MEXICANOS DEL SIGLO XXI

Este lunes 5 de agosto será importante para cientos de miles de estudiantes de educación media superior —bachilleratos y preparatorias, públicas y privadas—: casi la mitad iniciarán ese ciclo escolar después de terminar la secundaria, la otra parte reiniciará sus afanes para terminarlo y continuar al siguiente nivel o incorporarse al mundo laboral.

Formar ciudadanos en y para este siglo XXI no será fácil. Los retos parecen inéditos porque el contexto histórico lo es, aunque la permanencia en la necesidad de algunos aprendizajes que nos distinguen como seres humanos sigue vigente. ¿Cómo hacerlo?

No podemos seguir “normalizando” la violencia, los feminicidios, los odios e intolerancias, la mentira y la corrupción, la destrucción del planeta; tampoco las desigualdades, la pobreza o las adicciones.

«Se buscará que alumnos, profesores y directivos se comprometan con una cultura de la paz y promuevan un ambiente de seguridad en el interior de los planteles y las comunidades, mediante actividades académicas, culturales, artísticas y deportivas que fomenten la convivencia plural.»

Somos seres sociales, en colectivo hemos podido sobrevivir y construir conocimiento para disfrutar de la vida, porque sabemos que vamos a morir. Necesitamos que las escuelas influyan en las comunidades donde se asientan y más allá, para bien. Ser profesor no es una chamba, es un compromiso con la sociedad que forma y lo forma.

«La Educación contribuirá a reducir brechas socioeconómicas entre la población mediante el aumento, diversificación y mejora de la calidad de la oferta educativa, con planteles mejor equipados, así como docentes capacitados y comprometidos con la formación y desarrollo integral de sus estudiantes. De esta forma, el estado mexicano atenderá la obligación constitucional de garantizar un espacio a todos los jóvenes que cumplen con los requisitos y demandan servicios educativos, porque la educación directamente no mejora los ingresos, pero sí genera condiciones para acceder de mejor forma a una vida productiva y útil; por tanto, la sociedad deberá desarrollarse para incorporar a los jóvenes a más y mejores empleos dignamente remunerados.»

La educación pública no puede ser una simple burocracia aún en el mejor sentido, tiene que ser un sistema de apoyo con intencionalidad clara, que logre hacer posible lo deseable.

«Brindar oportunidades de acceso a los servicios educativos, con especial atención a poblaciones vulnerables por su condición social o por alguna discapacidad. [...] Garantizar condiciones suficientes de operación y calidad en la prestación del servicio educativo en todos los subsistemas públicos. [...] Fortalecer los procesos de gestión y administración escolar, orientarlos con una visión de género, igualdad y atención a la diversidad.»

De la enorme cantidad de conocimiento generado en la historia del homo sapiens hay que elegir y jerarquizar. No se trata de saberlo todo, pero sí de ver la realidad en su integralidad, que pasemos de datos o información a saberes y habilidades a través de la reflexión crítica. Que la técnica sea con visión de futuro y no de mera capacitación de mano de obra barata acrítica y sumisa.

«Garantizar la relevancia y pertinencia de los planes y programas de estudios, que articulen y atiendan las necesidades de la comunidad, para que lo enseñado y lo aprendido tenga significado e importancia para los alumnos como parte de la sociedad. Revalorar la educación profesional técnica y tecnológica y favorecer en los estudiantes de estas opciones educativas los aprendizajes propios del siglo XXI, que les permitan una adecuada incorporación al ámbito laboral, a la educación superior y, en general, una integración plena a la sociedad.»

No todo lo que se publica o aparece en los medios de comunicación masiva o en las redes sociales es verdadero, frecuentemente esos medios —de los que hasta sus creadores reniegan por el creciente mal uso que se hace de ellos— son promotores de violencia, prejuicios, falsedades, fanatismos, odios.

«Fortalecer las habilidades de autoaprendizaje, búsqueda y selección de información en todos los estudiantes de la educación media superior, con una perspectiva crítica de los contenidos y materiales disponibles en medios electrónicos, plataformas virtuales, redes sociales y otras fuentes de información propias del siglo XXI, con independencia del subsistema y la modalidad de estudios.»

Somos una sociedad diversa a pesar de los esfuerzos interesados por uniformar nuestra apariencia, nuestro pensamiento, nuestra forma de amar o convivir, y con esa diversidad debemos trabajar en las escuelas.

«Fortalecer los programas de permanencia de los estudiantes para disminuir la deserción y el abandono escolar del nivel educativo. Vamos a buscar que la escuela garantice la permanencia en el sistema escolar y la satisfacción efectiva del aprendizaje, que lo que está en ella sea atractivo, de interés para los alumnos y les de expectativas, en el futuro, de sus vidas. [...] Prevenir la violencia desde los planteles, a partir del establecimiento de una cultura de la paz que promueva ambientes sanos y seguros, principalmente con los estudiantes que viven en zonas marginadas, para evitar que estos se integren en actividades ilícitas. Se promoverá la práctica del respeto a ellos mismos y a los integrantes de su comunidad. [...] Promover el reconocimiento, goce y ejercicio del derecho a la igualdad y no discriminación de los grupos y poblaciones históricamente excluidos para prevenir y eliminar prácticas segregatorias que atentan contra la dignidad humana. [...] Reforzar la formación y el compromiso del ciudadano que estamos formando en materia de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente considerando los desafíos que en esta materia enfrenta la sociedad actual.» Todas las citas: Juan Pablo Arroyo Ortíz. Líneas de política pública en Educación Media Superior. 2019.

http://sems.gob.mx/work/models/sems/Resource/13005/1/images/L%C3%83%C2%ADneas%20de%20pol%C3%83%C2%ADtica%20p%C3%83%C2%BAblica_Diseno.pdf

A pesar de todo habrá quienes estén en contra, siempre hay los que se benefician de la ignorancia, de la falta de ética, de la carencia de una ciudadanía crítica y reflexiva, de los entornos violentos, de la pobreza y de la falta de oportunidades. Pero son los menos.

Visto 154 veces