AUTONOMÍA NO ES CORRUPCIÓN: TERE GARCÍA

La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, Dra. Teresa García Gasca, conocía las condiciones económicas y sociales en las que se encontraba la máxima casa de estudios antes de postularse como candidata a la Rectoría; sin embargo, en el marco de su segundo informe de actividades, tras dos años de trabajo, reconoce que su labor ha sido mucho más política y de gestión hacia afuera, defendiendo el presupuesto justo para las universidades autónomas.

En 2019, año de actividades del que la rectora rendirá cuentas a la comunidad universitaria este martes 11, la situación presupuestaria fue muy complicada debido a una combinación de recortes económicos a la educación por parte del gobierno federal y la política de austeridad con la que las universidades públicas fueron castigadas.

“De 2016 a la fecha ha sido muy pobre el aumento del presupuesto federal; en 2017 fue terrible la inflación, estuvo por el 7% y la UAQ recibió la mitad de ese aumento. Entonces, recibir en 2018 la noticia de que las universidades públicas iban sin aumento presupuestal, ya que 0.36% es prácticamente nada, nos avivó a todos. (Los rectores) nos fuimos con los legisladores federales a pedirles que el presidente cumpliera su palabra de recibir cuando menos un aumento igual al de la inflación”, explicó.

La investigación periodística conocida como “La estafa maestra” destapó una serie de presuntas irregularidades del sexenio encabezado por Enrique Peña Nieto, y donde se involucró a autoridades de algunas universidades públicas. Esto fue suficiente para que el nuevo gobierno federal del presidente Andrés Manuel López Obrador viera en las universidades escenarios de corrupción; ante esto, explicó la rectora Tere García, se hizo un llamado a la administración federal para respetar la autonomía de las universidades y no generalizar, pues a decir de la rectora de la UAQ la gran mayoría de las universidades están haciendo esfuerzos por transparentar sus recursos y finanzas.

“Estamos viendo que no cesa esta intención de violentar la autonomía, porque de alguna manera también se ha expresado que el ser autónomas nos permite ser corruptas, y la autonomía no es corrupción, la autonomía es una gran responsabilidad, las universidades así lo asumimos. Lamentablemente sí conocemos casos de situaciones de universidades que cayeron en malas prácticas financieras y mal uso de los recursos, sobre todo a través de lo que conocemos como “la estafa maestra”, que también tiene su historia, no se justifica, pero ni somos todas (las universidades) y ni siquiera la mayoría”.

En la relación con el gobierno del estado, a quien también se le ha exigido mayor subsidio, la rectora explicó que los canales se han abierto aunque reconoció que aun no son suficientes. En 2016 y 2017, el gobierno del estado no entregó los recursos comprometidos; al menos no el 10% sobre subsidio ordinario, lo que requirió un esfuerzo de gestión con las autoridades estatales. Fue a partir de 2018 que el gobierno del estado entregó el 10% del presupuesto comprometido y un subsidio de obra.

“A nivel estatal los canales de comunicación se han ido abriendo, pero no lo suficiente; quiero enfatizar que no estamos todavía en el nivel de escucha en el que necesitamos estar, pero este es un proceso que se tiene que construir. Y el gobierno estatal también debe ver en la Universidad una aliada para resolver los problemas del propio estado.

Para pasar de 2019 a 2020, la situación presupuestal no fue tan drástica, pero de nueva cuenta requirió de la gestión de las universidades para defender un presupuesto digno. Un reto que movilizó a la comunidad universitaria fue el grave ataque a la autonomía que han sufrido las universidades públicas, como la de Nayarit, donde el congreso local modificó la legislatura universitaria.

“La autonomía se ha visto violentada a lo largo del año; a mediados de 2018 desapareció la fracción séptima del artículo tercero constitucional y hubo que hacer un trabajo de rescate junto con la Reforma Educativa. Nos quedamos varios meses sin esa certeza hasta que finalmente se logra restituir este párrafo importante de la Constitución. Pero la Reforma Educativa integra otros preceptos que hasta ahora para las universidades autónomas no han quedado claros: la gratuidad, la obligatoriedad, la universalidad. Quedan claros para otros niveles educativos, pero no necesariamente para las universidades autónomas. La única manera de mantener el espíritu universitario, la vocación de las universidades y su autonomía es con el presupuesto necesario para cumplir las metas propuestas”.

La rectora confía en que con una buena comunicación y relación de trabajo conjunto con los gobiernos estatal y federal se puede lograr un reparto de 50% de subsidio federal y 50% de subsidio estatal, que permitiría a la UAQ contar con recursos suficientes para atender la demanda. Actualmente el estado solo aporta 36% del presupuesto total de la universidad y el resto es subsidiado por el gobierno federal.

Sin presupuesto suficiente difícilmente se logrará cumplir la meta de alcanzar una cobertura de 50% de la demanda de educación superior que impuso el gobierno federal con un plazo límite para 2024. “Actualmente nuestra cobertura es de 30%, y para lograr el 50% vamos a necesitar presupuesto. La cobertura nacional está casi en el 40%, nosotros estamos por debajo de la media nacional; es realmente un gran reto”.

La Dra. García Gasca propone a los gobiernos federal y estatal establecer criterios que permitan asignar el presupuesto universitario de manera transparente y justa. “Que cumplamos con criterios de calidad académica, con criterios financieros, de transparencia y de responsabilidad social (…) pero en realidad no se toman en cuenta sus cumplimientos, ese es el problema, queremos que no sea una situación de discrecionalidad del sexenio”.

Cada año la UAQ recibe más estudiantes, aumenta la matrícula 4% en promedio; tan solo en agosto pasado se incrementó 13% la matrícula de licenciatura, y los recursos de la UAQ apenas alcanzan para cubrir el déficit, sin permitirle crecer apropiadamente.

La UAQ tiene presencia en 13 de los 18 municipios del estado y de los 5 municipios restantes en 3 ya se iniciaron los procesos para construir planteles en  Huimilpan, Landa de Matamoros y Tolimán. Solamente quedarían pendientes Ezequiel Montes y San Joaquín, una meta que se espera lograr a mediano plazo.

Visto 185 veces