solo se utiliza como referencia general y todo queda en la recopilación de lo que reporta cada instancia de gobierno, sin pies ni cabeza.

El quinto informe de la administración estatal comienza con una referencia que puede servir para aquilatar las fortalezas y debilidades; las primeras están ampliamente comentadas en dicho documento, sin el menor asomo de crítica. Las segundas hay que verlas también. Por eso resulta importante el punto de comparación propuesto por el gobernador.

«Como resultado de los avances alcanzados en el año 2019, el Estado de Querétaro ocupó la segunda posición nacional en el Índice de Progreso Social (IPS) que es una medida integral de la calidad de vida de la población que busca complementar los indicadores económicos. La estimación del IPS calcula valores para los componentes de Necesidades Humanas Básicas (NHB), Fundamentos de Bienestar (FB) y Oportunidades (O). De acuerdo con los resultados publicados, en el componente NHB, la entidad se colocó en la segunda posición nacional. Este componente examina variables relacionadas con nutrición y cuidados básicos, agua y saneamiento, vivienda y seguridad personal. Respecto a FB, el Estado de Querétaro ocupó la primera posición como resultado de la valoración del acceso a los conocimientos básicos, acceso a la información y comunicaciones, salud y bienestar y calidad medioambiental. El componente O situó a la entidad en la tercera posición; los aspectos valorados en él se relacionan con derechos personales, libertad personal y de elección, inclusión y acceso a educación superior. El IPS es publicado por las organizaciones México ¿Cómo vamos? y Social Progress Imperative.» Quinto Informe de Gobierno. Francisco Domínguez Servién. Gobernador Constitucional del Estado de Querétaro. https://mexicocomovamos.mx/new/md-multimedia/1573195326-169.pdf

Como todo, el índice invocado tiene peculiaridades que es necesario considerar. Primero, tiene un “puntaje” del 0 al 100, lo que significa que entre más se acerque al límite superior la situación es mejor. Segundo hay comparaciones (posición de Querétaro con respecto al conjunto) que consideran la totalidad de las entidades federativas (32), pero también, y sería el tercer aspecto, tiene un semáforo de fortalezas y debilidades: con verde señala un desempeño mejor al esperado, con amarillo un desempeño esperado y con rojo un desempeño menor al esperado. Pero esa comparación ya no se hace con el total, las 32 de entidades, sino con aquellas que comparten un PIB per cápita similar, que en este caso son 8: Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, CDMX, Nuevo León, Sonora y Tabasco. La combinación de las tres formas de “calificar” resulta interesante.

El rubro de Necesidades Humanas Básicas con 85.96 puntos y un tercer lugar nacional, está dividido en 4 aspectos, en el primero, Nutrición y cuidados médicos básicos con 92 puntos y un segundo lugar, llama la atención que en lo correspondiente a Morbilidad por enfermedades infecciosas estemos en el lugar 20 de 32, lo que significa que la pandemia nos agarró con una debilidad importante.

En lo que corresponde a Agua y saneamiento estamos en el lugar 16 general, marcando un 75 por ciento en Disponibilidad de agua dentro de la vivienda (lugar 18 a nivel nacional), y un 90 por ciento en Servicio sanitario exclusivo para la vivienda (lugar 26 de 32).

En vivienda, con un puntaje que parece, alto de 95.14, estamos en el lugar 14, en parte porque el 9.42 por ciento aun tienen cocina de leña o carbón (lugar 20 nacional).

En Seguridad personal, con todo y que el porcentaje baja drásticamente en comparación a los aspectos anteriores (70.78) se está en cuarto lugar. En inseguridad percibida, se reporta el 46.24 por ciento de la población adulta del estado, quedando en el lugar 19, todavía en el desempeño esperado, lo que significa que en toda nuestra geografía nacional andamos mal.

En Fundamentos del Bienestar con 74.62 puntos de 100 posibles, Querétaro se ubica en el primer lugar. El principal rubro que jala ese promedio hacia arriba es el de Acceso a conocimientos básicos con 88.76 puntos, aunque tengamos un 3 porciento de analfabetismo (lugar 13).

En Acceso a información y comunicaciones estamos en el lugar 13 con un puntaje de 69.6, considerando la necesidad actual de “escuela en casa” las cifras son importantes. Tenemos un 50.65 por ciento de hogares con computadora, apenas la mitad con el lugar 8 de 32; un 74.7 por ciento de usuarios de telefonía móvil ocupando el lugar 16; y un 55.5 por ciento de hogares con conexión a internet en el lugar 14. Resulta obvio que pretender que el sistema educativo funciona con cierta “normalidad” de forma virtual es una mentira.

En salud y bienestar ocupamos el quinto lugar con 66.65 puntos, reportamos un 18 por ciento de la población con obesidad y tenemos el lugar 21 en suicidios con 6.93 por cada cien mil habitantes.

En calidad medioambiental con todo y que ocupamos el quinto lugar, tenemos dos indicadores con semáforo rojo: en estrés hídrico —según Wikipedia “Se habla de estrés hídrico cuando la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible durante un periodo determinado o cuando su uso se ve restringido por su baja calidad. El estrés hídrico provoca un deterioro de los recursos de agua dulce en términos de cantidad y de calidad. — en una escala del 1 al 5 estamos en 4.71 (más cercano al 5 es peor) ocupando el lugar 27 nacional. Y en una escala de deforestación del 0 al 100 (donde el 100 es lo peor) estamos en 90.27

En Oportunidades tenemos un tercer lugar, pero el puntaje general ya muestra el decaimiento nacional pues apenas alcanzamos 59.37 puntos, con un semáforo rojo importante, apenas el 47.09 por ciento de los hogares tienen título de propiedad, quedándonos en el lugar 27 nacional.

En Libertad personal y de elección estamos en séptimo lugar, el foco rojo está en el tema de Violencia contra las mujeres con un 46.8 por ciento y el lugar 28 nacional. En Embarazo adolescente reportamos un 15.1 por ciento, y en “incidencia de corrupción” 20663 sobre cien mil, el noveno lugar nacional. Queda pendiente examinar cómo se construye este indicador.

En Inclusión nos ponen en sexto lugar general; desagregado estamos en primer lugar porque la mitad del congreso —cifras del 2019— son mujeres. En porcentaje de población “no incluyente” se reporta un 28.74 con respecto a la población gay; un 16.27 respecto de la población indígena y un 15.78 con respecto a la población con alguna discapacidad. Un 68.8 dice confiar en sus vecinos.

En Acceso a educación superior estamos en quinto lugar con un puntaje de 61.81 aunque el foco rojo se encuentra en la cobertura con apenas un 31.99 por ciento, pero en lugar 8, lo que sucede es que en la comparación con los 8 estados con un PIB per cápita similar quedamos en la cola.

En fin, este quinto informe marca, para efectos prácticos, el inicio del periodo electoral, el gobierno actual se debilita porque los suspirantes quieren tomar decisiones adelantadas, colocar a sus operadores políticos para llevar ventaja ilegal y manejar el presupuesto público a su conveniencia. Ojalá no sea el caso. Ya se publicó el Índice de Progreso Social del 2020, falta desmenuzarlo por países y estados, por eso se tomó como referencia, para el informe de gobierno, el del año pasado.

Visto 288 veces