CONFUSIONES EN RESTRICCIÓN DE BOLSAS DE PLÁSTICO

Desde la entrada en vigor del nuevo reglamento de Cambio Climático del Municipio de Querétaro, que restringe el uso de la bolsa de plástico desechable para el acarreo de productos en más de 90 mil unidades económicas de la capital, la Dirección de Ecología ha recibido un sinnúmero de llamadas pidiendo aclaraciones en el alcance del reglamento y cuáles en específico son las bolsas que se prohíben desde el pasado 1 de agosto. 

La directora de Ecología, Martha Patricia Vargas Salgado, expuso que tan solo en el primer día de la aplicación del reglamento se recibieron 8 denuncias en contra de establecimientos que aún otorgaron la bolsa de plástico de asa, pero reconoció que han sido más las llamadas para solicitar información y aclaraciones, pues existe confusión y muchas dudas. 

“Hemos tenido un gran número de llamadas para aclarar confusiones, el primer día de la entrada en vigor del reglamento recibimos denuncias, estamos haciendo verificaciones a los establecimientos y no hemos recibido más amparos, aunque estamos preparados para escenarios muy complicados” explicó la funcionaria municipal. 

El nuevo reglamento municipal de ecología solo prohibe las bolsas de plástico desechables de asa que se utilizan para el acarreo de productos que te entregan en el súper, en las tiendas de conveniencia o en cualquier negocio; en cambio, las bolsas reutilizables de cualquier material, las biodegradables y las plásticas desechables que se usan por razones de empaque no tendrán ninguna regulación.

Sin embargo, aún existen confusiones respecto a qué bolsa sí se permite y cuál no. De hecho, hay una grave equivocación al señalar bolsas de plástico biodegradables, estas no existen, las únicas bolsas biodegradables son las de papel, por lo que cualquier otra bolsa que parezca de plástico y se identifique como biodegradable sigue siendo un factor de contaminación. “La confusión más recurrente es que hay quienes están comercializando bolsas con una leyenda que dice ‘biodegradable’ y cuando son bolsas plásticas en realidad no son biodegradables, el plástico no es un material biodegradable; entonces, hay quienes compraron estas bolsas pensando que sí entraban dentro de la reglamentación y no es así. Otra duda común son las bolsas para productos a granel, que no entran en la restricción; hay mucha gente que lo está resolviendo con bolsas de malla, pero ya tiene que ver con la iniciativa propia de la población, que entra en una corresponsabilidad del cuidado ambiental”.

La directora de Ecología subrayó que esas bolsas de plástico que llaman biodegradables son de hecho más peligrosas, y explicó que en este momento en el mercado las únicas bolsas biodegradables son las de papel. “No hay bolsas de plástico biodegradables, aunque tengan la leyenda de que lo son. Son bolsas que tienen aditivos para que se degraden más rápido, y en lugar de tardar 500 años se pueden degradar en dos, dependiendo de las condiciones en las que sea desechada. Sin embargo, la contaminación que generan persiste, se utilizan recursos no renovables y una gran infraestructura que al final se convierte en microplásticos, que son el más grave problema de los plásticos de un solo uso”. 

Con base en lo anterior se interpreta que las bolsas que como “presuntamente biodegradables” —que incluso venden a dos pesos algunas tiendas de conveniencia, particularmente las cadenas SuperQ y el Asturiano y que además tienen los logos de la cadena y de la Canaco— estarían violando el reglamento municipal.  

NEGOCIO AL AMPARO DEL REGLAMENTO

Algunas tiendas de conveniencia han optado por vender bolsas reutilizables. Para la directora de Ecología los comercios no están haciendo un negocio al vender la bolsa de papel o de tela, y le parece adecuado que ofrezcan la alternativa al plástico con cargo al consumidor. “Me parece adecuado que la cobren porque uno de los grandes problemas de estas bolsas plásticas de un solo uso es que en la conciencia colectiva pareciera que es gratis, que nos las están regalando, pero en realidad no es así; por una parte al comerciante le cuesta esa bolsa, y por otro lado su elaboración le cuesta muchísimos recursos naturales al planeta. Creo que es una forma de que los individuos tengamos conciencia de que esto tiene un costo”.

En entrevista con nuestro director Andrés Estévez en el noticiero Radar News (lunes a viernes, 13 a 15:15 hrs.), el presidente de Canaco Querétaro, Carlos Habacuc, justificó que los comercios vendan la bolsa debido a que las bolsas reutilizables o de papel son más costosas. Al cuestionarlo sobre el servicio que ofrecen las tiendas y el compromiso de los comerciantes con el cumplimiento del nuevo reglamento ambiental, el empresario respondió que la responsabilidad en la restricción del uso de la bolsa de plástico recae en la población, no en el comercio... (¿?)

“No es que le estemos haciendo un cargo al cliente, la responsabilidad es de la sociedad, no del comercio, quiero aclarar eso (…) este reglamento está hecho para todos quienes vivimos en Querétaro, donde ya no está permitido el uso de la bolsa de plástico, el comercio hace un medio para apoyar a que este reglamento se cumpla, entonces no es una responsabilidad del comercio”.

Sin embargo, el reglamento municipal que restringe el uso, la entrega o venta de bolsas de asa para acarreo de productos, es estrictamente aplicable a los comerciantes, no a los consumidores. A diferencia de lo que considera el presidente de la Canaco, el reglamento restringe a los comercios la entrega de bolsas plásticas de un solo uso y no sanciona a los usuarios que lleven su propia bolsa de plástico para acarrear sus compras. 

En un recorrido de Magazine de Querétaro por diversos negocios, detectamos que los comerciantes están de acuerdo con la política del Municipio, aprueban la restricción del uso de la bolsa y en muchos locales existen cartulinas con la advertencia de que ya no se dan bolsas plásticas. Algunos comerciantes responsables con la medida ambiental y sumados a la economía de sus clientes, regalan bolsas reutilizables o ‘bolsas de mandado’ a partir de un determinado monto de compra. En algunos locales del Mercado Escobedo, La Cruz y otros mercados públicos se pueden observar bolsas de mandado que se pueden adquirir para llevar las compras del día. 

Las carnicerías, abarroteras y recauderías seguramente retomarán la tradición de regalar a fin de año bolsas de mandado con la publicidad del local impresa en uno de sus costados. En otros lugares optarán por medidas más amigables con el ambiente, como usar cartón y periódico para empaquetar sus productos. 

El reglamento de Protección Ambiental y Cambio Climático del Municipio de Querétaro establece sanciones sobre los establecimientos, no sobre los consumidores, que incumplan la restricción del uso de bolsas de plástico desechable. Las infracciones van desde la confiscación de las bolsas desechables a multas económicas y hasta la imposibilidad de renovar la licencia de funcionamiento.

Sin embargo, la directora de Ecología explicó que el procedimiento está diseñado para ser tolerante y educar a los infractores. Por la primera queja que se reciba de la tienda o comercio se le hace una revisión y una recomendación; en el caso de que haya una segunda denuncia se haría el decomiso de las bolsas, y sería a la tercera reincidencia que se impondría una primera multa y hasta una cuarta denuncia se aplicaría una multa más severa. Dependiendo del tamaño del negocio, la multa puede ir de 2mil a 300mil pesos. 

Para denunciar a un negocio o establecimiento solo se tiene que levantar el reporte a través de la página web del municipio, las redes sociales o bien a través del teléfono 2 38 77 00 ext. 6751. Como es un delito que se persigue de oficio, basta el reporte para que la dependencia tome los datos y abra un expediente.

Visto 406 veces