POLÉMICO INCREMENTO

A partir del 26 de diciembre la tarifa general del transporte público colectivo subirá de 8.50 a 11 pesos para la zona metropolitana de Querétaro, y de 7.50 a 10 pesos para el municipio de San Juan del Río, mientras que los transbordos de usuario general se ajustarán de 4 a 5.50 pesos. La tarifa preferente para usuarios de la tercera edad, estudiantes, personas con discapacidad, menores de 3 a 6 años y personas en extrema pobreza será subsidiada por el gobierno del estado, que tiene ya prevista para el efecto una bolsa de 300 millones de pesos anuales, y quedará en 4 pesos.

Nuevamente, el aumento se da en un contexto en el que los concesionarios del transporte público han manifestado ser insolventes para cubrir los compromisos financieros y de operación para ofrecer un mejor servicio. En marzo de este año, choferes del transporte público realizaron paro parcial de labores debido al incumplimiento en el pago de prestaciones; en octubre, un grupo de concesionarios ordenaron a sus choferes guardar las unidades y dejar de prestar servicio para presionar el incremento a la tarifa, que entonces pedían que fuera de 15 pesos pasaje general.

Tras el anuncio del aumento para la inmensa mayoría de los ciudadanos y entre prácticamente la totalidad de los usuarios el rechazo a la medida fue amplio, la razón muy simple: la calidad en el servicio prestado sigue siendo tan deficiente como en las anteriores ocasiones en que se justificó algún incremento aludiendo los consecionarios las mismas razones de hoy y siempre.

Por su parte, de acuerdo con el director del IQT, Alejandro López Franco, la tarifa se determinó con base en el estudio técnico que elaboró el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), y que analizó variables como los costos de operación, mantenimiento y administrativos con los que funciona el servicio de transporte. Dicho estudio, que no puede ser consultado públicamente sino a través de solicitud formal vía acceso a la información, arrojó un rango de entre 11 y 13 pesos para fijar la nueva tarifa.

“Esto no quiere decir que ahora mensualmente o semestralmente se tenga que hacer un ajuste sino lo contrario, que el sistema sea eficiente, que aumente su servicio a los usuarios, incremente ganancias con base en traer más usuarios” explicó el funcionario estatal sobre la modificación a la Ley de Movilidad en el Congreso del Estado.

La última vez que se había incrementado el pasaje del transporte público fue en 2015, antes de que concluyera la administración del entonces gobernador José Calzada Rovirosa, pasando de 6.50 a 8.50 pesos, acción que movilizó a la ciudadanía en marchas para protestar contra el aumento del fallido proyecto denominado RedQ. En aquel entonces los concesionarios ya se habían comprometido a mejorar su servicio, pero pese al aumento no lo hicieron.

A inicios de la actual administración, ya con Francisco Domínguez como gobernador, se definieron las primeras acciones a implementar para modernizar el sistema de transporte, evento en el que los concesionarios se volvieron a comprometer a cumplir con los requerimientos de ofrecer un servicio digno, seguro y eficiente, lo que tampoco han cumplido al cien por ciento.

¿POR QUÉ SUBIRÁ LA TARIFA?

En entrevista exclusiva con nuestro director general, Andrés Estévez Nieto en Radar News (107.5 fm lunes a viernes, 13 a 15:15 hrs.), el titular del IQT aseguró que la decisión del incremento era necesaria para evitar que la problemática del servicio del transporte público se agudizara. “El ITDP obtuvo un estudio en el que te da rangos, no te da una tarifa definida como tal, nos da un rango que iba de los 11 a los 13 pesos. ¿Por qué optamos por la de 11 y no la de 13 pesos?, porque estamos seguros que a final de cuentas si cumplimos con una mayor cobertura, un mayor cumplimiento de frecuencias, el número de usuarios incrementará y con esto el número de pasajeros por kilómetro crecerá y no es necesario tener una tarifa mayor. Y algo que no podemos perder de vista es el aspecto socioeconómico: el volumen de usuarios (de tarifa preferente de 4 pesos por pasaje, equivalente a 329 mil 937 beneficiarios) debe rondar prácticamente sobre el 30%, pero estamos hablando de aproximadamente 300 millones de pesos al año, que le costará (al gobierno) apoyar a estos sectores en su economía”.

En múltiples ocasiones los concesionarios han declarado estar en quiebra o muy cerca de quebrar, principalmente por el aumento en los combustibles, insumos y mantenimiento de las unidades, y a mediados de 2017 varios grupos de concesionarios representados por Francisco Zubieta reconocieron tener retrasos en el pago del financiamiento que obtuvieron para comprar las nuevas unidades chinas. 

El director del IQT argumentó que el estudio de factibilidad del ITDP expuso una mala administración en la empresa Móvil Qrobús, que trabaja con un déficit económico que le ha impedido hacer frente al pago de compromisos tras la compra de las 222 unidades nuevas que comenzaron a operar en noviembre del año pasado. El ITDP determinó que la tarifa debería situarse entre los 11 y los 13 pesos debido a que los principales insumos han sufrido importantes aumentos, lo que ha forzado al sistema de transporte y mermado la calidad del servicio. Por ejemplo, el diésel pasó de 14.20 pesos en 2015 a 20.90 actualmente y las refacciones han registrado un aumento de 25%. La inflación acumulada en 3 años ha sido del 15.9%, mientras que las tarifas no han sufrido un ajuste desde 2015. Al incrementar la tarifa, expuso el funcionario estatal, se busca equilibrar las pretensiones económicas de los concesionarios con las capacidades socioeconómicas de los usuarios.

A la par del ajuste a las tarifas, se estará exigiendo a la empresa concesionaria que la modificación en la tarifa tenga consigo —ahora sí— mejoras sustanciales que en un corto, mediano y largo plazos implementen acciones orientadas a la dignificación del transporte público en frecuencias de paso, condiciones de operación de las unidades, limpieza, capacitación y mejoras de las condiciones laborales de los operadores, mismas que se verán reflejadas en el servicio en los primeros 6 meses del próximo año. 

“Ya se logró y se les está dando a las empresas que tengan un plan para lograr el 100% de cumplimiento en todas las frecuencias y este plan está estructurado por etapas: la primera habla de 24 rutas que se están metiendo a este compromiso para el cumplimiento de las frecuencias de paso, y el 100% de unidades asignadas, en estas 24 rutas se seleccionaron las 16 más taquilleras, las que tienen un aforo más grande, y las 8 rutas que tenían más quejas; cada semana después del 7 de enero tienen que estar ya al 100% estas rutas y tendrá que estar incluso publicada la frecuencia de paso para una hora valle, para una hora pico, y para un fin de semana”.

Además, se ampliará el horario de 5 y media de la mañana a once de la noche, y los concesionarios se comprometen a tener las unidades limpias todos los días; también se está capacitando a los operadores para lograr certificación del 100%, comenzando con 50 de ellos, a quienes se les dará uniformes de forma gradual y se comprarán 200 nuevos camiones en 2019.

Dentro de las primeras 24 rutas que se someterán a la tolerancia cero para cumplir al 100% con los compromisos están las de mayor número de usuarios: 98, 7, 110, L07, 59, L04, 51, 84, 88, 134, 21, 92, 121, 41, 37, 36, 9; y las rutas con más quejas: 132, 53, 55, 69B, 69, 43 y 122. 

“Lo que nos está exigiendo el gobernador es que hagamos un seguimiento puntual a los compromisos, y le daremos seguimiento puntual y si no se cumplen sancionaremos con todo el peso de la ley, para ello ya tenemos un reglamento que nos establece facultades”.

A través de un video en redes sociales, el gobernador Francisco Domínguez confirmó que su administración absorberá la tarifa preferencial con recursos estatales, por lo que instruyó de inmediato a la Secretaría de Planeación y Finanzas la integración de un fondo de 300 millones de pesos anuales. “Lo reitero. En mi gobierno los sectores sensibles tendrán una tarifa preferente. La solidez financiera de mi gobierno y las medidas de austeridad asumidas a lo largo de estos tres años, así nos lo permiten”.

RECHAZAN AUMENTO

Las mejoras del sistema de transporte público colectivo de la zona metropolitana debieron hacerse antes de que se incrementara la tarifa del sistema, consideró Sergio Olvera León, vocero del Observatorio de Movilidad del Estado de Querétaro. Aseguró que si bien ya se esperaba el aumento a la tarifa del transporte público, debió ser de manera paulatina y no “un regalo de Navidad y Año Nuevo para las familias del estado”.

Además, consideró que es necesario que las autoridades del IQT den a conocer los estudios técnicos que se realizaron para justificar este incremento, pues de entrada este no se justifica por la mala y deficiente calidad en el servicio. Aclaró que las autoridades justifican esta alza por los planes de mejora que tendrá el servicio, pero esto debería ser primero para justiciar el aumento de tres pesos, sobre todo porque la mayoría de las rutas no pasan con cierta frecuencia.

“Se dice que dentro del estudio técnico se contempló la opinión de la población, pero quisiéramos saber a qué sector se le consultó este aumento pues al menos los que usan el transporte a diario, no creo que hayan aprobado que les subieran el costo de la tarifa”, dijo Olvera León. Por su parte los usuarios han expresado su rechazo al incremento a la tarifa de transporte pues consideran injustificable el aumento ante el mal servicio que presta Qrobús; también desconfían de que una tarifa más cara garantice que los concesionarios ahora sí prestarán un mejor servicio, toda vez que esas promesas se han hecho en ocasiones anteriores. 

La posibilidad de que empresas como ADO pudieran integrarse como socios mayoritarios de Móvil Qrobús fue bien recibida por los usuarios, quienes confían en que una empresa de transporte de esta talla sí podrá hacer frente a las demandas de los usuarios para prestar un servicio que a la fecha no han podido brindar muchos de los concesionarios.

Visto 346 veces