NUESTRO PUEBLO ES POBRE Y EXIGE JUSTICIA

Entre la escandalera mediática producida por la –a veces– insufrible verborrea de algunos actores políticos, surge una voz pausada, reflexiva y prudente que nos pide mirar a lo realmente importante, pidiendo congruencia.

En entrevista exclusiva en Radar News (107.5 FM  de lunes a viernes de 1pm a 3:15pm), el obispo de la Diócesis, don Faustino Armendáriz, a propósito de este tiempo de reflexiones y campañas políticas, demanda coherencia y poder en el centro de las prioridades a los pobres.

Aquí parte de la tertulia:

José Andrés Estévez Nieto (JAEN).- ¿Cuál es el mensaje del Papa, la Iglesia, de la Curia queretana que usted encabeza,  para los fieles en el 2015, al iniciar la Cuaresma este día?

Obispo Faustino Armendáriz Jiménez (FAJ).- El objetivo de esta Cuaresma es buscar los caminos, y la Iglesia nos pone claramente cuáles son las líneas a seguir para agradar a Dios, y una de ellas es que el cristiano creyente, el feligrés, el verdadero discípulo y seguidor de Jesús, acreciente su oración; y, en segundo lugar, que traduzca su fe en obras; por eso el Papa en su mensaje nos habla tanto de las obras de bien en favor de los demás, no se trata sólo de que tú ayunes en este tiempo, sino que el ayuno se traduzca en una obra de caridad, en una obra de ayuda, y que trascienda especialmente en los más necesitados, por ahí iría el mensaje.

 

JAEN.- Un mensaje que llega hoy a muchos porque es uno de los días que más fieles vamos a las Iglesias junto con el Jueves Santo, ¿qué decirle a muchos de estos fieles que vamos hoy y luego se nos olvida la Iglesia y los sacramentos de la misma?

FAJ.- Bueno, yo creo que lo principal es que tomemos conciencia de que somos hijos de Dios, y el hijo agradecido no deja de lado los beneficios y las bendiciones que le da su padre y está pendiente en condescendencia con él de manera permanente; yo creo que Dios está siempre con nosotros, aquí lo que hay que cuestionar es si yo estoy siempre con Dios, si estoy en relación con él; por eso, para aquel que va esporádicamente al templo a las celebraciones de la Santa Misa, yo creo que es una buena oportunidad para meditar su actitud de gratitud a Dios, porque si Dios permanece siempre, nos cuida, nos ayuda, ¿qué hago yo para corresponderle a ese Dios que es buen padre?, ¿y qué puedo hacer yo para ser buen hijo? Y la Cuaresma nos congrega a muchos, es una tradición pero al mismo tiempo debe ser una convicción el acercarnos al inicio de este tiempo cuaresmal con la conciencia de que vamos a recorrer un camino, y este camino pasa por el sufrimiento y por la muerte para resucitar, y es el camino de todo ser humano, entonces es el camino de todo cristiano.

En los eventos que celebraremos en la Semana Santa y en la vigilia pascual y el Domingo de Resurrección lo importante es recordar nuestra identidad de hijos de Dios y ser agradecidos con Dios, y también el reto es hacer cosas  que le agraden a Dios.

 

JAEN.- Coincidirá buena parte de la Cuaresma de este año, tiempo de reconversión –nos dice también la Iglesia–, con el proceso electoral del año 2015. ¿Cuál sería su mensaje? ¿Cuál el comportamiento de unos y otros en estos días a propósito de lo que vendrá el primer domingo de junio?

FAJ.- Yo creo que será un gran reto para todos sin excepciones, la coherencia y la posición de lo que se cree y de lo que se hace; no es lícito manejarse con la mentira, no es lícito manejarse de manera diferente a lo que realmente somos; si tú dices que eres de Cristo, pues lee lo que dice Jesús, lee los consejos evangélicos que nos da él, y yo pienso que lo menos que podemos hacer, y quienes caminan en este proceso electoral para buscar un servicio público, es también tomar conciencia de nuestro compromiso con la sociedad, de que no los obliguemos, que existe; la mayoría de nuestro pueblo es pobre, la mayoría de nuestro pueblo es vulnerable, la mayoría de nuestro pueblo pide y exige justicia ante sus reclamos y ante sus derechos humanos, y creo que Dios se manifiesta en el pobre y Dios vive en el pobre, total que los invito a todos a que descubramos a Dios, sobre todo en los más necesitados, y por eso el Papa insiste tanto en que nuestra fe, en el tiempo cuaresmal, se convierta en obras y en iniciativas que ayuden a los indigentes, a los migrantes tan llevados y traídos, pero que a veces poco hacemos por ellos.

 

JAEN.- ¿Hay demasiados pobres, es necesario  que miremos a ellos ?

FAJ.- La mayoría. Y creo que ahí está Cristo vivo, dice el Papa, y tenemos que tocar su carne, tenemos que acercarnos a los enfermos; hace tres días andaba en la noche recorriendo (unas dos horas) los hospitales, y vemos ahí la necesidad que hay en una palabra de aliento, entre estos tristes que están por ahí, y sigamos en la misión en las calles casa por casa, encontraremos también muchas necesidades que nos gritan y que realmente nos piden la ayuda para quienes todavía estamos sanos y que podemos hacer algo o mucho por los demás.

Visto 1385 veces
Más en esta categoría: BUENAS CALIFICACIONES »