REPUDIO AL INCREMENTO DEL PASAJE

En 2015 la tarifa del pasaje del transporte público colectivo subió de 6 a 8 pesos; en aquella ocasión la promesa era que el incremento generaría mejores condiciones a los concesionarios del transporte público para enfrentar los retos de modernización que proponía la administración estatal.

En tres años el gobierno del estado ha invertido grandes sumas en una nueva infraestructura vial exclusiva para el transporte público, se ha rediseñado la ingeniería de rutas y los concesionarios, ahora concentrados como empresa en Móvil Qrobús, han contratado créditos para la adquisición de nuevas unidades.

Especialmente con este pretexto los concesionarios del transporte han propuesto la necesidad de incrementar la tarifa general del pasaje de 8 a 15 pesos, argumentando que el incremento en los combustibles durante el último año, el incremento en los insumos y refacciones, las nuevas reglas de contratación de operadores y los financiamientos para la compra de los nuevos camiones están absorbiendo sus ganancias.

Según la empresa Móvil Qrobús la tarifa propuesta de 15 pesos al pasaje general está soportada en los estudios que se han realizado, aunque no transparentaron ninguno de ellos. Además, para los concesionarios de este servicio público, la tarifa preferente de 4 pesos y 50 centavos que se aplica a estudiantes, adultos mayores y personas con discapacidad supone una pérdida para los transportistas. 

Este incremento propuesto por los consecionarios, simple y llanamente se observa como un aumento voraz, desproporcionado y carente de toda sensibilidad social. Un auténtico desproposito, consideramos en esta redacción de Magazine de Querétaro. Observando que es exactamente lo mismo que piensan casí de manera unanime —por sondeos realizados— los usuarios de este servicio público quienes repudian tal pretensión.

Por su parte el gobernador del estado, Francisco Domínguez, consideró que es muy alta la propuesta de incrementar la tarifa de 8 a 15 pesos, como lo plantearon los directivos de Qrobús. Si bien reconoció que la Ley de Movilidad obliga al estado a revisar la tarifa cada dos años, una tarifa tan elevada no puede ser viable para el usuario. “Son especulaciones, hay un estudio hecho por profesionales del Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (ITDP) y otras organizaciones, quienes ofrecerán resultados al respecto” expuso el mandatario.

En el mismo sentido se pronunció el Instituto Queretano del Transporte, que a través de su director, Alejandro López Franco, expuso que la definición de una nueva tarifa de pasaje debe considerar la solvencia económica de los usuarios, por lo que no puede ser una decisión unilateral. Adelantó que una propuesta más viable podría estar entre los 11 y 13 pesos, que es lo que actualmente arrojan los estudios sobre la tarifa, pero que no son definitivos pues aún deben considerar otras variables.

Al conocer la propuesta para incrementar la tarifa del transporte público colectivo, la gran mayoría de los usuarios rechazó un pasaje de 15 pesos, pues consideran que el servicio que presta el sistema de transporte Qrobús no justifica duplicar la tarifa. Pese a las inversiones y mejoras en modernización, los usuarios reclamaron que el servicio aun es deficiente, con rutas que no respetan horarios y que generan largas esperas o retrasos; operadores que no son amables y que conducen temerariamente; muchas unidades en mal estado y largas esperas ante la ausencia de unidades o su saturación.

Entre los estados del bajío, Querétaro tiene actualmente la tarifa de pasaje general más alta. En Guanajuato, recientemente se aprobó un incremento de 5 a 7 pesos; San Luis Potosí cobra 7.60 pesos por pasaje y Aguascalientes 7 pesos con 50 centavos, con descuento especial para estudiantes de 2.50 pesos.

Para el Observatorio Ciudadano de Movilidad, pese a las inversiones para infraestructura y nuevas unidades el servicio que actualmente presta el sistema de transporte público colectivo no justifica un incremento a la tarifa. Sergio Olvera, vocero del Observatorio, explicó que el incremento debe contemplar como elemento principal la economía de los usuarios. Además advirtió que incrementar la tarifa también impacta en quien no usa el transporte público, pues se ha comprobado que en la transición se incrementa el congestionamiento vehicular.

“El asunto sigue siendo el bajo salario y generalmente las personas usan el transporte público por necesidad y no por gusto; desgraciadamente, hay estudios que reflejan que cada que se incrementa la tarifa la congestión vehicular se incrementa. Ahora la gente va a evaluar: si suben a 15 pesos el pasaje y somos 4 miembros en la casa, yo creo que mejor nos compramos un carrito y nos vamos repartiendo; ya es costeable, 60 pesos diarios por cuatro personas (para un solo viaje) ya mejor nos conviene comprar un coche, eso es lo que ha ocurrido cada que se da un incremento e impacta en la ciudadanía completa, tengan auto particular o usen el transporte colectivo. Por eso queremos conocer los estudios de los concesionarios, porque hay muchos impactos, no solo es la tarifa, en la universidad los estudiantes dejan de venir a clases, las personas dejan su trabajo por otro que les quede más cerca, es algo multifactorial este incremento”.

PARO DE QROBÚS... O “LA VUELTA A LAS ANDADAS”

La noche del pasado miércoles varios concesionarios solicitaron a sus choferes retirar las unidades del servicio de transporte público y guardar los camiones. El paro parcial de actividades provocó la ausencia de unidades en por lo menos 14 rutas, que dejaron varados a miles de usuarios en las paradas del camión. Ante la contingencia de movilidad, autoridades estatales y municipales implementaron un operativo para ofrecer transporte en unidades oficiales y patrullas. En una muestra de solidaridad, cientos de ciudadanos prestaron sus automóviles para ayudar a llevar a quienes se quedaron esperando el transporte público. El propio Instituto Queretano del Transporte reconoció una “baja considerable en el servicio”, sin que los concesionarios o la empresa Móvil Qrobús hayan informado de la causa.

No es la primera vez que se registra un paro de labores del sistema de transporte. Apenas el pasado 2 de marzo de este año se registró un paro parcial que dejó inmovilizados a miles de usuarios, en aquella ocasión orquestado por los operadores, quienes denunciaron malas condiciones laborales.

En esta ocasión, el paro parcial del sistema Qrobús se dio luego de la propuesta de los concesionarios para incrementar la tarifa general del pasaje del transporte de 8 a 15 pesos, propuesta que ha sido rechazada por los usuarios y por la propia autoridad. El secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres, fue enfático al señalar que no se tolerarán este tipo de acciones que afectan a miles de usuarios, y que con la ley aplicarán “mano dura” a quienes no cumplan con la obligación de prestar el servicio. El responsable de la política en el estado aseguró que los concesionarios no volverán a interrumpir el servicio del transporte público.

“El gobierno del estado no permite ningún tipo de chantajes, mucho menos será cómplice de ninguna petición particular; el servicio público es eso, público, porque garantiza un derecho de los ciudadanos. Después de una reunión con el Consejo Directivo de Qrobús, ha quedado reiterada la posición del gobierno en privilegiar los derechos de la ciudadanía y en lo personal me parece que el compromiso es honesto para que se cumpla. Se ha dejado muy en claro que existen diversos mecanismos legales para hacer procedimientos disciplinarios y que si es preciso que se aplique la ley se va a aplicar”, aseguró el funcionario.

El director de la empresa Móvil Qrobús, Fernando Medina, reconoció que la decisión de hacer un paro parcial en algunas rutas fue una instrucción no unánime, por lo que solo algunos concesionarios fueron los responsables de interrumpir el servicio. Aseguró que en acuerdo con la autoridad esto no volverá a ocurrir.

“El servicio está garantizado, lo vamos a estar prestando de manera regular y nosotros continuaremos en la mesa de diálogo para llegar a los consensos que se requieren. (El paro parcial) se tomó en la empresa, pero no fue unánime; sin embargo, lo que estamos haciendo es reestablecer el servicio y garantizar a los ciudadanos que se puedan trasladar de sus lugares de origen al destino”.

Para el diputado local Antonio Zapata al gobierno del estado no le temblará la mano para aplicar sanciones, y consideró que de ser necesario debe aplicarse el retiro de concesiones para quienes afecten el interés colectivo. El legislador de extracción panista consideró que los incrementos a los combustibles, los financiamientos por la compra de nuevas unidades y el encarecimiento de servicios son argumentos que han usado los concesionarios para presionar el incremento de la tarifa, pero señaló que por ningún motivo la interrupción del servicio de transporte debe ser la vía para obligar o presionar ajustes a la tarifa.

“La propuesta de retirar concesiones que está circulando en redes me parece que no es mala, hay que verle el fondo, se retira la concesión y con ello el estado asume la operación. Lo que sí es reprobable es que un grupo de concesionarios de la empresa Qrobús hayan decidido hacer un paro de manera unilateral, afectando a miles de personas, y eso no se puede permitir. Me parece que la disposición que tiene el Instituto Queretano del Transporte es que si (los concesionarios) incurren nuevamente en faltas como esta se actuará conforme a la ley, sin que le tiemble la mano al gobierno”.

A través de un video en sus redes sociales, el gobernador del estado, Francisco Domínguez, hizo un llamado a los concesionarios del transporte público: “Les reitero, mi gobierno no tolerará que se pretenda usar la afectación a los usuarios del transporte público como moneda de cambio en la mesa de negociaciones. Querétaro es un estado de paz y estado de derecho, aquí dialogamos y superamos nuestras diferencias, ese es el único camino para encontrar acuerdos en beneficio de la ciudadanía, el camino del diálogo, de la aplicación irrestricta de la ley”.

Para el Observatorio Ciudadano de Movilidad, es probable que luego del paro parcial del Qrobús cualquier incremento se vuelva un acto jurídico sin validez. El artículo 164 de la ley de Transporte del Estado dice: “Las tarifas se revisarán por lo menos cada dos años o antes si la inflación obtenida con base en el Índice Nacional de Precios al Consumidor sobrepasa el 10% anual, tomando como referencia los datos emitidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la acreditación satisfactoria del usuario y que se cuente con eficiencia en el cumplimiento de rutas, en términos de lo que determine el reglamento respectivo.

“¿Cómo se dará cumplimiento al requisito ‘acreditación satisfactoria del usuario’? La teoría general del Derecho menciona que cualquier acto jurídico bajo presión que conculque la voluntad de elegir, padece un vicio de consentimiento, y por ello será considerado nulo. Junto con ello, el paro de transportistas da cuenta de que la eficiencia del cumplimiento de rutas quedó trastocada fatalmente” expuso el vocero del Observatorio Sergio Olvera, quien condenó que “detener el servicio de transporte colectivo como medida de presión para incrementar la tarifa, obliga a replantear el esquema de concesiones, que dejó sin alternativa a más de 60% de habitantes de Querétaro que utilizan este medio de transporte para sus desplazamientos cotidianos. ¿Qué opciones tenemos a Qrobús, de facto convertido en monopolio, algo prohibido por la Constitución?”

El director del Instituto Queretano del Transporte, Alejandro López Franco, destacó que las mesas de trabajo con los concesionarios de Qrobús operarán de manera paralela y por separado el tema de la tarifa y las demandas de los concesionarios que motivaron el paro parcial de actividad.

Visto 459 veces