¿EQUIDAD REAL O SIMULADA?

Muy probablemente nuestros políticos  nunca imaginaron, cuando  crearon la última reforma política nacional y obligaron a los diputados locales a legislar en favor de la equidad de género, la bronca en la que en algún momento se podrían meter.

Todo porque, habiendo promovido la ley en este sentido, los partidos mayoritarios en Querétaro no postularon para el actual proceso electoral municipal a ninguna mujer como candidata a la presidencia municipal de los 18 ayuntamientos de la entidad, por increíble  que esto parezca. Algunos mal pensados estamos sospechando, entonces, que acostumbrados como están –muchos de ellos– a utilizar el poder y las leyes como si de un bien de su absoluta propiedad se tratase, lo hicieron creyendo que tendrían la salida para acomodar las cosas a su absoluta conveniencia en caso de resultar necesario.

Recordando aquel enunciado del refranero castellano que dice: “Quien hizo la ley, hizo la trampa”, y que se aplica para explicar la malicia de nuestros poderosos que encuentran fácilmente excusas para quebrantar las leyes, especialmente aquellas que ellos mismos establecieron. ¡Hecha la ley, hecha la trampa!, seguramente varios de los varones, en su momento, pensaron en darle “atolito con el dedo” a las mujeres de Querétaro, igual que hicieron con la figura de las candidaturas independientes, en las que dispusieron tal cantidad de requisitos, que es más fácil construir y registrar un partido-franquicia-negocio, que ser candidato independiente a, por ejemplo, el municipio de Corregidora, por no citar a los ayuntamientos más grandes o la gubernatura de un estado.

Pero qué tal que les salen algunas mujeres respondonas, les impugnan sus nominaciones a los partidos y les ponen las elecciones municipales de cabeza para lo que le sigue, ya que al parecer se les olvidó en este tema de la equidad de género dejar el camino, el resquicio para la trampa.

Un nuevo exceso de la partidocracia mexicana que aquí en el terruño los tiene a muy poco de cometer nuevos errores que volverán a afectar su de por sí ya muy devaluada imagen ante el electorado. Ya que a todas luces, fue un exceso de los partidos mayoritarios (PRI y PAN) nombrar 18 hombres candidatos a igual número de municipios. Estos nuevos errores a los que me refiero tienen qué ver, por un lado, con la tentación de que varios candidatos podrán ser sustituidos por sus señoras esposas, lo cual en sí mismo no constituye una violación a la ley, pero indiscutible que carece de todo principio ético. Otro de los mensajes desafortunados que se estaría enviando por algunos de los partidos es que harán las substituciones sólo en los municipios con menos habitantes y en la zonas más alejadas de los grandes centros urbanos.

Cualquiera entiende que cambiar a estas alturas de la contienda a los candidatos a la capital del estado sería casi un suicidio en razón del posicionamiento de sus candidatos y del peso electoral que tiene este ayuntamiento en la elección a gobernador, pero de eso a remitir a todas sus mujeres como candidatas a municipios con el menor peso electoral y económico, es una señal demoledora de la confianza real que tienen en sus mujeres. Todo lo que se explique para justificar decisiones así será escuchado por las queretanas como palabrería barata; estoy convencido de ello porque he platicado del dilema con varias de ellas.

A la hora de cerrar la presente edición de Brújula de Querétaro aún no se conoce de ninguna sustitución oficial, recordemos que los partidos tienen hasta el martes 14 para hacer los cambios  correspondientes, esperaremos, por tanto, para saber en qué dirección y con qué criterio político, legal y ético toma decisiones nuestra clase política. ¡Por sus obrar los conoceréis!

El reportaje central de este Magazine está dedicado al tema, le invito, amable lector, a consultarlo en las páginas de la 15 a la 18. Usted tiene la ultima palabra.

Visto 1548 veces