NO HABRÁ TERRORISMO FISCAL: SAT

Durante marzo y abril miles de contribuyentes, personas morales y físicas, presentaron su declaración anual como lo establece la ley y en cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Fueron semanas de mucho trabajo en donde se expuso que la nueva política recaudatoria del gobierno federal no será la de perseguir y atemorizar a los contribuyentes, sino acercarse a ellos para facilitarles que puedan sumar con el pago de sus impuestos.

Así lo declaró el nuevo administrador de Auditoría Fiscal del SAT en Querétaro, Manuel Ríos Zúñiga (primer queretano que llega a tanta responsabilidad), en entrevista exclusiva con nuestro director general, Andrés Estévez Nieto (Radar News 107.5 fm 13 a 15 hrs. Lunes a viernes), la primera entrevista que el contador otorga a un medio de comunicación en esta nueva tarea como funcionario federal de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Quien en el pasado fuera presidente de la Asociación Nacional de Especialistas Fiscales, reconoce que su experiencia en la iniciativa privada al frente de su firma de contadores, y el haber estado “del otro lado del escritorio”, le permite entender cuáles son las preocupaciones de los empresarios, de los profesionistas que declaran impuestos, y cómo debe trabajar el Sistema de Administración Tributaria para hacer más amigable y accesible el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Para Manuel Ríos el contribuyente queretano es un contribuyente cumplido, que no le gusta tener problemas fiscales y que quiere ser ordenado: “Hoy que estoy dentro del SAT corroboro que el empresario queretano, tanto el que tiene personas morales en cualquiera de los títulos de la ley, como el que tributa como persona física, generalmente es muy cumplidor, es un contribuyente que cumple, a quien no le gustan los problemas fiscales y que quiere ser ordenado”.

Ríos Zúñiga señaló que ese compromiso es tangible al ver diariamente las oficinas abarrotadas de contribuyentes, deseosos de obtener su firma electrónica o en algún otro proceso, lo que muchas ocasiones rebasa la capacidad instalada del SAT.

Cuando hay cambio de administración en el gobierno federal siempre surgen temores en el contribuyente que tributa como persona física o moral, pues las nuevas políticas que puede implementar un nuevo presidente pueden ser más estrictas o severas. Para Manuel Ríos, al tomar la decisión de sumarse a la función pública le quedaron muy claras tres instrucciones para mejorar el servicio del SAT en Querétaro: total apertura hacia el contribuyente, cero corrupción y cero excesos de atribuciones.

En un ánimo de tranquilizar a los contribuyentes e invitarlos a acercarse a arreglar algún problema fiscal, el auditor fiscal del SAT aseguró que no habrá prácticas de terrorismo, no habrá persecución a nadie sino que, al contrario, se le invitará a asesorarse y resolver cualquier problema pendiente en el pago de impuestos.

“La instrucción que se me da es de una total apertura hacia el contribuyente, cero corrupción, y también cero excesos de atribuciones, eso me quedó muy claro (…) fue lo primero que hice con mis seis subadministradores de auditoría, platicarles de estas instrucciones y después con mis más de 100 auditores sobre este mismo tenor. En mi gestión eso (la corrupción) no lo voy a permitir. Yo no tengo ninguna línea de perseguir a alguien en este estado, ni ninguna línea de cacería de brujas o como se le quisiera llamar”.

Manuel Ríos declaró que los contribuyentes tienen el ánimo de cumplir, de estar en orden en su situación fiscal. Para ello, recordó a los pagadores de impuestos que existe el área de servicios al contribuyente donde se da orientación gratuita: “Dejar que se acerquen; de hecho lo hago, la persona que me busca la recibo, escucho sus planteamientos y vemos la manera de apoyarle para que pueda cumplir con sus obligaciones. Sí veo gente con problemas (fiscales) pero también veo gente con el ánimo de cumplir; hay otras personas a quienes les iniciamos facultades de comprobación y de pronto ya no están en el lugar, y entonces tenemos que utilizar otros mecanismos, pero son los menos. Normalmente nos reciben, empezamos a trabajar, y hay un total ritmo de trabajo con ellos para corregir lo que esté mal”.

Durante estos dos meses de presentación de declaraciones anuales de impuestos, las oficinas de Allende, Plaza Boulevares y en San Juan del Rio lucen abarrotadas, pero existe la opción de asesoría al contribuyente a través del portal electrónico www.sat.gob.mx en la sección “marca SAT” (0155 627 22 728), donde el interesado marca y encuentra la orientación que necesita vía telefónica.

Sobre las declaraciones anuales, la dependencia federal cuenta con la herramienta de declaración anual 2018 para personas físicas y morales, la cual, como todos los años, ya viene precargada; es decir, el SAT procesó más de 970 millones de comprobantes de nómina y más de 238 millones de facturas, para que las declaraciones estén prellenadas y se presenten en un tiempo aproximado de 3 minutos.

De acuerdo con información del SAT, debido a que muchos contribuyentes usan dispositivos electrónicos para la presentación de sus declaraciones, Querétaro se coloca entre los primeros 10 lugares a nivel nacional en cuanto a cumplimiento fiscal.

 El SAT cuenta con cuatro administradores: Recaudación, Jurídico, Auditoría Fiscal y Servicios al Contribuyente; de acuerdo con Manuel Ríos, debido a que Querétaro experimenta un crecimiento demográfico constante que incrementa la base de contribuyentes, no se prevén recortes de personal como lo sufrieron otras delegaciones en otros estados del país.

Visto 388 veces