EL NEGOCIO DEL AGUA

“El acceso al agua debe ser un derecho humano, no un negocio en manos de particulares; el agua no debe privatizarse”. Con esta premisa los legisladores de Morena en el Congreso local presentaron una iniciativa de ley para modificar el artículo 3º. de la Constitución Política del Estado de Querétaro, que busca garantizar el acceso al agua y evitar su privatización (puede consultar detalles de este proyecto de ley en nuestra edición 1027 de Magazine de Querétaro, “El agua es para todos”).

En la realidad, de acuerdo con el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal de Aguas (CEA), Enrique Abedrop Rodríguez, el servicio de agua potable ya está concesionado en por lo menos siete desarrollos inmobiliarios de la zona metropolitana de Querétaro. El origen de la iniciativa de Morena fueron las quejas de los vecinos y residentes del fraccionamiento El Refugio, por las elevadas cuotas y el limitado y escaso servicio de agua. Pero también de vecinos que han señalado que la concesión no era necesaria pero que se ha permitido por omisión y complicidad de las autoridades capitalinas y la propia CEA. 

En entrevista para Magazine de Querétaro un grupo de vecinos de El Refugio, en compañía de su representante legal, presentaron documentos en los que se expone cómo fue que se operó la concesión a favor de la empresa Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado (AQUAA). A petición de los vecinos y por instrucción de su abogado, solicitaron el anonimato para evitar represalias. 

“La situación no es que nosotros no queramos pagar el agua, sino que no tendría por qué estar prestando el servicio esta empresa Abastecedora Queretana, porque es una obligación tanto constitucional como legal de la Comisión Estatal de Aguas de prestar el servicio a todos estos fraccionamientos”. 

De acuerdo con el representante legal de los vecinos de El Refugio, y apoyado en los documentos presentados a este medio, no había necesidad de concesionar el servicio de agua pues la CEA cuenta con los pozos y la infraestructura; sin embargo, prefirió dejar que la concesionaria preste y cobre el servicio, dejando de recibir recursos por concepto de recibos, contratos y servicios.

En 2005, a través de la Comisión Estatal de Aguas se solicitó a Conagua la autorización para perforar y explotar tres pozos: El Refugio I, ubicado en el lote 246 de la manzana 1; El Refugio II, ubicado en el lote 161 de la manzana 55; y El Refugio III, en el lote 24 de la manzana 41, todos conectados al acuífero Valle de Querétaro y que brindarían abastecimiento de agua a un total de 12 mil habitantes de los fraccionamientos El Rincón, El Refugio y zonas aledañas. Los títulos tenían una vigencia de 10 años, por lo que vencieron en 2015, aunque a la fecha se siguen explotando para abastecer a más de 40 mil habitantes en la zona. 

“Se están explotando de manera ilícita los pozos, y eso es un delito, ahorita que está todo eso del huachicoleo pues haz de cuenta que está sucediendo eso con el agua aquí. Están sobreexplotando los pozos porque en un principio solo era para surtir agua a los habitantes de El Refugio, y de la misma fuente se reparte ahora a 5 fraccionamientos, que es el territorio sobre el cual se otorgó la concesión. Los títulos de concesión (de los pozos) son para abastecer a 8 mil personas de El Refugio, y en toda esta poligonal viven más de 40 mil personas, con esto nosotros no tenemos certeza de que el día de mañana esos pozos tengan agua”, advirtió el abogado.

En 2008, la Comisión Estatal de Aguas e Impulsora Mexicana de Desarrollos Inombiliarios S.A. de C.V, firmaron un convenio de comodato en el que la empresa inmobiliaria cedió gratuitamente los terrenos para la perforación de pozos a la CEA.

Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado (AQUAA) se constituyó como empresa en 2015, el mismo año que se presentó la documentación para entregar el fraccionamiento El Refugio al municipio de Querétaro. En noviembre de 2015, como consigna el periódico oficial La Sombra de Arteaga, el municipio de Querétaro certificó la entrega-recepción del fraccionamiento de tipo residencial El Refugio, ubicado en la delegación Epigmenio González, por acuerdo de cabildo en la sesión del 8 de septiembre de 2015. En la página 24912 de La Sombra de Arteaga, fechada el 13 de noviembre de 2015, se establece que “mediante acta administrativa de entrega-recepción del fraccionamiento “Residencial El Refugio” de fecha 8 de abril de 2015, el organismo operador recibe la infraestructura hidráulica del fraccionamiento por parte de la empresa Impulsora Mexicana de Desarrollos Inmobiliarios S.A. de C.V.”

A partir de la entrega al municipio de Querétaro, la responsabilidad en la prestación de los servicios públicos en el fraccionamiento El Refugio recayó en el gobierno capitalino, además de que se reconoció en dicha acta la existencia de infraestructura hidráulica para la prestación del servicio de agua y alcantarillado en dicho fraccionamiento.

Acta de entrega-recepción del fraccionamiento

El Refugio al municipio de Querétaro

En el documento, fechado el 22 de septiembre de 2016, el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal del Aguas, respondió a la solicitud de la empresa denominada AQUAA y la CEA declaró no tener inconveniente para que la empresa Pangea Desarrolladora Inmobiliaria (nueva empresa que adquirió la poligonal de desarrollo a Impulsora Mexicana de Desarrollos Inmobiliarios S.A. de C.V.) pueda continuar temporalmente otorgando el servicio de agua a través de la empresa Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado (AQUAA). Además de dar autorización a AQUAA para que suministre el servicio de agua a otros desarrollos en su poligonal.

Más adelante, para justificar la concesión a favor de AQUAA el Municipio de Querétaro consideró este documento como una declaratoria de la CEA para reconocerla incapaz de prestar el servicio de agua, un argumento distinto a “no tener inconveniente”.

Para noviembre de 2016 y a solicitud de AQUAA, el municipio de Querétaro aprobó en sesión de cabildo el otorgamiento de concesión para la prestación del servicio público de Agua Potable, Drenaje, Alcantarillado, Tratamiento y Disposición de Aguas Residuales en el polígono ubicado en la delegación Epigmenio González con extensión de 7 millones 163 mil 912 metros cuadrados a la empresa Abastecedora Queretana de Agua y Alcantarillado (AQUAA), que comenzó a operar como concesionaria del servicio de agua a partir de mayo de 2017. 

De acuerdo con el título de concesión expedido a AQUAA, el municipio de Querétaro no solo se declaró incompetente para prestar el servicio de agua, sino también declaró incompetente a la Comisión Estatal de Aguas basado en el documento de “No inconveniente” que la CEA expidió a AQUAA en septiembre de 2016.

La justificación financiera estableció que el municipio se vería obligado a invertir una suma de 542 millones 984 mil 838 pesos para la construcción de infraestructura primaria necesaria para otorgar el servicio de agua, según los requerimientos técnicos, materiales y de infraestructura que describió la propia interesada (AQUAA) para que el municipio pudiera prestar el servicio sin necesidad de la concesión; requerimientos e infraestructura con la que dijo sí contar AQUAA, y por lo que de manera inmediata se presentó como solicitante de la concesión. 

En el considerando 14 de la resolución de la concesión, el municipio de Querétaro estableció que los servicios públicos como el de agua no pueden someterse a licitación; sin embargo, al reconocer que existe un derecho al acceso al agua y como el municipio no cuenta con la infraestructura, se justificó necesario otorgar la concesión. Cabe recordar que previamente, en el acta de entrega-recepción del fraccionamiento El Refugio (2015), el municipio sí reconoció la existencia de infraestructura hidráulica necesaria para el servicio de agua. 

“Aquí, en lo que se refiere a El Refugio, desde 2006-2008 ya se cuenta con los servicios de agua, tan es así que hay gente que se vino a vivir desde entonces con todos los servicios, y lo que hacen es un fraude diciendo que no había servicios aquí y que se requería concesionarlos para poder ofrecerlos. Entonces, todo se trata de un fraude”, acusó el abogado de los vecinos de El Refugio.

En el acta de entrega-recepción, el municipio de Querétaro certificó la entrega al 100%

de obras de urbanización, así como la existencia de la infraestructura hidráulica necesaria

El resto de los fraccionamientos del mismo desarrollo no han sido entregados al municipio, por lo que es el desarrollador el obligado a prestar el servicio de agua, con lo que tampoco existe el riesgo de que el agua pueda interrumpirse, como justificó el municipio. 

El artículo 394 del Código Urbano del Estado de Querétaro establece que es la Comisión Estatal del Agua el organismo obligado a prestar los servicios de agua y cobrar por los mismos. Sobre este asunto, la CEA se desentiende de la situación que denuncian los vecinos de El Refugio y refiere que las inconformidades por el servicio y las altas tarifas que cobra AQUAA son asuntos que debe atender el concesionario. Reconoció que se necesita una ley que brinde herramientas a la CEA para que pueda sancionar a quien no esté cumpliendo y además verificar que las tarifas sean las adecuadas.

“Es muy claro, la concesión la dio el municipio (de Querétaro), nosotros estamos muy pegados en atender la calidad del agua, hemos apoyado cuando no hay agua de calidad óptima con agua nuestra. Y estamos monitoreando prácticamente diario la calidad. La tarifa la pone el propio concesionario, estamos viendo en la nueva ley poner sanciones a quien no esté cumpliendo y verificar que las tarifas sean las adecuadas”, declaró el vocal ejecutivo Enrique Abedrop.

Sin embargo, ya se contempla en el propio título de concesión que las tarifas que cobre el concesionario deberán apegarse a las tarifas vigentes que establece la CEA; y que es el municipio, a través de su Secretaría de Servicios Públicos Municipales, el responsable de verificar el cumplimiento de las condiciones de la concesión. 

Los vecinos inconformes que han buscado orientación y apoyo en las autoridades municipales y estatales refieren que han sido presionados por AQUAA para acatar sus condiciones, con la amenaza, cumplida en varias ocasiones, de cortar el servicio de agua. 

“Cortaron el tubo, quitaron el tubo, el macromedidor lo quitaron, dejaron sin agua a 300 casas. Quisimos esperar a que viniera Derechos Humanos o algo” denunciaron los vecinos de El Refugio.

Magazine de Querétaro buscó a la empresa AQUAA para obtener su versión de los hechos aquí expuestos, pero a la fecha no ha habido respuesta a la solicitud de entrevista. Nuestro equipo acudió a las oficinas de AQUAA ubicadas en Campo Real esq Peña de Bernal, fraccionamiento residencial El Refugio, además de entablar comunicación telefónica con el director general de AQUAA, a quien se le presentó la solicitud de entrevista, sin tener respuesta al cierre de esta edición.

Visto 641 veces