VIEJO RETO SACAR TRANSPORTE PESADO DE LA CIUDAD

Con el crecimiento industrial en la zona metropolitana de Querétaro muchas grandes empresas y parques industriales fueron absorbidos por la mancha urbana y hoy se ubican dentro de zonas de alta afluencia vehicular. Esto ha generado una problemática que varios gobiernos han intentado solucionar sin éxito: regular el transporte pesado al interior de la zona metropolitana, no solo para reducir congestionamientos, sino para incrementar la seguridad en las vialidades al reducir la oportunidad de accidentes entre transporte pesado y vehículos particulares.

El municipio de Querétaro retomó esta antigua propuesta de regular el flujo de transporte de carga en un proyecto de reglamento que no han logrado definir, pero que se sabe buscaría limitar el peso y dimensiones del transporte de carga y establecer horarios.

Ya en el gobierno de José Calzada Rovirosa, con Adolfo Vega Montoto como Secretario de Seguridad Pública se establecieron acuerdos con autoridades federales y transportistas que retiraron transportes de carga en el boulevard Bernardo Quintana, restringieron el paso de vehículos doblemente articulados por la zona metropolitana y limitaron el flujo de transporte de carga a las laterales de la Av. 5 de Febrero y a ciertos horarios. Sin embargo, esto dejó de observarse desde hace varios años.

En la actualidad no existe una propuesta clara sobre cómo regular el flujo de transporte de carga al interior de la zona metropolitana, reconoció el director del centro estatal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Querétaro, Efraín Arias Velázquez, quien declaró que el municipio debe detallar y afinar su propuesta, pues para el funcionario federal no quedan del todo claros los alcances de competencia que buscaría el municipio para restringir las unidades pesadas por arterias de competencia estatal o federal.

“Están concretando sus planteamientos porque se les pedía qué alcance requieren. Saben las grandes inversiones que se han hecho en la carretera 57, en Paseo de la República, en el entronque en Montenegro, la renovación de pavimentos que hacemos del kilómetro 207 al 212; ¿el municipio hará todo eso?”, argumentó el funcionario.

HAY OPCIONES PARA EL TRANSPORTE: SCT

Añadió Efraín Arias que la SCT ya está analizando con el gobierno del estado, particularmente con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, qué rutas podrían utilizar los transportistas para evitar que crucen por la Av. 5 de Febrero y el tramo urbano de la carretera 57, pues en el caso de los vehículos que solo estén de paso pueden tener opciones para evitar entrar a la ciudad de Querétaro.

“Con el gobierno del estado, la SDUOP, estamos haciendo esos estudios de costos, tiempos y esquemas para decirle al transportista por dónde le conviene más. Ellos (los transportistas) consideran que por la 57 es la ruta más directa, pero siempre hay embotellamientos, algún accidente, y se triplican los tiempos. Es algo que estamos incluyendo en los análisis para decirles: “Vas a rodear un poquito más, pero aquí es seguro que será tiempo efectivo, en las otras vías estás a expensas de los vaivenes del clima, accidentes, embotellamientos, peregrinaciones”.

El director del Centro SCT Querétaro aseguró que el gobierno federal sí ha considerado apoyar a la entidad con su desarrollo industrial y el necesario flujo de transporte pesado a través de obras como la construcción del macro libramiento Apaseo-Palmillas, que se pensó precisamente para desviar el transporte de carga y reducir tiempos y distancias. Efraín Arias explicó que actualmente los transportistas cuentan con varias opciones para evitar entrar a Querétaro por la carretera 57.

Uno de los sistemas carreteros opcionales es el libramiento noreste, que se desprende de la zona del aeropuerto cuando salimos de la carretera 100, que permite que todos los vehículos que van hacia el norte se desvíen a la derecha y salgan a la desviación a San Miguel de Allende y sigan su trayecto hacia Nuevo Laredo-Piedras Negras.

Otra opción es el libramiento surponiente, que actualmente la SCT está renovando  con la intervención en 47 kilómetros de superficie de rodamiento a cuatro carriles y que quedará al cien por ciento y en completa operación a finales de octubre.  Finalmente, una tercera opción es el macro libramiento Apaseo-Palmillas, con 86 kilómetros a cuatro carriles, una conexión directa de los límites de Querétaro y el Estado de México con el estado de Guanajuato. En cifras, la SCT reporta un flujo de 140 mil vehículos diarios sobre la carretera 57 en la entrada a la ciudad de Querétaro, pero solo 15 mil vehículos utilizan diariamente el macro libramiento Apaseo-Palmillas.

TRANSPORTISTAS NO SON CULPABLES

“Si quieren sacar el transporte pesado de Querétaro, saquen las empresas a la periferia para que no entremos”: AMOTAC

Al conocer de la propuesta para –nuevamente– regular el transporte pesado al interior de Querétaro, el presidente nacional de la Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas (AMOTAC), Rafael Ortiz Pacheco, aseguró que se ha estigmatizado al transporte de carga, que sin embargo ha quedado como víctima de las circunstancias. De acuerdo con el presidente de AMOTAC, no hay  autoridad que ponga orden en vialidades federales y estatales, pues los acuerdos ya existen pero no se respetan. La solución, argumentó, no es sancionar al transportista sino sacar a las empresas del interior de la zona metropolitana si lo que quieren es evitar que el transporte de carga circule y conviva en zonas urbanas.

“Ahora pretenden volver a sacar el tráfico pesado y lo quieren manejar con horarios, pues lo primero que tienen que hacer es sacar las empresas que están sobre 5 de Febrero, la refresquera, la vidriera y las que están dentro de la zona metropolitana. El transporte mexicano no tiene ninguna intención de entrar a las ciudades, lo que hacemos es llevar y traer la carga de mercancías y productos que requieren las ciudades, ¿por qué ese ataque de seguir sangrando al transportista?, ¿por qué no sacan las empresas y zonas industriales, ya Querétaro tiene muchas en su periferia, que se muevan para no entrar para nada a la ciudad”.

El también transportista recordó que en algún momento se contó con una calcomanía de “RESIDENTES” para los transportistas que tenían que entrar a la zona metropolitana para justificar su circulación por la Av. 5 de Febrero, sin embargo dejaron de realizar estos operativos y se mantuvieron privilegios para grandes empresas como embotelladoras y refresqueras que entran a la hora que quieran e incluso con transportes doblemente articulados.

Existe en México la norma 012 de pesos y medidas para el transporte de carga, misma que restringe la circulación de vehículos doblemente articulados y establece límites de peso máximo a 75 toneladas. Sin embargo, de acuerdo con Rafael Ortiz Pacheco esta norma no es respetada y ni la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ni la ahora extinta policía federal han logrado detener.

“Los llamados “full”, no deben circular con exceso de peso de más de 75 toneladas, pero vemos que no hay orden, no se reduce la velocidad como lo marca la norma. El vehículo doblemente articulado, el “full”, debe circular a 80 kilómetros por hora en el día y 70 kilómetros por hora en la noche, pero las velocidades que alcanzan actualmente son de 110, 120 y hasta 130 kilómetros por hora y no hay quién les ponga un alto. Lógicamente un automovilista en un vehículo sencillo siente la muerte al viajar al lado de uno de ellos, o ver por el retrovisor que lo traes pegadito. Aquí nos falta mucha autoridad, bastante”

Respecto al macro libramiento Apaseo-Palmillas, el libramiento noreste y el surponiente, el líder de los transportistas lamentó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no respete los acuerdos para reducir en 50% la cuota en las casetas de cobro, pues son costosas y así no son una opción económicamente viable para el transportista. Pero además, en el caso del macro libramiento, las condiciones de inseguridad hacen que los operadores de transporte de carga eviten esta arteria para no sufrir asaltos.

“Hay tres casetas de cobro, si redujeran al 50% e costo, más de 25% de los transportistas que cruzan Querétaro se irían por ese libramiento, pero también buscamos más seguridad, porque actualmente nos están apedreando y asaltando. Falta vigilancia, pero un descuento del 50% en ese libramiento, y 25% que falta reducir al del norponiente, creo que ya hablaríamos de verdaderos acuerdos”. Rafael Ortiz aseguró que los transportistas no dejarán que un gobierno defina su suerte, ni se dejarán castigar con infracciones o detenciones.

“Estamos abiertos al diálogo, pero no aceptamos que cualquier diputado, senador, ni el mismo gobernador se atreva a decidir la suerte del transporte y que nos castiguen con infracciones, con detenciones, cuando no nos dan los elementos para poder trabajar. Y que recuerden que si tenemos que ir a Querétaro a llevar carga es para hacer grandes los negocios, para darles la oportunidad de que crezca la economía en la ciudad. Definitivamente eso es obligación de las empresas, ellos pueden recibir su carga en bodegas a las afueras de la ciudad, y con unidades más pequeñas trasladarla a los lugares de consumo”.

Visto 98 veces